ALBERTO FERNÁNDEZ Y LÓPEZ OBRADOR

Traición a la mexicana: mensajes entre Presidentes y pactos incumplidos detrás de la pelea por el BID

El duelo entre Argentina y México en el Mundial de Qatar 2022 expondrá resentimientos políticos más allá de la rivalidad deportiva. La negociación por el banco multilateral de la región mostró la derrota de la pretendida integración. Idas y vueltas de un acuerdo frustrado

"¿Vamos a hablar en ON o en OFF?", consulta la fuente desde el otro lado de la línea. Honesta al punto de la crudeza, cuando recibe la confirmación de que su identidad será preservada, lanza el dardo fulminante: "Un desastre de la izquierda latinoamericana, fue una gran derrota". Así se lee la última elección dentro del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Argentina y Latinoamérica, aunque en público se haya querido instalar como una gran victoria.

Cuando la Argentina y México se enfrenten en el Mundial de Qatar, más allá de la rivalidad deportiva, habrá desconfianzas y algunos resentimientos políticos cruzados en juego. La negociación por la presidencia del principal organismo de crédito multilateral de la región, el BID, donde Buenos Aires impulsó a Cecilia Todesca Bocco, expuso a la vista de todos cuán lejos se está de recrear una unidad de miradas sobre la región, aún con otros gobiernos similares.

BID, elecciones, Lula y Donald Trump: qué conversó Santiago Cafiero con Joe Biden

Acorralar a México y cobrarle un favor a Lula: la estrategia argentina para ganar el BID

"No se logró", se lamentó un hombre del entorno del Presidente Alberto Fernández. Y gestiones no faltaron: fueron tres arduos meses de llamadas telefónicas, mensajes cruzados entre mandatarios y enviados que se movían en las capitales buscando un punto de consenso y nada de eso condujo al resultado esperado. Ese era el pacto que se procuró construir y en algún punto pareció posible.

"Argentina decide apoyar al candidato de Washington porque está en una situación difícil y nosotros decidimos respetar ese punto de vista. Pero nosotros ya no queremos eso. Como es un pueblo hermano y muy cercano a nosotros, si les va ayudar eso, adelante. Ojalá que les cumplan. Aunque yo ya me he vuelto muy escéptico", lanzó su flecha el mexicano Andrés Manuel López Obrador, esta semana, en una de sus habituales mañaneras, acusando a Buenos Aires de querer salvarse sola.

El candidato mexicano a la presidencia del BID, Gerardo Esquivel, apenas obtuvo 3 votos, el 8,21%, y quedó tercero detrás del chileno Nicolás Eyzaguirre, que cosechó solo 2 votos pero representaron el 9,93% por el poder de participación que tienen sus electores en la asamblea de gobernadores. Cualquier pretendiente a la presidencia del BID requería, al menos, el 50% o 15 votos de los electores.

Curiosamente, en esta punta del mapa leen la jugada de AMLO en la misma sintonía. "Si los mexicanos no bajan su candidato, van a estar a la altura de ese verbo...¿cómo es? ‘mejicanear'", bromeó en Bali con evidente sarcasmo uno de los funcionarios de la delegación a la Argentina, el más escéptico de la estrategia que intentaba construir el canciller Santiago Cafiero con sus bilaterales al paso. Ya entonces se percibía el final.

Por supuesto que hay algo de ponderación en el resultado final de la negociación que no deja de ser importante para la Argentina y es el de concretar su regreso al organigrama del BID. El país quedará a cargo de la Vicepresidencia de Sectores y Conocimiento, la Gerencia de Infraestructura y Energía y el nuevo Instituto de Género e Igualdad.

Y es muy probable que la actual secretaria de Relaciones Económicas Internacionales, Cecilia Todesca Bocco, sea la elegida del Presidente Alberto Fernández para asumir alguna de esas responsabilidades. "Ella es la que puso el cuerpo, rindió los exámenes en Washington y tiene todo para ir a ese organismo: experiencia internacional, formación y aptitudes", celebraron desde la Cancillería.

El candidato mexicano a la presidencia del BID, Gerardo Esquivel, apenas obtuvo 3 votos, el 8,21%, y quedó tercero detrás del chileno Nicolás Eyzaguirre. Cualquier pretendiente requería, al menos, el 50% o 15 votos de los gobernadores del organismo

Pero cuando se mira la película, lo que la Argentina pudo haber logrado si conquistaba por primera vez la presidencia del Banco, lo que hubiera significado que el organismo coronara por primera vez a una mujer en su historia y cómo todo se perdió, cualquier valoración posterior suena a poco. Un premio consuelo. Una oportunidad perdida para quienes hacen de la integración un credo.

A partir del diálogo con diversas fuentes, dentro y fuera de la Casa Rosada, en Buenos Aires, Washington, Brasilia y la Ciudad de México, El Cronista recreó esa negociación frustrada que arrancó hace casi tres meses en vísperas de la salida intempestiva del ex titular del BID, el trumpista Mauricio Claver-Carone, y se recalentó en los días finales, en Indonesia, en donde coincidieron los representantes de México, Brasil y la Argentina. También Estados Unidos, el gran elector.

Esta es la historia


La candidata original

En el sur de Latinoamérica todos coinciden en señalar a México como el principal responsable de que no se haya alcanzado un pacto regional para conquistar el BID. "Es el emperador... -así lo denomina al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), con indisimulable desazón, uno de los articuladores de la negociación-. Es el estilo del emperador que es muy arbitrario. Así suele manejarse. Y es México: nunca México miró hacia el sur..."

La salida de Claver-Carone reactivó un diálogo frustrado en el ocaso de la Era Trump para impulsar una candidatura de consenso latinoamericana con el aval de Washington, en definitiva, el accionista mayoritario del BID con un tercio del poder de voto. Alicia Bárcenas, exdirectora de la CEPAL, fue la primera elegida por México y tenía el aval de Buenos Aires. De buen diálogo con Fernández, se la veía como la nominada del eje México-Argentina en la CELAC. 

"Estuvo en la ONU, fue directora de la CEPAL mucho tiempo. Es una mujer excepcional, muy preparada, con muy buenas relaciones con todos los gobiernos", la presentó en sociedad AMLO a fines de septiembre. Hasta el Grupo de Puebla la promocionaba como una de sus referentes pero a medida que pasaba el tiempo, su nombre se iba diluyendo.

 En los pasillos del poder mexicano, en los diálogos diplomáticos, nadie daba certeza plena sobre sus posibilidades. México negociaba sus, en simultáneo, para conquistar la Organización Panamericana de la Salud (OPS)Y la Casa Blanca vetó a Bárcenas.  En consecuencia, López Obrador la retiró solo para poner sobre la mesa una segunda carta, de forma unilateral: Esquivel.

"La idea era diseñar un acuerdo para una gestión amplia y balanceada del organismo que evitara lo que terminó siendo: una competencia por el puesto. Pero al final, los países son soberanos y hacen lo que quieren", reconstruyeron desde la Casa Rosada. 

La idea era diseñar un acuerdo para una gestión amplia y balanceada del organismo que evitara lo que terminó siendo: una competencia por el puesto. Pero al final, los países son soberanos y hacen lo que quieren

Y entonces Brasil dio impulso a su candidato; Chile jugó su chance sin previo aviso -luego admitió su error, pero no lo retiró- y la Argentina nominó a Todesca Bocco, por sobre otros nombres que se barajaron desde el oficialismo, según algunas versiones. Hasta el Caribe puso su propia opción en juego, Gerard Johnson, que al final obtuvo apenas el 1,61% con sus seis votos de menor peso estratégico en el organismo.

Allí arrancó la segunda etapa de la negociación, ya entre París y Bali, en plena gira rumbo al G20, y a días de la elección. Cafiero se reunió con su par mexicano enviado a Indonesia, Marcelo Ebrard. También con el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken. En la Casa Blanca ponderaban la idea de una mujer y la Argentina jugó su mejor carta con ese perfil: una candidatura progresista y regional. El resto de los nominados eran hombres, de perfil técnico. Argentina confiaba en convencerlos para que cedieran. Pese a ello, ninguno de bajó y Estados Unidos se inclinó al final por lo más seguro para sus intereses.

Ilan Goldfjan es el actual director del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI). Extitular del Banco Central de Brasil durante el gobierno de Michel Temer, fue la propuesta del gobierno de Jair Bolsonaro aunque no tuviera con él un vínculo político. Ni siquiera tiene que mudarse porque ya trabaja en Washington.

"Si bien no era el candidato de Lula tampoco es un anti-Lula. Y lo que simboliza es un acuerdo entre Lula y el Tesoro de los Estados Unidos que augura un buen arranque para ambos. El que estaba detrás de todo eso era su vice, Geraldo Alckmin, y al exministro (de Economía) Guido Mantega, que dijo que no lo apoyaban, lo corrieron de escena", narra un hombre de la diplomacia brasileña.


El resultado de la VOTACIón

En las horas finales, el Gobierno del Presidente Alberto Fernpandez intentó una última jugada de acercar posiciones con el Caribe. La respuesta resonó con cierto despecho: "¿Acaso ustedes no saben que tenemos nuestro propio candidato?", le espetaron. El Caribe se mueve en bloque en los ámbitos diplomáticos, eso es por tradición y estrategia. Y con un nominado de su riñón, aún con nulas chances, cualquier sugerencia estaba destinada al fracaso. Al final, solo la Argentina retiró su candidatura tras acordar el apoyo a Brasil.

Ilan Goldfjan se impuso en primera y única vuelta sobre los otros tres contendientes por el 80,08% de los votos y el respaldo de 17 gobernadores. "No es culpa de los gringos esta vez -se quejó uno de los diplomáticos que fue y volvió entre los gobiernos para tejer el imposible consenso-. Acá el primer responsable es México. Luego la ambigüedad de Lula. Chile, que otra vez quiso ser el mejor alumno de Estados Unidos y Alberto Fernández tiene su cuota de responsabilidad por pensar que la región le iba a reconocer a la Argentina ese lugar. A veces hay que ser duro para ganar algo. La bondad no sirve."

No es culpa de los gringos esta vez. Acá el primer responsable es México. Luego la ambigüedad de Lula. Chile, que otra vez quiso ser el mejor alumno de Estados Unidos y Alberto Fernández por pensar que la región le iba a reconocer a la Argentina ese lugar. A veces hay que ser duro para ganar algo. La bondad no sirve.

De este modo, no solo Lula da Silva se evita un problema con Washington antes de asumir sino que también termina conquistando un lugar histórico como el BID. No es el único: la era Lula arrancará en enero también con el control de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), donde conviven Cuba y Estados Unidos. México perdió esa vacante también, de ahí el enojo de López Obrador. 

En la Rosada niegan que la sangre llegue al río porque prefieren concentrarse en las oportunidades comerciales bilaterales y el respaldo político de México a la candidata argentina para el Tribunal Internacional del Derecho del Mar, la diplomática Frida Armas. A cambio, todavía lo apoya en su pelea por un lugar en la Corte Internacional de Justicia Internacional, en este último caso con apoyo de la Argentina.

Así y todo, la herida supura: "México no cumple sus compromisos y eso es una gran frustración. Pero una votación no define el vínculo", graficó un consejero del Presidente Fernández.

Ilan Goldfjan se impuso en primera y única vuelta sobre los otros tres contendientes por el 80,08% de los votos y el respaldo de 17 gobernadores. La Argentina fue el único país que bajó su candidatura y respaldó al brasileño

Aún guardan cierta expectativa en cuanto a que el experimento ultrapresidencialista de Claver-Carone decante en un nuevo directorio empoderado que desconcentre el poder a partir de enero. Y eso conduzca a un nuevo BID. No todos en la región se muestran tan optimistas al respecto.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.