Instagram de El Cronista

Manes: "No podemos separar la salud mental de la física, incluso para la recuperación económica"

El neurocientífico habló de los efectos de la pandemia en el cerebro, el impacto de la soledad, retomó conceptos políticos y económicos y relató cómo fueron los 15 días "peores de mi vida" cuando atravesó el Covid-19.

El neurocientífico Facundo Manes fue el primer invitado al ciclo de vivos de Instagram que inauguró hoy El Cronista donde habló de los efectos de la pandemia en el cerebro, el impacto de la soledad, retomó conceptos políticos y económicos y relató cómo fueron los 15 días "peores de mi vida" cuando atravesó el Covid-19.

En diálogo con el subdirector periodístico Horacio Riggi, Manes afirmó que "el impacto psicológico de la pandemia dura más que la pandemia. La crisis de salud que estamos viviendo es la más importante de la historia moderna y es crisis educativa, económica, humanitaria, social, ideológica, política, geopolítica y también moral. Y todo eso afecta nuestros comportamientos, emociones, tanto a nivel individual como colectivo".

"La definición de salud es el completo bienestar físico, mental y social. Acá estuvimos hablando de lo físico, del virus, de la vacunación, pero nos olvidamos de otra parte tan importante, como es la salud mental. No podemos separar la salud mental de la física, incluso para la recuperación económica. Si la gente esta exhausta, con incertidumbre, cansada, quemada, no va a poder recuperarse una organización, una comunidad , un país".

A su vez, consideró que "cómo los líderes comunican influye mucho en nuestro bienenestar". En ese sentido, plantó que "hay que comunicar de manera honesta, decir que no se sabe cuando no se sabe, con perspectiva, horizonte, aunque uno después entienda que puede cambiar esa dinámica, pensando en el bien común. La sociedad que se esta empobreciendo no puede pensar que los líderes están pensando en su propio destino o mezquindad, la sociedad tienen que pensar que los servidores públicos están pensando en el bien común". 

En tanto, precisó que "no es lo mismo enfrentar una pandemia con las reglas los recursos y la previsibilidad de un país desarrollado que un país pobre de medianos ingresos. Por eso en Argentina necesitamos más sentido común y menos lucha de facciones por cada tema. Acá politizamos todos los temas".

Aunque evitó meterse de lleno en la cancha política, Manes sostuvo que "las sociedades se movilizan por miedo o por esperanza" e hizo un llamado a "evitar el miedo porque paraliza, nos pone a la defensiva" y advirtió que "el miedo es una política muy efectiva de coerción social". "Tenemos que liderar con la esperanza y confiar en líderes que nos unan no que nos dividan", sentenció.

A su vez consideró que "el principal problema de la Argentina es la confianza". "No hay confianza interna ni externa hacia nosotros. Si no recuperamos la confianza la economía no va a mejorar, no vamos a poder planificar un país con políticas a largo plazo y vamos a seguir discutiendo el subdesarrollo sustentable. Hace décadas que estamos discutiendo el subdesarrollo sustentable".

El prestigioso neurocientífico sostuvo que algunos políticos "argumentan pobreza par no invertir en la solución de la pobreza; y otros dicen que la prioridad es la economía. Lo que estamos hablando es que la cuestión económica de nuestro tiempo es el conocimiento. Los países hoy compiten por los sistemas educativos, científicos y tecnológicos. El conocimiento es la cuestión económica de nuestro tiempo. Acá te argumentan economía para no invertir en la economía actual que es exportar valor agregado".

Tras comentar que algunos de sus ejemplos son René Favaloro y Raúl Alfonsín sostuvo que "hoy necesitamos un nuevo liderazgo que convoque a todos como convocó la democracia, pero para encarar el conocimiento que es el paradigma actual".

Sobre sus días con Covid-19, recordó que la pasó "mal". "Tuve siete días horrible en mi casa con dos PCR negativos hasta que llamé al jefe de terapia de Favaloro. Me hizo una tomografía , tenía los dos pulmones tomados por neumonía bilateral. Me pusieron en terapia intensiva. Tuve 48 horas con la duda de si me ponían la asistencia respiratoria mecánica.... ver a mis amigos, que eran los médicos que me atendían, preocupados". "La pasé mal. Fueron 15 días horribles, quizás los peores de mi vida", sentenció. 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios