Entrevista

Naidenoff: "La cuarentena en Formosa me recuerda a prácticas dictatoriales"

Para el senador radical, en su provincia no rigen políticas sanitarias, sino de seguridad con sesgo autoritario. Criticó a Pietragalla, a quien acusó de defender de manera selectiva los Derechos Humanos de los amigos del poder.

"Gildo Insfrán descree de la responsabilidad individual de los formoseños", consideró en diálogo con este medio el senador Luis Naidenoff, quien en los últimos días cobró protagonismo por denunciar que en su provincia, Formosa, bajo el argumento de evitar la propagación del Covid-19, con la instalación de centros de aislamiento mediante, se violan los Derechos Humanos. Para el radical, en sus pagos no rigen políticas sanitarias, sino de seguridad, con sesgo autoritario. 

En diálogo con El Cronista, el radical confesó que la cuarentena formoseña le recordó a "los peores días de la dictadura en la Argentina" y subrayó que, el gobernador Gildo Insfrán está convencido de que la única manera de enfrentar al coronavirus es con el encierro

En tanto, apuntó contra el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla, a quien acusó de defender de manera selectiva los Derechos Humanos de los amigos del poder.

La Rosada hace equilibrio por Formosa: recibieron a Amnistía Internacional

- Días atrás, cuando el jefe de Gabinete Santiago Cafiero negó que en Formosa haya violaciones a los Derechos Humanos, usted lo invitó a la provincia, vía Twitter. Si aceptara esa invitación, ¿qué le mostraría?

Le mostraría los centros de aislamiento, que son centros de privación de la libertad, en donde hoy, todavía, la gente continúa desesperada, con un enorme deterioro en la salud, fundamentalmente, mental. Lo invitaría a que, pese a las recomendaciones de los funcionarios encargados de la niñez, visite determinados centros de aislamiento, donde conviven bebés con sus mamás y adultos mayores, totalmente hacinados en una sola habitación, en pésimas condiciones de salubridad, sin tener acceso a la luz del sol, y con una alimentación que deja mucho que desear. También lo invitaría a que asuma que, más allá de ser jefe de un gobierno, el jefe de Gabinete y el Presidente de la República representan a un Estado, al Estado argentino. Y no se puede tapar al sol con el mano, y las enormes violaciones a los DD.HH. a las que fueron y son sometidos los ciudadanos y ciudadanas de mi provincia con estos centros de privación de la libertad sometidos a tratos inhumanos y crueles, no afectan únicamente a Formosa, afectan al Estado nacional. 

- ¿Por qué la provincia de Formosa optó por estos centros de aislamiento y no fomentar el aislamiento domiciliario? ¿Es porque esas personas no pueden aislarse?

En los primeros días de enero, elevé una nota al gobernador Gildo Insfrán, como senador de la oposición, para hacerle 4 o 5 propuestas de cómo transitar esta nueva etapa de la pandemia. Le sugerí continuar las recomendaciones del Ministerio de Salud de la Nación de que los ciudadanos puedan transitar el aislamiento en su domicilio; la necesidad de mayor apertura de las actividades gastronómicas, porque los comercios están quebrados y fundidos; y que los laboratorios privados puedan realizar los PCR. Porque hoy, el monopolio de los PCR los tiene el Estado, entonces sos rehén del Estado. También le dejé en claro que el temor es que ante la política del encierro nadie quiere hisoparse.

- ¿Qué le respondió?

Él descree de la responsabilidad individual de los formoseños. Están convencidos de que la única manera de enfrentar al virus es con el encierro. Entonces, generaron el efecto adverso: privaron de la libertad, los hacinaron, generaron un daño enorme en la salud psicofísica de los ciudadanos, pero lo que es peor, lo que la provincia pone en valor, que tiene que ver con los pocos contagios, con esos pocos contagios, hoy necesitás que la ciudadanía pueda hisoparse. ¿Sabés por qué nadie colabora con los hisopados cuando se hacen operativos rastrillajes? No por temor a los hisopados, sino por temor a terminar cerrados en una escuela o en el Estadio Cincuentenario. Entonces, con la política de un Estado policíaco, controlador, asfixiante, que te quita libertades, lo que ha logrado es el efecto contrario: que nadie se hisope por temor a quedar privado de su libertad.

- ¿Y qué otros efectos generó esta política controladora?

El desafío en la pandemia es cómo conciliabas salud, economía y libertad. La libertad y la economía fueron prácticamente aniquiladas por un criterio que no tiene que ver con políticas sanitarias, sino con una política de seguridad, de sesgo autoritario donde la gente no tenía alternativa. No había un plantel para los aislamientos. La policía venía a las dos o tres de la mañana.

- Justamente, Cafiero apuntó a la violencia institucional por parte de la policía...

El hilo siempre se corta por el lado más fino: la policía cumple instrucciones del ministro de gobierno, del poder político. Entonces, ahora viene el Gobierno nacional con una operación maquillaje a lavar la cara y a responsabilizar a los excesos policiales. Esos excesos no surgieron espontáneamente, fueron por orden del poder político. Las detenciones de dos concejales son por orden del poder político. Entonces, que el hilo no se corte por lo más fino, responsabilizando el obrar de la policía, cuando cumplieron instrucciones del poder político de la provincia.

- ¿Cambió algo con la visita de Pietragalla o lo considera más bien una "puesta en escena"?

Fue una enorme puesta en escena, porque era consciente de lo que pasaba. Yo le presenté una denuncia muchos días antes. Él sabía y nunca abrió la boca. Sí tuvo mucha rapidez para solicitar la prisión domiciliaria de Boudou, de Jaime, en pandemia, la de Martín Báez. Para eso sí tuvo celeridad. Ahí se acordó de los DD.HH. en pandemia, pero a Formosa, vino a cumplir una visita protocolar porque lo invitó el gobernador. Por lo tanto, todo lo que pueda resolver en cuanto a Formosa es maquillaje, es muy poco serio. La respuesta de Pietragalla y de Alberto Fernández en los primeros momentos fue lealtad y complicidad.

- ¿Pietragalla está a la altura del cargo?

No, por la sencilla razón que es un militante de una causa que cumple el rol central de defender de manera selectiva los derechos humanos de los amigos del poder o de los que integran el Frente de Todos. En este caso, alguien que no diferencia el Gobierno del Estado, como pasó en Formosa, el saco le queda grande.

- ¿Cómo retrataría la cuarentena que vivió Formosa?

Fue enfermiza.... Yo te diría de libertad condicionada. ¿Cómo describirte la cuarentena? Es muy fuerte lo que te voy a decir. Con un Estado de control asfixiante, la policía requiriendo documentos, labrando actas para los que tienen o no barbijos en las calles, deteniendo a ciudadanos por caminar en una plaza después de las 18 horas, la cuarentena me recuerda a los peores días de la dictadura en la Argentina.

- ¿Y qué efectos tuvo a nivel económico?

El gobierno, bajo el relato de defender la vida a cualquier precio terminó pulverizando y destruyendo la actividad comercial y generando incluso un deterioro en la salud y en la vida de la inmensa mayoría de los formoseños como consecuencia de la política del encierro y del miedo.

- ¿Es necesario llegar a instancias internacionales para resolver la situación de Formosa, tal como hicieron desde el radicalismo y como planteó Amnistía Internacional?

La respuesta te la da el propio jefe de Gabinete Santiago Cafiero cuando te dice que no hay violaciones de DD.HH., pero sí violencia institucional. Pero, ¿qué es la violencia institucional? ¿Qué entienden por violencia institucional? Generalmente, cuando hay violencia institucional en una provincia, los Estados Nacionales hacen uso de la Constitución para remediar esta violencia. Es mucho más fuerte la palabra violencia institucional porque es de todos los poderes del Estado, y tiene razón. Acá hay violencia institucional porque hay abuso del poder político; la Justicia no existe como poder independiente en Formosa; la gente fue sometida a las peores prácticas y a la privación de la libertad porque no tenía opción y todas estas tropelías y atropellos fueron convalidadas por el propio Estado. Yo le pregunto a Cafiero, si hay violencia institucional, en todos los órdenes, es decir, desde el Poder Ejecutivo, el Judicial y el Legislativo, ¿qué respuesta tiene para Formosa?

- Esta semana se reactiva la actividad en el Senado. ¿Qué balance hace de lo que fue el primer año de Cristina Kirchner al frente de la Cámara alta?

Fiel a su estilo. Lograron lo que quisieron en función a los números que tienen. Hay un límite y una barrera infranqueable que es que al no contar con mayorías calificadas, por ejemplo, aprobaron la modificación de la ley para la designación del procurador por mayoría absoluta cuando antes se requería mayoría calificada, porque la mayoría calificada es un requisito de parámetro constitucional que tiene que ver con lograr acuerdos en la Argentina. Evidentemente, la imposición es mucho más fuerte, más potente, que la idea de acordar. Y así también le va al Gobierno en esta idea de tratar de imponer: un Presidente que desperdició un año de gestión tratando de ordenar las facciones internas y la sociedad argentina quedó al costado del camino. Y así estamos: no tenemos respuesta ni plan de vacunación; no tenemos ni programa ni plan económico; no tenemos hoja de ruta. Solamente tenemos puja de facciones y una sociedad desencantada. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios