Turismo

Escapadas: queda a dos horas de Madrid y es hogar de arquitectura medieval y una formación natural inigualable

Originada en tiempos medievales, Arenas de San Pedro es uno de los pueblos más hermosos de toda España. Además de su castillo, uno de sus destinos tradicionales son las Cuevas del Águila.

En esta noticia

Cuando se busca un destino para hacer una escapada, pueden ponerse en juego varias cuestiones. La distancia suele ser la principal, especialmente si se busca ir y volver en el día. También se suele busca lugares que tengan diferentes actividades para hacer, de manera que se pueda aprovechar al máximo la jornada.

España cuenta con muchas opciones, pero hay una ideal para quienes deseen disfrutar de arquitectura medieval y maravillas naturales. Ubicada en la provincia de Ávila, a 170 km de Madrid, la ciudad de Arenas de San Pedro ofrece algunas de las vistas más hermosas del país.

Con algunos de los castillos más hermosos y una de las formaciones naturales más impresionantes, este es uno de los destinos más completos para una escapada de fin de semana.

Escapadas: el pueblito lleno de riqueza artística e histórica a 2 horas de Barcelona ideal para visitar

Escapadas: este pueblo de España está a cerca de Cantabria y fue escenario para filmar "Heidi, la reina de la Montaña"

Historia de Arenas de San Pedro

Aunque se han hallado restos pertenecientes a la Prehistoria, el origen de Arenas de San Pedro se sitúa en la Edad Media. Su nombre hace alusión a la presencia de arenales en los lechos de los cursos de agua. Inicialmente, la localidad se llamó Arenas de las Ferrerías de Ávila, debido a su cercanía con la antigua mina de hierro de La Tablada, que en su época dio nombre a la comarca de Las Ferrerías de Ávila. El patronazgo de San Pedro de Alcántara se sumó a la denominación en el siglo XVII para conmemorar el tiempo en que vivió en la localidad.

El asentamiento recibió el título de villa en 1393 durante el reinado de Enrique III de Castilla. A lo largo del resto de la Edad Media y la Edad Moderna, se convirtió en el centro de un señorío que incluía a Arenas de San Pedro y a los pueblos de El Arenal, Guisando, Hontanares, El Hornillo, La Parra, Poyales del Hoyo y Ramacastañas.

Durante el siglo XVIII, Arenas de San Pedro fue testigo de la estancia de la familia del infante Luis Antonio de Borbón y Farnesio, junto a su pequeña corte de artistas (Francisco de Goya, Luigi Boccherini y Ventura Rodríguez, entre otros) que le acompañaron temporalmente en el palacio neoclásico que el infante ordenó construir en la villa.

En el siglo XIX, durante la ocupación francesa, habitantes del municipio asesinaron a 24 soldados, lo que provocó que las tropas francesas degollaran a 30 ciudadanos por todo el pueblo, saquearan la iglesia, viviendas e incendiaran los conventos de los Agustinos. Este incendio devastó el ayuntamiento y más de 300 casas. Sin embargo, no sería la última vez que el pueblo se incendiara, pues en 1838, durante la I Guerra Carlista, un grupo de 550 guerrilleros liderados por Blas García el Perdiz volvería a prender fuego al lugar.

El convento de los Agustinos fue abandonado por los monjes en ese mismo año debido a las desamortizaciones de la iglesia, aunque regresarían en 1878.

El siglo XX trajo consigo numerosos cambios, como la construcción de nuevas infraestructuras, tales como carreteras, y la llegada de la electricidad. Después de la Guerra Civil, el municipio comenzó a convertirse en un centro de atracción turística, multiplicándose su población durante el verano.

Qué hacer en Arenas de San Pedro

Cuevas del Águila

Descubiertas en 1963, las Cuevas del Águila son uno de los mayores atractivos de Arenas de San Pedro (Fuente: Shutterstock)

El sitio web oficial cuenta que las cuevas fueron descubiertas en 1963 cuando cinco niños merodeaban por el Cerro del Águila. Tras observar que salía vapor por un agujero, entraron en lo que parecía una gatera y descubrieron la gran bóveda principal. Tras los trabajos de acondicionamiento, las Cuevas del Águila fueron abiertas al público el 18 de julio de 1964.

Este tesoro geológico de la región está situado a unos 9 kilómetros de la ciudad. Las cuevas se encuentran bien conservadas y se pueden visitar casi en su totalidad, con un recorrido que dura entre 30 y 40 minutos. El camino está pavimentado y, a pesar de contar con diferentes subidas y bajadas, se trata de un trayecto sencillo. La temperatura en el interior de la cueva se mantiene constante durante todo el año a 17° C.

Castillo de la Triste Condesa

El Castillo de la Triste Condesa es utilizado como museo, sala de exposiciones, sala de congresos y auditorio municipal (Fuente: Shutterstock)

También conocido como Castillo de Don Álvaro de Luna, este es el monumento más antiguo de Arenas. Fue edificado por orden del condestable Rui López Dávalos a finales del siglo XIV y principios del siglo XV.

Esta peculiar fortaleza, ubicada en el corazón de la villa de Arenas de San Pedro, posee una estructura de mampostería granítica y planta cuadrada, con torres semicirculares en las esquinas y cuadradas en la mitad de tres de sus muros. La torre del homenaje cuenta con cuatro pisos en su interior y balcones superiores con matacanes en el centro de sus fachadas.

Aunque en un principio fue concebido para la defensa, posteriormente se convirtió en residencia señorial. También sirvió de cementerio para la villa, prisión y cementerio. Actualmente, es un museo, sala de exposiciones, sala de congresos y, durante el período estival, auditorio municipal.

Museo de la Real Capilla

Este impresionante museo exhibe en sus tres salas una extensa colección de arte barroco de los siglos XVII y XVIII.

También se pueden apreciar lienzos y esculturas religiosas, como el San Benito de Palermo de Pedro de Mena y el San Francisco de Asís de Carmona. Además, presenta piezas de orfebrería, cerámica y lujosos bordados, como el Terno del Marqués de la Ensenada o la Casulla del Conde de Oropesa.

Puente Medieval Aquelcabos

El Puente Medieval Aquelcabos fue construido sobre un puente anterior y se estima tiene origen en el siblo XI (Fuente: Shutterstock)

Conocido comúnmente como puente romano debido a que fue construido sobre un puente anterior, posiblemente romano, este es el puente más antiguo de Arenas de San Pedro. Se estima que fue levantado en el siglo XI, por lo que es de origen medieval. Fue ampliamente utilizado por viajeros y pastores trashumantes, quienes debían pagar previamente el portazgo o barcaje.

El puente consta de tres arcos, siendo el central el más grande. Su superficie ha sido restaurada con un empedrado que imita al original. A ambos lados, hay un pretil de piedras de un metro de altura y varias partes de su trazado se han reparado con cemento.

Gastronomía

Las patatas revolconas es uno de los platos más populares de Arenas de San Pedro

En Arenas de San Pedro se pueden probar algunos de los platos más deliciosos de la zona. El más destacado son las patatas revolconas, un guiso típico del Valle del Tiétar, que consiste en patatas cocidas con pimentón de Candeleda, laurel y ajo. Estas se sirven por encima tropezones de tocino y chorizo, ambos fritos hasta que queden bien crujientes.

También destacan la ternera negra avileña, el somarro, el rin-ran, la sopa de cachuela, la asadurilla y la tortilla de tarallos.

De postre, natillas, arroz con leche, arrope (dulce hecho a partir de calabaza endurecida con cal y melaza de higos negros), buñuelos de huevo, calostros (una especie de yogurt dulce a partir de las primeras leches que dan las vacas después del parto) y cortaíllos (hechos con harina, huevos, anises y azúcar, cocidos en horno de leña).

Escapadas: este pintoresco pueblo de Galicia fue elegido como "capital" del turismo rural de España

Escapadas: este pueblo es considerado el más bonito de España y está a solo una hora de Madrid

Cómo llegar a Arenas de San Pedro

Desde Madrid

Tomar la Cta. de San Vicente hasta la A-5, para luego continuar hasta la N-502 en Castilla-La Mancha. Tomar la salida 123 de la A-5 y seguir N-502 y AV-925 hasta C. de Almanzor en Arenas de San Pedro. Este es un viaje que dura alrededor de dos horas y tiene una distancia de 165 km.

Desde Ávila

El trayecto es de 85 km. y dura alrededor de una hora y media. Coger la Carr. Valladolid y Tr. Antonio Álvarez hasta la N-403. Tomar la N-502 hasta AV-923 y luego seguir AV-923 hasta C. de Almanzor en Arenas de San Pedro.

Desde Badajoz

Entrar en la E-90/A-5 desde la N-523 y continuar por la E-90/A-5 hasta N-Va en Castilla-La Mancha. Tomar la salida 148 de la E-90/A-5, continuar por la CM-5150, AV-910 y CL-501 hasta C. de Almanzor en Arenas de San Pedro. Este es un viaje que dura aproximadamente tres horas y tiene una distancia de 300 km.

Temas relacionados
Más noticias de escapadas