Energías renovables

Por primera vez en tres años podrían construir parques solares para clientes privados

El Gobierno asignó prioridad de despacho a dos empresas en el Mercado a Término de Energías Renovables (MATER), en donde la industria puede contratar con los generadores y transformar su consumo.

Por primera vez en los últimos tres años, se abrió la chance de que las grandes industrias puedan seguir contratando el abastecimiento de energías limpias con la construcción de dos parques solares.

La Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) asignó la semana pasada la prioridad de despacho a dos proyectos de energías renovables por 103 megavatios de potencia (MW) en San Juan.

Son dos parques solares: Solar Ullum, que Genneia idea con 58 MW, y Bauchaceta, que YPF Luz planea con 100 MW pero le asignaron 45 MW.

Que se haya otorgado la prioridad de despacho no significa directamente que se construirán los proyectos, aunque sí representa un avance, explican fuentes del sector. 

La licitación se hizo a través del Mercado a Término de Energías Renovables (MATER), en donde los privados pueden contratar su suministro directamente con los generadores eléctricos.

Según el régimen vigente, los grandes usuarios están obligados a que en 2025 su consumo de energía se abastezca en al menos un 20% de fuentes renovables.

Así, empresas de diversos rubros como Bimbo Argentina, Loma Negra, Banco Macro, Royal Canin, McCain, Oroplata, Meranol, Curtiembre Arlei, Bemis, Petroquímica Cuyo, Envases Food Solution, Vidriería Argentina, Pilkington, Cargill, Toyota, Cervecería Quilmes, y Coca Cola FEMSA firmaron contratos en los últimos años con los generadores.

Es un hecho que la transformación de la matriz energética de la Argentina, desde los combustibles fósiles a las energías renovables, puede demorar unos años más que en el mundo desarrollado, por la falta de financiamiento externo a tasas bajas y sostenibles y la riqueza petrolera de Vaca Muerta y otras formaciones.

Sin embargo, en la primera mitad de la administración de Mauricio Macri, cuando el país y sus empresas gozaron de financiación, se logró avanzar en un incipiente cambio hacia energías limpias, que hoy representan cerca del 12% del consumo nacional.

El cambio en las condiciones macroeconómicas, con el salto en el riesgo país, agotó el movimiento de los grandes flujos de dinero hacia las energías renovables en Argentina.

Entre el cuarto trimestre de 2017 y el tercero de 2018, hubo un importante interés de los generadores por tener prioridad de despacho para después construir parques eólicos y solares fotovoltaicos.

Desde entonces, las licitaciones fueron quedando desiertas hasta mediados de 2020, cuando se adjudicó prioridad para 8 MW, que todavía no se concretó comercialmente.

El reciente lanzamiento de un bono verde por parte de Genneia es, precisamente, para financiar inversiones en energías renovables.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios