PRODUCCION VS. BOLSILLO

Faltantes en góndola: entregan menos productos en medio de la pelea por los precios

Los supermercados aseguran que hay menos aceite, harinas, arroz y yerba. Reciben hasta la mitad de lo que piden. "No hay desabastecimiento", asegura el Gobierno.

Las cadenas de supermercados de las provincias empezaron a advertir en la última semana sobre faltantes en entregas de aceite, conservas y algunos enlatados. Y también alertaron por la llegada de listas con "aumentos encubiertos", como el fin de bonificaciones. En las góndolas, si bien no faltan productos, mermó la variedad y se entrega, en algunos casos, la mitad de los alimentos que se pidieron.

Según fuentes del sector comercial, se ven más faltantes de almacén. Además del aceite, donde todavía hay un efecto del paro de enero, hay menos entregas de yerbas, pastas, harinas, galletitas y arroz . "Fuertes aumentos de precios por un lado y escasez de productos por el otro. No hablaría por ahora de desabastecimiento", dice Héctor Polino, de consumidores libres en línea con lo que marcan en los supermercados.

"No llegamos a nivel de desabastecimiento pero hay una diferencia entre lo que pedimos y lo que nos entregan", indican desde una cadena de grandes superficies. Por lo general se entrega alrededor del 80% de lo que se pide, una diferencia "aceptable" para el sector, pero ahora en algunos productos baja hasta el 50%.

"Hay empresas que no entregan o que recurren a cambios de presentación de productos", remarcó Víctor Fera, presidente de la Cámara de Mayoristas, Cadam. "El problema es que hay prácticamente un congelamiento de casi un año con inflación, donde se devaluó el tipo de cambio y subieron las naftas. Esperamos alguna definición de Comercio". La Secretaría, en tanto, contempla la pérdida de poder adquisitivo y busca mantener actualizaciones de no más de un dígito, aunque hay empresas que pretenden subas más agresivas.

Para el Gobierno, "puede haber casos puntuales de faltantes pero no hay desabastecimiento". Cuando detectaron cambios de presentación de productos en relación a la que tenían en marzo para poner distintos precios. En esos casos, las firmas recibieron el llamado del Gobierno para retrotraer el precio. Para el aceite, se está instrumentando el fideicomiso privado con CIARA -la cámara del sector- para compensar los precios.

El Gobierno extendió el programa "Precios Máximos" hasta el 31 de marzo

Costos

Por un lado, rigen los Precios Máximos, la "resolución 100" que nació con la emergencia económica de la pandemia y que el Gobierno empezó a reducir de a poco. Ya hubo dos deslistamientos de productos y en el sector esperan una tercera lista corta en los próximos días que abarcará categorías que no son de consumo masivo y que son elaborados por pymes.

En medio de esos topes, las alimenticias también empezaron a eliminar beneficios y bajar acuerdos comerciales para recuperar rentabilidad, según detallan en el supermercadismo.

"El empresario no va a vender a precios congelados si le suben los costos. Entonces entregan menos productos", detalló Víctor Palpacelli de FASA, la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA) que junto a la Cámara CAS y los mayoristas denunciaron los faltantes en aceites, conservas y enlatados.

Además del aceite, donde todavía hay un efecto del paro de enero, hay menos entregas de yerbas, pastas, harinas, galletitas y arroz.

Las empresas productoras de alimentos esperaban el fin de los topes para los aumentos desde hace meses, ya que las subas permitidas no cubren los costos, según señalaron de forma reiterada desde Copal, la Coordinadora de Industrias de la Alimentación.

"Si uno toma el año 2020 y ve una inflación del 36% y una devaluación del mismo orden y un incremento de las materias primas del 40 al 90% de salarios del 32 al 38% de los costos logísticos en un 35% incluido obviamente los combustibles como se ve van evolucionando en precios y el costo COVID que es de un rango del 20 al 25% con los licenciamientos y los protocolos de prevención y de transporte", detalló Daniel Funes de Rioja, titular de Copal.

Con aumentos autorizados de 4% a 10%, "los costos han quedado por encima de los precios". Los empresarios marcan que "un alimento paga el 38% de impuestos Nación, provincia y municipio y una bebida el 48%", por lo que apuntan a articular la política fiscal.

Sobre el abastecimiento, Funes de Rioja consideró que "más allá de las restricciones que han producido con respecto a la pandemia, los cortes de ruta que ha habido en los últimos 15 días que todavía siguen pesando sobre algunas localidades o algunas regiones y con ello están afectando a la provisión de insumos y a la distribución. Hay 270 mil puntos de venta en todo el país de alimentos y bebidas". A eso le sumó las vacaciones y mantenimiento de plantas. Si bien recibieron la nota de los supermercadistas, los productores aseguran que "no hay denuncias de las cámaras ni de las empresas respecto a faltantes o problemas de quiebre de stock".


Tags relacionados

Compartí tus comentarios