De cara a noviembre

Ganadores y perdedores después de las PASO 2021: ¿puede el Gobierno recuperarse en las generales?

Analistas explican el sorpresivo escenario que dejó las primarias y cuáles son las alternativas que tiene el Gobierno para mejorar su performance de cara a las elecciones definitivas de noviembre.

El gobierno nacional sufrió un fuerte revés en las elecciones primarias del domingo pasado. Solo logró imponerse en siete provincias y a nivel nacional quedó diez puntos por debajo de Juntos por el Cambio. Si se produce un resultado similar en las elecciones generales, el Frente de Todos podría perder el quórum propio en el Senado e incluso dejar de ser la primera minoría en Diputados.

Las motivaciones de los electores suelen ser distintas, pero los analistas coinciden en que, en principio, es un voto castigo al Gobierno. Así lo analiza Mariel Fornoni, titular de Management & Fit, quien considera que "en las elecciones de medio término, la gente revalida o no el rumbo del Gobierno. En este sentido, no hay conformidad sobre el rumbo económico, la gestión de la pandemia o la educación". En esa línea, agrega que hubo temas que "rebalsaron el vaso, como la foto de Olivos". En esa línea, añade que ese castigo fue capitalizado por "la oposición mayoritaria, que también tiene que entender que no es todo un voto de ellos mismos".

El politólogo Julio Burdman, por su parte, cree que hay que prestar atención "a un doble nivel que hay en las primarias: la interna partidaria y el clima político nacional. Los votos hacia Manes o López Murphy tenían un rebote sobre el Juntos por el Cambio conducido por el PRO, y también hubo un sentido general de voto contra el Gobierno. El efecto del castigo al Gobierno se da por la contundencia del resultado".

Sobre este punto, agrega que el golpe para el oficialismo fue por la propia pérdida de votos, e incluso agrega que muchos de esos votantes "no se sabe a dónde fueron. Parte del drama es que no hay una opción peronista disidente para captar el descontento peronista, como hubo desde la década de 1990".

Su colega Facundo Cruz considera que el resultado general "es un claro llamado de atención al gobierno nacional. Hay un voto desencantado con la forma en la que está gestionando los asuntos públicos".

Igualmente, cree que "se puede revertir" de cara a las generales de noviembre. Para ello debe enfocarse en quienes no votaron. De hecho, recuerda que "en las legislativas anteriores, 2013 y 2017, el crecimiento de la participación favoreció a las listas oficialistas". También agrega que debe tener un lenguaje similar al del electorado, no cometer errores no forzados y mejorar la economía, aunque "hay problemas estructurales de larga data y limitaciones respecto a la posible inyección de recursos por la disponibilidad de fondos".

Sobre las posibilidades del oficialismo para remontar de cara a noviembre, Burdman menciona la posibilidad de "relanzar el gobierno. Sobre todo en el interior, tiene que dejar la visión metropolitana de los planes sociales y del consumo y concentrarse en seducir electorados en aquellas provincias que perdió". En especial, menciona las provincias que votan senadores, que son clave para no perder el quórum propio.

Fornoni, por su parte, cree que "hay poco tiempo. Cuando perdés la confianza para dirigir el rumbo del gobierno, es difícil recuperarlo en dos meses". La consultora cree que el objetivo para el oficialismo debería ser "no seguir perdiendo. En las últimas dos PASO, el Frente de Todos no sumó nuevos votos, al contrario".

En esta línea, sostiene que los grandes perdedores de la elección fueron "Cristina Kirchner, Alberto Fernández, Sergio Massa, Axel Kicillof y Máximo Kirchner. Definieron listas únicas y dejaron al peronismo tradicional afuera". En cuanto a los ganadores, destaca entre los opositores a "Rodríguez Larreta, que puso candidatos que ganaron y permitió internas abiertas para que se sumen otros espacios".

Burdman coincide en que Larreta fue un ganador, "pero con matices. Sus candidatos fueron primeros, no con un éxito descollante. Y en el interior su influencia fue relativa". Igualmente, señala a Macri como un perdedor dentro de la oposición, ya que "los dos candidatos que respaldó en distritos grandes, Angelini en Santa Fe y Negri en Córdoba, perdieron". Además, agrega que "los halcones de Cambiemos quedan como vencedores morales en algún aspecto, sobre todo en ciudad de Buenos Aires. Pero no participaron, entonces tampoco son grandes ganadores".

Cruz, por su parte, encuentra entre los perdedores a "las tres patas del Frente de Todos. No perdió Alberto, Cristina o Massa, perdieron los tres. Porque pregonaron la unidad y así se traduce el resultado político".

Sobre los ganadores "destacaría a Juntos por el Cambio porque nadie sacó más cantidad de votos, aunque no obtuvo más que en elecciones anteriores". Puertas adentro de ese espacio señala que "los ganadores quedaron equilibrados, tanto Larreta como el radicalismo". En ese punto, observa que si bien en provincia de Buenos Aires el PRO se impuso ante la UCR, "el radicalismo gana Santa Fe, con el PRO tercero; y también Mendoza, Jujuy y Corrientes. Sigue siendo una coalición horizontal sin que haya un gran ganador".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios