PRECANDIDATO A DIPUTADO

Leandro Santoro: "La Vidal de ahora es igual a la de 2015, pero con menos gracia y convicción"

El cabeza de lista del Frente de Todos en la Ciudad ve que Juntos por el Cambio está "oxidado" en términos de discurso. Buscando romper el techo, apuesta a poner en la mesa el ambientalismo, incentivos a la inversión y una mayor presión sobre actividades especulativas.

Irrompible. Leandro Santoro llega demorado a una entrevista vespertina con El Cronista, sin haber almorzado, en medio de un raíd mediático que incluyó radios y continuará unas horas más. Hace un alto en la terraza de un bar de Palermo, aprovecha para recostarse sobre un amplio sillón unos pocos segundos, y sin perder el humor, recupera la compostura para hablar de la elección legislativa que lo tiene como primer precandidato del Frente de Todos

Autodefinido como un militante -primero de la UCR, luego cristinista- admite que el Gobierno sufrirá en las urnas el ser oficialismo durante la gestión de la pandemia, pero terminará imponiéndose en los principales disitrtos. Así y todo, confía en romper el techo que su fuerza tiene en la Ciudad y, renovando el discurso y asumiendo nuevas banderas -como el ambientalismo- se planta contra su contrincante, María Eugenia Vidal, a la que ve "diciendo lo mismo que hace seis años, pero ahora ya sin gracia y con menos conviccion".

¿Cómo interpreta los gestos de Cristina en favor de pagar con DEG los vencimientos de deuda con el Fondo? ¿Hay una Cristina más conciliadora?

Yo hablé con Cristina de este tema. No hay una especulación de corte electoral. Hay una preocupación genuina sobre el futuro del país. La deuda externa es un corsé sobre toda la economía, porque el problema más recurrente es la restricción externa, la ausencia relativa de dólares que nos provoca un cuello de botella cada vez que queremos recuperar la senda del crecimiento. 

Cuando no producimos dólares genuinos, nos acercamos a una crisis, que se resuelve por vía inflacionaria a veces, y otras por el sobreendeudamiento. Cristina, cuando habla de la deuda, propone una discusión sobre el crecimiento de la Argentina, los desafíos, y una verdadera política antiinflacionaria. Los temas de fondo. Es increíble que no tengamos consenso alrededor del principal problema de nuestra estructura económica, que no es la deuda, es el dólar.

¿Cuál es la receta para salir de la crisis?

En principio, renegociar los plazos y los montos como se hizo con los bonistas privados. Eso se debe hacer con el Fondo. En segundo, cómo aumentamos las exportaciones y la productividad.

La discusión de la productividad, desde la teoría económica, se enfrenta con la equidad...

La productividad, para un sector de la ortodoxia, se consigue solo aumentando la tasa de explotación. Sin embargo, en otros países va asociada en una relación virtuosa entre Estado y mercado, invirtiendo en ciencia y tecnología, mejorando las condiciones de inversión, y no necesariamente se asocia a la disminución del salario. La discusión de la productividad tiene que atravesar todos los órdenes, y creemos que la Ciudad tiene una asignatura pendiente ahí. ¿Por qué no hay una agencia de ciencia y tecnología? ¿Por qué no un canciller que ayude a ganar mercados? ¿Por qué faltan políticas productivas que fomenten la creación de empresas, o la conversión de ideas en proyectos?

¿La etapa que viene necesita un ministro en Economía menos enfocado a la deuda, y más en la recuperación pospandemia?

Guzmán tiene una tarea muy difícil, que es administrar una recesión y un proceso inflacionario heredado de la gestión anterior, que es anterior a la pandemia. El instrumental económico de la ortodoxia para estabilizar precios te puede provocar una depresión, pero el instrumental heterodoxo te puede recalentar los precios, o un aumento del tipo de cambio, por la inyección de pesos a la economía. Guzmán tiene que estabilizar la economía en un contexto en el que cae la inversión, se frena el comercio, y se reduce el PBI de los principales socios. 

Juzgar a Guzmán con las expectativas prepandemia es muy injusto, porque hoy tenemos tres problemas: la recesión -heredada de 2018-, la inflación -del 54% de 2019- y la caída económica de 2020. Todos los recursos que teníamos pensados para reactivar la economía debieron ir a sostenerla, y esos son conceptos distintos. La discusión sobre Guzmán o la política económica del Gobierno tiene que tener en cuenta este contexto.

Santoro: "Creo en gravar más a los que contaminan, y ayudar a los sectores que crean empleo". Foto: Antonio Pinta.

Cuando Alberto habla de una revancha, dice que no rompemos el contrato electoral. Ratificamos lo que dijimos, no como sucedió con otros gobiernos de la región. Nosotros insistimos en una visión integral, desarrollista de la Argentina, que genere excedentes para la reinversión productiva y la distribución. Y esos lineamientos tienen respuestas muy claras: cuando uno ve las medidas arancelarias y paraarancelarias que se tomaron [n. de r.: para frentar importaciones], vemos que la industria liviana se recupera, la automotriz toma mano de obra, y la construcción está invirtiendo. Cuando ves a quién va dirigido el crédito, notás una clara mirada productivista. Hay un cambio de paradigma muy fuerte en relación con el modelo rentístico financiero de la gestión anterior.

Tolosa Paz habló de gravar más a las empresas. ¿Hay miedo de hablar de una reforma tributaria?

Creo que se avanzó mucho en la reforma tributaria. Ganancias fue clave para las personas y empresas. No solo se eximieron a 1,2 millón de personas del gravamen, sino que se cambió la matriz tributaria, permitiendo que las pymes paguen menos y que el esfuerzo lo hagan las grandes empresas con posiciones de mercado más consolidados. Pasó lo mismo con Bienes Personales, que había reducido con la promesa de gravar la herencia, aunque no lo hizo. Creo que hay una mirada más equilibrada de la cuestión impositiva. Ahora bien, Tolosa Paz habló de repensar la matriz impositiva desde un criterio de equidad progresivo, y no de poner más impuestos.

Si me preguntan a mí, yo creo en gravar la contaminación ambiental, ayudar fiscalmente a los sectores que crean empleo, y los impuestos deben incentivar o desincentivar conductas. Queremos fomentar la inversión, la creación de empleo, la transición ecológica, y queremos desincentivar la especulación financiera, la contaminación, y la cuestión impositiva se tiene que plantar atada a estas tres cosas.

¿Qué le dice a los comerciantes y pymes de la Ciudad?

Que el Gobierno nacional estuvo presente. Y ellos lo saben. Llegamos a pagarle el 50% de los salarios al 80% de las empresas privadas de la Ciudad, y sin embargo no hubo una transferencia de ingresos por parte de la Ciudad. Larreta eximió por tres meses de Ingresos Brutos, impuesto que pagás solo cuando facturás. Pero si vos no facturás, no estás recibiendo nada. Eso fue increíble.

Eso no pasó en otras provincias o municipios gobernados por Juntos por el Cambio. Acá al lado, en Vicente López, Jorge Macri cobró un impuesto extraordinario a los sectores beneficiados por la pandemia y armó con eso programas de asistencia financiera, y lo hizo tomando un proyecto del Frente de Todos. Pero de este lado de la General Paz, Larreta ni siquiera incentivó un programa similar.

¿Le cuesta al Frente de Todos llegar a algunos sectores del electorado?

Está claro que tenemos dificultades para interpelar a un sector de la sociedad, si el PRO hace 18 años que gana las elecciones. Hay un voto progresista que Larreta logró capturar, que es un voto emprendedor, cosmopolita, dinámico, que requiere de nosotros una propuesta más productiva y para eso estamos trabajando cuando hablamos de innovación, del buen vivir, de la economía sustentable, del Green New Deal, buscamos superar el paradigma del macrismo-larretismo, que está en su ocaso.rstina

Después de 16 años, todos los espacios políticos se oxidan. Todos nos damos cuenta de que ellos se están repitiendo: la María Eugenia Vidal de 2021 es igual a la de 2015, pero con menos gracia, con menos convicción, en términos de la formulación de su discurso, sin entrar en calificaciones personales. Juntos por el Cambio habla como si las cosas que pasaron, no hubiesen sucedido. Incluso hay sectores que los votarán con la disconformidad de saber que lo hacen por acompañar un proyecto que en algún momento los interpeló.

¿Hay un techo para ustedes, cerca del 30%?

En algún momento los techos se rompen. Las cosas cambian. Está claro que el proyecto cultural del macrismo está fisurado, pero no veo grandes fracturas. Hay una crisis de liderazgo ahí adentro, pero no veo a las "capas tectónicas" de la sociedad habiendo cambiado demasiado como para decir que el macrismo perdió la mayoría de la Ciudad.

¿No ha sido el PJ porteño condescendiente por demás con Larreta?

Desde que yo entré en la Legislatura, no. Mariano Recalde tuvo mucho que ver con la reconfiguración del espacio, al punto tal de que no solo es senador nacional, sino también presidente del PJ de la Ciudad. El cambio de estilo y de discurso se lo debemos mucho más a él que a cualquier otro dirigente de la Ciudad.

Por ahí, un sector del peronismo tenía una visión de cómo llevar el rol de oposición un poco más moderado, pero parte de nuestra militancia sentía que era necesario subir el tono del discurso y plantear diferencias públicas notorias. Pero hay algo importante acá: durante muchos años fue dificilísimo hablar de la Ciudad en los medios de comunicación. Y no hablo solo de la pauta oficial. Con los temas locales, a veces baja el rating, pero en los últimos 18 meses se dio un cambio de tendencia: Costa Salguero [n. de r.: el proyecto de privatización del larretismo] marcó una inflexión y permitió mostrar las diferencias, y así presentar mejor una oposición en la Ciudad.

Alberto: "El principal defecto de Alberto es cierta informalidad que tiene".

¿Cuál es la principal virtud de Horacio Rodríguez Larreta? ¿Y su principal defecto?

Lo veo a Larreta como un tipo serio, de trabajo. Pero le noto una falta de sensibilidad.

¿Con Alberto?

Su principal virtud es la sensibilidad. Su principal defecto es cierta informalidad.

¿Cristina?

Yo creo que su principal virtud es su profundidad, y su principal defecto... no sé ponerlo en palabras... creo que Cristina tendría que tener más contacto con la gente común, en la vida cotidiana. Me gustaría verla más en la tele, en la calle... le iría muy bien al proyecto que la gente la conozca, que la vea. A Alberto lo podías encontrar en un bar. Eso con Cristina no pasa.

¿No vamos a ver a una Cristina en campaña?

Cristina está para poner el cuerpo. A mí me dijo que donde se la necesite, ella va a estar.

¿Qué piensa del Salario Básico Universal?

El mundo va hacia eso. No creo que reemplace al trabajo, pero creo que lo debe complementar. El mundo está viendo que los súpermillonarios, como dice Stiglitz, concentran un porcentaje del producto enorme, y eso ralentiza el crecimiento, porque no genera utilidad. El mundo plantea que parte de esos excedentes económicos tiene que ir a un proceso que achique las desigualdades. Pero no creo que sea un tema que puedan reducir solamente los Estados nacionales. Así como nos tendremos que poner de acuerdo globalmente cómo reducir las emisiones de carbono, cómo producimos y consumimos, y cómo garantizamos condiciones dignas mínimas en un momento de conversión de la forma de trabajar.

¿Votaría a favor de un proyecto de ley sobre eutanasia?

Sí, totalmente. Creo en la libertad individual.

¿Qué dice la ausencia en la lista de Matías Lammens, el excandidato a jefe de Gobierno?

Que es ministro, y que además tiene ya un legislador. Yo soy el único representante de mi organización.

Tags relacionados

Comentarios

  • RSI

    ramon santos Insua

    13/08/21

    No tengo dudas que a Leandro le resulta dificil defender a los K, pero tiene la tarea de nos espantalos.....habla lindo como muchos otros, pero defender lo imposible es dificil-...PERO MIENTE , MIENTE QUE ALGO QUEDA..

    0
    0
    Responder
  • CA

    Claudia Analía

    13/08/21

    Sanata-toro: con el Pro no peligraba la república.

    0
    0
    Responder
  • CA

    Claudia Analía

    13/08/21

    BRUTO Y AGRESIVO COMO BUEN KAKO.

    1
    0
    Responder
  • PA

    Pablo Alvarez

    13/08/21

    Santoro, porque en ves de hablar de la Vidal?que te puede gustar o no su gracia o su color de pelo, porque no hablas del desastre económico y social que generaron este último año y medio, de las fiestitas que hacian mientras nos guardaban como presos, tu jefe ?Albertitere? hasta ahora fue el peor presidente de la historia Argentina y todavía faltan 2 años mas?

    1
    0
    Responder
  • CM

    carlos manobla

    13/08/21

    que bueno que despues de gobernar 4 años , lo unico achacable es la gracia,o el cambio de domicilio , y nada de corrupcion, ojala todos los politicos sean asi

    1
    0
    Responder