RESTRICCIONES

Quién es Florencia Carignano, una de las funcionarias que cerró las fronteras de Argentina

Es la titular de la Dirección Nacional de Migraciones busca evitar que la cepa Delta ponga en riesgo del plan de vacunación. Crecen las versiones sobre un endurecimiento de los controles en los pasos fronterizos.

Por estas horas la directora nacional de Migraciones, Florencia Carignano, volvió a ser noticia ante las versiones que indican que podría endurecerse aún más el cierre de fronteras en el contexto de la pandemia. 

Aunque hubo una relativa baja de casos en las últimas semanas desde el pico cercano a los 40.000 casos diarios, sin embargo, el promedio de casos se ubica aún en los 25.000 por día, mientras que el número de muertes sigue muy elevado, angustiando y preocupando a la ciudadanía y también al Gobierno. 

Alerta: la variante Delta se extiende por el mundo y crece la alarma en la Unión Europea y otros países

Además, con la variante Delta del coronavirus haciendo estragos en muchos países, se busca evitar su circulación en el país y por eso la alternativa de endurecer el ingreso y egreso de personas.

"Tratamos de tomar todas las medidas posibles para retrasar la llegada de la cepa Delta para que no arruine el plan de vacunación que estamos haciendo", señaló Carignano. 

La actual titular de Migraciones ocupa el cargo desde el inicio de la gestión de gobierno de Alberto Fernández, en diciembre de 2019, cuando fue presentada como parte de su equipo por el ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro.

Con varios años en la función pública, Carignano también había sido subsecretaria de Acceso a la Justicia durante el gobierno de Cristina Kirchner cuando Julián Álvarez era secretario de Justicia y el ministro era Julio Alak.

Según especifica en sus redes sociales, tiene tres hijos, es magister en Relaciones Internacionales por la Universidad de San Andrés e hincha de Colón de Santa Fe.

Coronavirus: cuáles son las variantes que más circulan en la Argentina

En marzo pasado, la funcionaria tomó notoriedad al declarar que el gobierno de Mauricio Macri había dejado ingresar al país a 35.000 venezolanos "sin acreditar identidad".

Días pasados, cuestionó también al exministro de Salud de la Nación, Ginés González García, quien fue filmado en un bar de Madrid tomando algo en la vereda. En ese momento, Carignano reconoció que Ginés "no debería haber viajado".

La amenaza

En declaraciones a distintos medios de prensa, Carignano sostuvo que la salida del país "no está prohibida, pero no es recomendable". 

En ese sentido, apuntó que "hoy las fronteras están cerradas" para hacer turismo, no así para quienes tengan compromisos laborales o por cuestiones de salud. Tras reconocer que falta poco para que gran parte de la población esté vacunada, dijo que se hará "un control estricto de la cuarentena cuando vuelvan de viaje".

La titular de Migraciones insistió el jueves en la necesidad de cumplir con el "aislamiento" al regresar del exterior. Fue después de que se conocieron centenares de casos de personas que habían violado la normativa en este sentido.

Inician 287 denuncias penales contra los que volvieron al país y no cumplieron la cuarentena: pueden ir a la cárcel

"Es importante que cumplan con el aislamiento", dijo la funcionaria, quien reconoció que "los niveles de incumplimiento siguen siendo altos". 

En ese sentido, vale recordar que la Dirección Nacional de Migraciones denunció penalmente a 287 ciudadanos argentinos que llegaron al país y no cumplieron con el aislamiento de siete días dispuesto por el Gobierno.

El objetivo del Gobierno es que la llegada de la cepa Delta "no ponga en riesgo el plan de vacunación", por lo que se estima que no se flexibilizará la apertura de las fronteras hasta llegada la primavera, tal vez hasta septiembre o incluso octubre.

Tags relacionados

Comentarios

  • CA

    Claudia Analía

    29/06/21

    Otra inútil que solo sabe dar ordenes deskabelladas. Pobre país. Pobres argentinos con esta gente.

    1
    0
    Responder
  • AM

    Alejandro Maruzzi

    27/06/21

    CONDENEN A LA USINA SIN CHIMENEAS

    Un gobierno de escasa eficiencia, con dudosa capacidad para administrar el país, el cual además, adolece de conocimientos tangibles, de gestión correcta, de honestidad proba y teniendo personas puestas a cargo del mismo, muy distantes de ser las más idóneas, las más indicadas, Argentina no va a recuperar su economía, su situación sanitaria, su sistema y cronograma educativo, su contexto poblacional, sino comprende que debe modificar su pensamiento retrógrado, inquisidor y medieval. El cierre de fronteras puede resultar útil durante un tiempo acotado pero nunca en forma prolongada y constante; mantener el encierro, el cepo a la libre circulación, implica pretender vivir con lo que tenemos dentro del país y, a simple vista, resulta insuficiente, tan sólo podría alcanzar como para sobrevivir y por un período limitado, para peor, con una población afligida por deudas, gente de todos los estratos sociales que han socavando ahorros. Argentina esta sitiada, no por un enemigo externo, está cercada por la insensatez, por la mediocridad, por el oprobio de éste gobierno (en realidad, de todos los gobiernos latinoamericanos). Mientras mantengan cerradas las fronteras, mientras se impida el ingreso y egreso de personas, sin importar su nacionalidad, mientras no se abra el turismo, la libre circulación siempre con controles estrictos en cada punto fronterizo, la Argentina y ningún país del Mundo podrán recuperarse. Por más que hablen de incentivos, de planes sociales, de facilidades de pago, de subsidios, Argentina no va a retomar el camino de la estabilidad y el crecimiento, no logrará recomponer la senda del progreso, menos aún el de la reconstrucción laboral. Sostener, persistir con el cerrojo medianero, con la barrera a las voluntades individuales, nos conducirá a un inexorable paupérrimo embudo mental paralizante. A la inversa de lo que está haciendo actualmente y por decretos el Gobierno, la ANAC, migraciones y otras dependencias oficiales, se deben autorizar más vuelos, más frecuencias, más aperturas portuarias, franquear pasos claves de frontera como los casos de Mendoza, Salta, Jujuy, Misiones, Entre Ríos parte de la Patagonia, obviamente, todos con sus respectivos controles sanitarios.
    Le preguntaría a la directora nacional de Migraciones, Florencia Carignano, una funcionaria disciplinada, sátrapa puesta a dedo gracias a su astucia y vinculaciones políticas, a los cráneos que manejan el Ministerio del Interior a los sanitaristas que les sobrevienen estas ideas magistrales, a los que firman los DNU, ¿Cómo se les ocurre admitir el ingreso o egreso al país por el aeropuerto de Ezeiza a tan sólo 600 personas por día? ¿Se arrogan el derecho a manejar a su antojo la vida, la libertad de las personas amparado en fundamentos, temores y argumentos de mentes obtusas, grises por donde se las mire? Un absurdo despótico, injustificable, suponer que achicando el movimiento del aeropuerto a una cifra insólita, arbitraria, podrá frenar la propagación el virus y las nuevas cepas, mientras que por las ?Fronteras ilegales? no vigiladas, transitan por día más de 20.000 personas, para dar un ejemplo concreto, sólo en el límite jujeño de La Quiaca cruzan por día más de 2500 individuos sin control sanitario alguno.

    El mundo lo ha comprendido, un simple ejemplo es lo que ocurre en el espacio Schengen, en varios países asiáticos, en América del Norte, en las islas de Caribe. Ingresar con PCR negativo, con la doble vacunación certificada es suficiente. Aquí seguimos tratando de tapar el sol con las manos. Las enfermedades continuarán, los virus mutarán, hay que entender que debemos convivir con eso y cuidarnos pero no podemos seguir levantando los muros del aislamiento porque además de condenarnos a una muerte lenta, nos castigaremos con la miseria, el limbo de la ignorancia y la desesperanza.
    Alejandro Maruzzi

    7
    2
    Responder
    • MR

      Manuel Ramirez

      30/06/21

      "Un gobierno de escasa eficiencia, con dudosa capacidad para administrar el país, el cual además, adolece de conocimientos tangibles, de gestión correcta, de honestidad proba y teniendo personas puestas a cargo del mismo, muy distantes de ser las más idóneas, las más indicadas, " Esto no es opinion, es, tristemente, una observacion objetiva y comprobable.

      1
      0
      Responder