Canje de deuda

YPF mejoró su oferta de canje de deuda para acordar con BlackRock, Fidelity y Ashmore

La petrolera ofrece más efectivo inicial para que los bonistas con el título más corto (que vence en marzo) ingresen. Buscan alejar el riesgo de default.

La petrolera estatal YPF mejoró ayer por segunda vez los términos del canje de su deuda, para intentar convencer a los acreedores de la Obligación Negociable Clase XLVII (que vence el 23 de marzo por u$s 412,6 millones) de aceptar y evitar el default.

La nueva propuesta surgió tras conversaciones con los bonistas durante el fin de semana e incluye más efectivo (lo elevó de u$s 158 a u$s 283 por cada u$s 1000 de Valor Nominal -VNO-) y menores montos a emitir en el nuevo bono con vencimiento en 2026 (de u$s 949 a u$s 824 por cada u$s 1000 de VNO), lo que redunda en un Valor Presente Neto superior.

YPF terminará pagando u$s 1107 a la maduración del título más corto, con un 25% por anticipado.

En la empresa con sede en Puerto Madero hablaron de "último esfuerzo por acercar posiciones con los inversores" y sostuvieron que "con este ajuste, se espera alcanzar con éxito el final del proceso en curso que, por cuestiones regulatorias y legales, debe concluir a más tardar el día 12 de febrero, fecha máxima para la liquidación del canje y emisión de los nuevos títulos".

El Período de Invitación para el canje culmina este viernes 5 de febrero a las 17 horas de Nueva York, Estados Unidos.

El título con vencimiento en marzo de este año, que YPF busca cambiar por uno con vencimiento en 2026, "es el objetivo principal de la transacción, en el marco de las restricciones cambiarias que imposibilitan a la compañía pagarlo en su totalidad al vencimiento".

"YPF respondió, una vez más y proactivamente, a las sugerencias específicas de ciertos tenedores y espera contar con la participación de un número importante de sus inversores y lograr así los objetivos buscados en el marco de la oferta que fuera iniciada el pasado 7 de enero", que incluye un monto total de u$s 6227 millones.

El obstáculo principal está en el Grupo Ad Hoc, que está conformado por 13 fondos duros (entre ellos, Fidelity, Ashmore y BlackRock) que tienen más del 40% en circulación del bono que vence dentro de dos meses.

YPF contaría con los ingresos para hacer frente al próximo vencimiento, pero el Gobierno busca que las empresas privadas renegocien su deuda de corto plazo así se corta la sangría de dólares de las reservas internacionales del Banco Central (BCRA).

Para cumplir con las obligaciones que impuso la autoridad monetaria en la Comunicación "A" 7106, la compañía estatal necesita contar con el visto bueno de al menos el 70% de los bonistas con los que enfrenta el próximo vencimiento -unos u$s 289 millones sobre u$s 413 millones- o deberá presentar un plan alternativo para acceder a las divisas.

Si lograra llegar a un acuerdo por toda su deuda, YPF liberará su caja para invertir unos u$s 1000 millones más por año tanto en 2021 como en 2022 y mejorar así su producción de petróleo y gas.

Eventualmente, el plan de inversiones podría fondearse con ventas de activos no estratégicos, como la Torre Pelli de Puerto Madero, valuada en u$s 400 millones.

La primera oferta tuvo hasta el 21 de enero (fin de la etapa temprana o early bird) una aceptación cercana al 13%, lo que llevó a la petrolera a ofrecer pagar intereses tanto este año como el próximo por hasta un 4% y elevar el cupón a 9% a partir de enero de 2023.

Después del vencimiento del 23 de marzo de este año, no habrá desembolsos significativos hasta el 4 de abril de 2022, cuando YPF tendrá que hacer frente a unos u$s 500 millones por la Obligación Negociable Clase XXVIII, emitida en 2014 para financiar el desarrollo de Vaca Muerta.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios