La sorpresiva reflexión sobre la inflación del Nobel al que más admira Cristina Kirchner

Paul Krugman, premio Nobel de Economía, se refirió a la situación económica de los Estados Unidos y el masivo plan de recuperación de Biden: ¿qué puede aprender Alberto Fernández del economista?

El premio Nobel de economía, Paul Krugman, se refirió a la situación económica estadounidense y al temor de los analistas de que el plan de reactivación económica de u$s 2,3 billones de Joe Biden, su presidente, genere una mayor inflación y aumento de impuestos.

En este marco, Krugman considera que el incremento de la inflación norteamericana será transitorio, sin embargo, asegura que no lo puede afirmar con "gran certeza" debido a que se trata de "una situación nunca antes vista".

Incluso etiquetando este conflicto como transitorio, a diferencia de ciertos analistas que esperan lo peor a futuro, Krugman asegura que los Estados Unidos verá "algunos números de aspecto aterrador", y agrega: "Se espera ver cuellos de botella y puntos débiles".

Sin embargo, el economista asegura que estas consecuencias eran previsibles: "Cualquiera que no esperaba ver el aumento de algunos precios a medida que la economía salía rugiendo de la pandemia, no estaba prestando atención", manifiesta Bussiness Insider.

De esta forma, Krugman comprende que Estados Unidos observará una mayor inflación este año y, aun así, no abandona la idea del masivo plan de rescate de Biden, con el que se muestra de acuerdo: "Creo que nos vamos a recuperar muy rápido", asegura.

Aunque el especialista se muestra seguro de la estabilidad estadounidense, sí le preocupa el hecho de que los dos siguientes planes de Biden, el de infraestructura y el "Plan Familiar", los cuales todavía no fueron desembolsados, "paguen excesivamente".

"Estoy un poco preocupado de que el equipo de Biden parezca querer hacer estas cosas con los pagos completos", revela el economista, y agrega: "Eso es lo que me preocupa un poco, que todavía estamos demasiado preocupados por la responsabilidad fiscal y no lo suficientemente preocupados por la persistente debilidad de la demanda".

Aunque el economista, un favorito de Cristina Fernández de Kirchner, siempre se ha mostrado a favor del kirchnerismo y sus políticas de expansión del gasto público, sus dichos respecto al "Plan de Rescate Americano" de Biden revelan más sobre la Argentina de lo que parece: si, el gasto público está bien, pero cuidado con gastar mucho.

Tal como resalta el especialista, debería preocupar la debilidad de la demanda en el país, la cual no permite sostener la política fiscal expansiva del oficialismo, el cual en los primeros tres meses del año ha destinado unos $ 58.038 millones en "gastos COVID", $ 68.000 millones para las políticas de asistencia alimentaria del Ministerio de Desarrollo Social, $ 83.768 millones para el sostenimiento de los planes del Ministerio de Educación y, más preocupante aún, unos $ 105.150 millones para mantener congeladas las tarifas de luz y gas en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Tags relacionados

Compartí tus comentarios