FINANCIAL TIMES

El "Santo grial" de MSCI: la calificadora que descendió a la Argentina trabaja en un índice definitivo que "reúna todo"

Busca abarcar desde bonos y acciones hasta materias primas y real estate.

MSCI, el gigante de las calificaciones financieras, está trabajando en un "índice definitivo" que siga el rendimiento de todos los mercados, lo que podría suponer la culminación de medio siglo de teoría académica e ingeniería financiera práctica.

La elaboración de índices es un negocio en auge, que consiste en dividir los mercados en zonas geográficas o categorías, como la renta variable o la renta fija, y luego subdividirlos por tamaño o sector. Estos después se utilizan como puntos de referencia para los gestores de fondos, o se empaquetan en productos de inversión. Sin embargo, la forma de combinar todo, desde las materias primas hasta el capital riesgo, en un solo indicador, ha resultado difícil.

"Es el santo grial", dice Mark Makepeace, director del proveedor de índices Wilshire. "Resuelve un problema central de la inversión y sería enormemente beneficioso".

Cómo funciona el nuevo mundo del capital de riesgo

Cuando Makepeace dirigía FTSE Russell, el grupo se asoció con el premio Nobel y profesor de economía de Stanford William Sharpe para crear una herramienta de asignación de activos adaptable que empezó a abordar la idea de un índice definitivo, pero que sólo incluía acciones y bonos.

Un verdadero índice definitivo iría más allá e incluiría otras grandes clases de activos, como las materias primas, e incluso activos privados que no cotizan en bolsa, como los bienes inmuebles, las infraestructuras, los préstamos bancarios y las participaciones en empresas de moda de Silicon Valley.

Peter Shepard, director de investigación analítica y desarrollo de productos de MSCI -uno de los tres grandes del sector de la indexación, junto con FTSE Russell y S&P Dow Jones Indices- lleva más de una década trabajando en la búsqueda de un índice de este tipo. Cree que se está acercando, aunque se resiste a calificar el resultado final de "índice definitivo".

Revolución en Estados Unidos: Joe Biden busca frenar el poder de las grandes empresas 

Antes de incorporarse al MSCI en 2007, Shepard era físico teórico en Berkeley; y pasó gran parte de su tiempo persiguiendo el santo grial de los físicos, una Teoría del Todo unificadora. Por ello, se muestra cauteloso a la hora de aplicar la misma etiqueta al ámbito de la indexación.

"Tengo que tener cuidado de no volver a caer en esa trampa", dijo. "Creo que quizá podamos encontrar una gran teoría unificada de la física en algún momento, pero no vamos a poder encontrar una gran teoría unificada de los mercados".

La referencia estándar del sector de la inversión ha sido durante mucho tiempo la cartera 60/40: 60% de acciones y 40% de bonos. El fondo 60/40 de Vanguard en Estados Unidos ha dado un rendimiento del 168% en las dos últimas décadas. Sin embargo, lo que debe incluirse en un índice más amplio es objeto de acalorados debates, y la forma de construirlo está plagada de complicaciones prácticas a la hora de obtener datos fiables y actualizados en áreas como los mercados privados.

Aún en pandemia, brotan unicornios: cuánto crecieron las start-ups que valen más de u$s 1000 millones en 2021

A pesar de ello, Shepard está convencido de que deben incluirse. La renta variable privada ha rendido alrededor del 12% anual en promedio en los últimos 15 años, y la deuda privada alrededor del 8%, según Morgan Stanley. "Si se dejan los activos privados fuera de este ideal platónico, se estará dejando atrás una gran cantidad de rendimiento", dijo Shepard.

Incluso si uno puede llegar a una mezcla decente de clases de activos, averiguar cómo ordenar por geografía y otros factores no es sencillo.

¿Cuál es la mejor combinación de acciones estadounidenses, europeas, chinas o brasileñas? ¿Cuánta exposición debe haber a las acciones más grandes o a las más pequeñas? ¿Debe ponderarse la asignación a los bonos por el volumen de emisión de deuda -como es habitual en los índices de referencia de renta fija- o hay una forma más inteligente? Las respuestas óptimas son aún inciertas, admite Shepard, pero "la simplicidad y la transparencia son la clave".

Alerta: el precio del petróleo alcanza su máximo en tres años tras cancelación de reunión de la OPEP+

"Podría inventar una gran caja negra, pero si no se entiende, no se confiará en ella y no se utilizará", afirma. "Mi hipótesis es que de las muchas formas en que un director de inversiones añade valor, algunas pueden ser estandarizadas".

La perspectiva no es sólo un objeto de fascinación geek en la industria de la indexación. Si se construye bien, podría constituir la base de productos de inversión baratos pero potentes para todo el mundo, desde los jubilados hasta los fondos soberanos, al simplificar la tarea, a menudo ardua y costosa, de repartir el dinero entre distintos mercados.

Aunque el costo de la inversión en clases de activos individuales se ha reducido gracias a la invención de los fondos indexados, la decisión de cómo mezclarlos suele recaer en un caro asesor financiero o, en el caso de un plan de pensiones, en un oneroso equipo de profesionales.

Si se pudiera reunir un amplio índice de referencia invertible para todos los activos -un verdadero reflejo de lo que Sharpe denominó "la cartera de mercado" allá por los años sesenta, en lugar de una aproximación desordenada o fácil-, entonces quizá se podría crear un único y sencillo producto financiero adecuado para la mayoría de los inversores.

El oro acaba de cerrar su peor mes desde 2016

"Creo que hay una gran oportunidad aquí", dijo Shepard. "La decisión de asignación de activos es la más importante para muchos inversores. Pero estamos dejando esta decisión realmente crítica en manos de personas que pueden no estar tan capacitadas, como mis padres, o se la entregan a alguien que cobra comisiones por ello."

A pesar de los considerables obstáculos, Shepard es optimista en cuanto a que la búsqueda del 'índice definitivo' dará pronto sus frutos. Sin embargo, cree que en la práctica el resultado final será diferentes sabores de un amplio índice de referencia basado en múltiples activos.

"Podría ser una gran teoría unificada en cuanto al marco. Pero la personalización será esencial, ya que una talla única no se ajustará a todos los inversores", afirma. "Al mismo tiempo, tiene que ser sencillo".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios