REUNIÓN CLAVE

Alberto cede el mando a Bolsonaro y aguarda ofensiva liberal para transformar el Mercosur

El Gobierno dejará la presidencia rotativa del bloque. Brasil insiste en bajar las barreras a las importaciones y desarmar el mecanismo de negociaciones en bloque.

Luego de seis meses al mando de la unión aduanera que ha cumplido recientemente 30 años de vigencia, la Argentina cederá el mando del Mercosur durante una cumbre virtual de jefes de Estado por celebrarse el próximo jueves 8 de julio, con la presencia de Alberto Fernández y sus homólogos del Brasil, Jaír Bolsonaro; el Paraguay, Mario Abdo, y Uruguay, Luis Lacalle Pou.

Sin grandes expectativas, en el Gobierno reconocen como el mayor logro de la gestión semestral fue el haber impedido la disolución práctica del bloque, ante la evidencia de posiciones antagónicas sobre el rumbo a imprimir a futuro, con presidentes enemistados ideológica y personalmente, y no menores desafíos en el contexto de la pandemia de coronavirus. Así las cosas, la conducción de la unión pasará a manos del Brasil hasta fin de año.

Los desencuentros entre mandatarios y delegaciones quedaron a la vista en la cumbre conmemorativa de las tres décadas de puesta en marcha de este mecanismo de integración regional, que el presidente oriental, Luis Lacalle, usó para recalcar que Montevideo "no está conforme" con las condiciones actuales y considerar que esos límites son un "lastre" y un "corsé" para el desarrollo. Fernández, desencajado, le reprendió por esas palabras.

Alberto Fernández cruzó a Lacalle Pou en la cumbre del Mercosur: "Si somos un lastre que tomen otro barco"

Por si fuera poco, el gobierno brasileño transita una puja interna cada vez más feroz. En medio de un desgaste generalizado por la gestión de la pandemia y la unión de los principales líderes opositores, Luiz Inácio "Lula Da Silva y Fernando Henrique Cardoso, el influyente ministro de Economía, Paulo Guedes, no detiene su prédica contraria a la unidad del bloque y reclama un cambio unilateral en la política comercial. Solo la Cancillería, con una mirada más de largo plazo, logra imprimir cierta moderación.

Para Guedes, "el Mercosur le ha hecho mucho daño al Brasil".

Hoy por hoy, dos grandes temas hacen crujir la unidad del bloque. El primero de ellos es la revisión del Arancel Externo Común (AEC), la columna vertebral de la unión aduanera, que dispone un mismo cuadro tarifario para el ingreso de bienes importados de países ajenos a la sociedad argentina, brasileña, paraguaya y uruguaya. 

Mientras Brasil pugna por una rebaja abrupta de estos aranceles que fungen como escudo de protección a la industria, la Argentina primero retaceó cualquier concesión, para luego proponer un disminución moderada en abril, y pasar a otra más osada en junio. Con la batuta ahora en manos brasileñas, el Gobierno espera una avanzada liberal y más ocasiones para la fricción.

El otro tema que divide aguas es la flexibilización del mecanismo de negociación comercial con terceros países o bloques. Desde 2000, la unión aduanera negocia la concesión de preferencias arancelarias en conjunto -como sucedió al firmar los tratados de comercio administrado con la Unión Europea y EFTA- pero, con principal impulso del Uruguay, se debate liberar a cada cual para pactar por separado. El trasfondo del reclamo oriental es llegar a un tratado bilateral con China, que produce escozor en los sectores industriales de la Argentina y Brasil.

Tampoco se debe desdeñar el factor político que atraviesa al Mercosur y la región. Al interior del bloque, Alberto Fernández se siente "rodeado" de mandatarios conservadores y liberales; a su vez, mantiene una asidua comunicación y correspondencia con dirigentes opositores en cada uno de esos países (Lula en Brasil, José "Pepe" Mujica en el Uruguay, y Fernando Lugo en Paraguay), lo que ha motivado más de una vez protestas por intervenir en la política doméstica.

Hay quienes sostienen que Fernández está decidido a terminar su mandato sin tomarse una foto con el presidente brasileño, Jaír Bolsonaro, que ha tenido una belicosa relación con el presidente argentino desde que era candidato.

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

  • SC

    sebastian C.

    05/07/21

    El Mercosur no existe en la práctica , cada país impone sus normas de calidad y fitosanitarias que no permite el libre comercio , además de aduanas como la argelina en py o la política de cero kilo de Uy, solo Brasil permite el ingreso sin demasiados controles en las fronteras con Uy y con Py.

    0
    0
    Responder