ARA SAN JUAN

Qué es el secreto de Estado por el cual Mauricio Macri no pudo declarar y por qué Alberto Fernández debió relevarlo por decreto

La presentación de ex Presidente debió suspenderse después de que la AFI informara que no estaba en condiciones de relevarlo de guardar secreto. Debió hacerlo Alberto Fernández a través de un decreto. El antecedente Menem.

Mauricio Macri concurrió al Juzgado de Dolores para cumplir con su llamado a indagatoria en la causa por espionaje, pero la audiencia se suspendió por un requerimiento de su defensa, ya que no había sido relevado previamente del secreto de Estado para detallar acciones relativas a las tareas que cumplen los organismos de inteligencia.

La presentación del ex presidente debió postergarse después de que la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) informara que no estaba en condiciones de relevarlo de guardar secreto. Por lo tanto, el ex jefe de Estado no podía declarar hasta que el actual Presidente lo relevara. 

 La audiencia de Macri se suspendió por un requerimiento de su defensa, ya que no había sido relevado previamente del secreto de Estado.

¿De qué se trata el secreto de inteligencia?

La Ley 25.520 de Inteligencia Nacional establece como secreta "toda información, documento o material cuyo conocimiento por personal no autorizado pueda afectar gravemente los intereses fundamentales u objetivos vitales de la Nación".

Y enumera: "Entre ellos, la soberanía e integridad territorial; el orden constitucional y la seguridad del Estado; el orden público y la vida de los ciudadanos; la capacidad de combate o la seguridad de las Fuerzas Armadas o de sus aliados; la efectividad o la seguridad de operaciones de las fuerzas de seguridad; las relaciones diplomáticas de la Nación; y las actividades de inteligencia específicamente determinadas y fundadas de los organismos del Sistema de Inteligencia Nacional".

Se suspendió la indagatoria a Mauricio Macri: por qué no pudo declarar y cómo involucra a Alberto Fernández

Alberto Fernández firmó el decreto que habilita la declaración de Mauricio Macri

En esa línea, precisa que el secreto alcanza a "los integrantes de los organismos de inteligencia, los legisladores miembros de la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos y Actividades de Inteligencia y el personal afectado a la misma, así como las autoridades judiciales, funcionarios y personas que por su función o en forma circunstancial accedan al conocimiento de la información mencionada en el artículo anterior deberán guardar el más estricto secreto y confidencialidad".

Además, el texto de la ley indica que la obligación de guardar secreto subsistirá aunque el funcionario haya cesado en sus funciones como es el caso del exmandatario.

Es el Presidente de la Nación, o el funcionario en quien se delegue expresamente tal facultad, el único habilitado para relevar el secreto ante cada caso particular.

Varios militantes del PRO se movilizaron en apoyo al ex presidente.

Lo relevó Alberto Fernández a través de un decreto

Antes de abordar un avión que lo llevaría a Roma, Alberto Fernández estampó su firma sobre el documento elaborado contrarreloj para relevar a su antecesor del secreto de inteligencia.

La norma fue elaborada de apuro por la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, en coordinación con la interventora de la AFI, Cristina Caamaño.

La función de relevar del secreto para este caso correspondía a Alberto Fernández por ser la máxima autoridad de la Nación. En otros casos, como cuando son ex agentes quienes deben declarar (como acusados o como testigos) basta con que sea la propia AFI la que los releve de guardar el secreto.

Según la ley, "funcionarios y personas que por su función o en forma circunstancial accedan al conocimiento de la información mencionada en el artículo anterior deberán guardar el más estricto secreto y confidencialidad".

El antecedente de Carlos Menem

El fallecido ex presidente Carlos Menem también debió ser relevado del secreto de Estado para poder declarar antes el juez federal de San Nicolás, Carlos Villafuerte Ruzo, en la causa que investiga la muerte de su hijo, ocurrida en 1995.

Menem había sido citado por el magistrado y presentó un escrito en el que dejó sentado que sabía "quiénes, cómo y por qué lo asesinaron" a Carlos Menem Junior, pero se excusó de brindar esa información al argumentar que se trata de "secretos de Estado".

Días más tarde, Menem, quien recién en 2014 dijo que a su hijo lo mataron, cuando hasta entonces siempre había sostenido que se había tratado de un accidente, fue relevado a través de un decreto firmado por el entonces presidente Mauricio Macri.

"Un error grosero del juez"

"Se suspendió por un error grosero y bochornoso del juez (Martín Bava) que sabía esto y debió haber evitado este acto", sostuvo el abogado Pablo Lanusse, que patrocina a Macri, en la puerta del Juzgado.

"El juzgado no cuenta con el relevamiento del secreto de inteligencia. El juez nos convocó sabiendo que Macri no podía declarar. El juez no está honrando la función tan delicada que tiene. Está actuando con la celeridad que le impone el calendario electoral", se quejó el letrado a la salida del tribunal.

La audiencia comenzó poco antes de las 12.30 con la lectura de la imputación contra Macri, pero al momento de la indagatoria por Secretaría se informó que no existía relevamiento del secreto que impone la Ley de Inteligencia.

La consecuencia directa de lo que ocurrió hoy es que Macri deberá volver a Dolores, en una fecha por determinar para cumplir con la indagatoria que quedó trunca.


Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios