Megaobra demorada

Se reactivan las represas con China en Santa Cruz: cuántos dólares se esperan y qué pasa con Atucha III

Antes de dejar Economía, Silvina Batakis firmó una adenda para destrabar el crédito. Los desembolsos se retomarían dentro de los próximos 60 días. Sergio Massa mantiene el proyecto y esconde definiciones sobre Atucha III en medio de puja geopolítica.

En su último acto como ministra de Economía, Silvina Batakis viajó a Santa Cruz para firmar la demorada adenda financiera para destrabar la construcción de las más demoradas represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic con financiamiento chino. La rúbrica de esos contratos permitirá destrabar la llegada de entre u$s 400 y 500 millones en los próximos sesenta días, según fuentes familiarizadas con la operación. Una segunda adenda pendiente de firma podría permitir el desembolso de entre u$s 500 y 600 millones adicionales hacia febrero.

Desde el inicio de la obra, a comienzos de 2015, la construcción de las represas -el proyecto con financiamiento chino más importante en la región en ese entonces- sorteó todo tipo de obstáculos: desde la redeterminación del proyecto al inicio de la presidencia de Mauricio Macri hasta la prisión preventiva a Gerardo Ferreyra, vicepresidente de Electroingeniería, por la causa Cuadernos -que motivó una querella de Ferreyra contra el fiscal Carlos Stornelli y el fallecido juez Claudio Bonadio-, y presiones para correr a esa firma del proyecto. Electroingeniería e Hidrocuyo son las socias locales del gigante chino Gezhouba en la construcción de las presas.

Con una inversión de u$s 1250 millones, China apuesta a un insumo clave en el país

Sergio Massa recibió al embajador de China: habló de apertura de los mercados y el uso de swaps

La adenda al contrato financiero venía demorada desde hacía años. Fuentes del Gobierno y empresarios coinciden en que el exsecretario de Asuntos Estratégicos Gustavo Beliz dormía el proyecto, que comenzó a destrabarse con el viaje del presidente Alberto Fernández a Beijing, a comienzos de 2022. Desde entonces, se confeccionó el contrato, se envió en avión a China para la firma y volvió al país para que lo ratifiquen, el 2 de agosto pasado, en Santa Cruz, la exministra Batakis y la gobernadora Alicia Kirchner.

El ministro de Economía, Sergio Massa, absorbió en su organigrama a la subsecretaría de Relaciones Financieras Internacionales que dependía de Beliz y dominaba los créditos con organismos como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y los proyectos bilaterales. 

Mantuvo como subsecretario a Leandro Gorgal. Pero tres hombres de Massa ganaron protagonismo en la agenda financiera internacional: el jefe de Asesores Leonardo Madcur, el subsecretario de Asuntos de América Latina y el Caribe de Cancillería, Gustavo Martínez Pandiani, y el titular del Indec, Marco Lavagna. Este último se involucró en la negociación por las represas.

En el entorno de Massa ratificaron a El Cronista que se continuará el camino que dejó Batakis y las represas avanzarán. No hubo precisiones sobre el futuro de la central Atucha III, otro proyecto que China considera clave y que Estados Unidos resiste explícitamente.

Foto con el embajador Zou

El viernes, el ministro de Economía Sergio Massa se reunió con el embajador de China en Buenos Aires, Zou Xiaoli. Según fuentes que participaron de la reunión, la agenda económica estuvo dominada por el swap de monedas con el Banco Central y la financiación de exportaciones.

Massa quiere que, finalmente, prospere el uso del swap cambario entre Banco Central y el Banco Popular chino. Empresas que importan insumos desde ese país acercaron a la autoridad monetaria propuestas para operar en yuanes y, así, destrabar embarques frenados por la falta de dólares. El BCRA considera que son operaciones complejas. Y que convertir los yuanes que tiene el Central en dólares es caro.

Zou levantó el perfil en medio del conflicto diplomático entre Estados unidos y China. La semana pasada dio una conferencia de prensa, algo inusual, en la que mensuró inversiones en curso por u$s 10.000 millones, valoró la incorporación de la Argentina a la Ruta de la Seda y ratificó el apoyo de ese país a que la Argentina ingrese al bloque de emergentes BRIC.

Puja geopolítica

El gobierno de Alberto Fernández, con Massa empoderado, intenta hacer equilibrio en la puja geopolítica entre China y Estados Unidos. Mientras ratifica negociaciones con el país asiático, prepara tres viajes de alto nivel a Washington: uno del ministro de Interior Eduardo de Pedro con gobernadores del Norte Grande, otro de Massa para hablar con el FMI, organismos multilaterales y el Tesoro y la postergada bilateral del Fernández con su par Joe Biden.

Jorge Argüello revela cómo seguirá la relación de Argentina con Estados Unidos y China

El jueves, en el Consejo de las Américas, el titular de la Corporación América, Eduardo Eurnekian, pidió un alineamiento con Estados Unidos más decidido. "Un Gobierno debe decidir con claridad cómo está inserto en el mundo. El famoso discurso argentino de siempre, eso de que nosotros tenemos que estar con todos, no cuaja. Hay que saber elegir", dijo. Aunque eso no impide hacer negocios con China, aclaró.

El embajador en Washington, Jorge Argüello, se diferenció: "Creo que tenemos que desarrollar una estrategia inteligente que nos permita convivir con los dos, con Estados Unidos y China", sostuvo en El Cronista.

Obra demorada

Las represas, en tanto, avanzan a paso lento. La Néstor Kirchner (60% del proyecto), tiene un nivel de realización del 21%. La presa Cepernic avanzó en un 38%. "La central Kirchner estuvo prácticamente paralizada por seis años", lamentaron fuentes interesadas en la realización del proyecto. El año pasado, la obra sobrevivió gracias a adelantos de fondos del Tesoro.

La central Cepernic podría comenzar a generar energía hacia noviembre de 2024. La obra, valuada en u$s 5000 millones, prevé agregar 15% a la generación hidroeléctrica del país. Hasta el momento, China efectuó desembolsos por unos 1800 millones de dólares, de los cuales u$s 700 millones llegaron en forma de equipamiento.

El avance de la central Kirchner depende de la firma de una adenda para adaptar el proyecto a una falla geológica detectada hacia 2018. Será la undécima modificación en el contrato y estaría lista a fines de año. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios