Elecciones 2021

Candidatos en danza: el Gobierno busca un moderado que atraiga, y JxC purga su pelea en internas

En Provincia, el Frente de Todos se debate entre dos viejos conocidos y mujeres con empuje desde la función pública. La oposición, en efervescencia, someterá a prueba el liderazgo de Larreta.

Poco importa que las PASO se hayan pateado hasta septiembre. El engranaje del aparato electoral está en marcha en la provincia de Buenos Aires, y a solo un mes y medio del plazo estipulado para oficiar la lista de precandidatos, las fuerzas políticas ya trabajan en la definición de sus cabezas de lista para una campaña que estará signada por una crisis sanitaria y económica que golpea de lleno en el humor de la gente.

Por el lado del oficialismo, nucleado en el Frente de Todos, hace semanas quedó institucionalizado un comando electoral con sesión periódica los lunes en La Plata, donde confluyen el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, con peso rutilante en la decisión que adopte finalmente el espacio; el ministro del Interior, Eduardo "Wado" De Pedro; el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, y el jefe de la bancada oficialista en Diputados, Máximo Kirchner. Allí se sumará también el jefe de gabinete, Santiago Cafiero, y no se descarta a intendentes de la primera y tercera sección electoral.

En este ámbito de deliberación, las figuras del oficialismo coinciden en dos condiciones necesarias para ganar la contienda electoral: concluir el plan de vacunación con éxito, e inyectar plata en el bolsillo de la gente. Las encuestas que llegaron despiertan preocupación, y son conscientes que si no hay recuperación del poder adquisitivo y un control de inflación, irán cuesta arriba.

Más aún, la heterogeneidad de un gobierno frentista como el de "Todos" obliga a analizar con lupa a los eventuales candidatos a encabezar la lista. No está fácil, habida cuenta de que varias figuras con alto grado de conocimiento están en funciones ejecutivas, o ya dentro de la Cámara Baja. Y, si fuera poco, deben contar con el visto bueno de Cristina Kirchner, Alberto Fernández y Sergio Massa.

Así las cosas, el espacio se inclina por un candidato conocido y de perfil moderado, que pueda asegurar al convencido, y retener al elector encantado con los cantos de sirenas cambiemitas. El exgobernador bonaerense y actual embajador en Brasil, Daniel Scioli, cumple ese papel, para el que también anotan en carrera al intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, que supo tener sus amagues con romper con el cristinismo. 

Pero la paridad de varones y mujeres habilita otros ensayos. En el Gobierno no descartan confiar la cabeza de lista a una mujer con perfil social y gestión pública. Allí aparecen los nombres de Luana Volnovich, directora del PAMI y de estrechos lazos con Máximo Kirchner; la platense Victoria Tolosa Paz, presidenta del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, o la marplatense Fernanda Raverta, directora ejecutiva de la ANSeS.

Oposición dividida

Juntos por el Cambio (JxC) atraviesa momentos de fuerte discusión interna con vistas a dirimir más que una candidatura. Se trata de resolver el liderazgo colegiado a la que condujo la derrota de Mauricio Macri en 2019, y donde varios pelean por convertirse en el primus inter pares.

El jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta está decidido a jugar fuerte en el territorio bonaerense, y para ello insiste con un candidato propio. Por estas horas, el porteño apuesta a un enroque para colar a su vicejefe, Diego Santilli, en la discusión, y llevarse a María Eugenia Vidal de regreso a la capital federal.

Pero Larreta enfrenta el rechazo del intendente de Vicente López, Jorge Macri, dispuesto a dar pelea para sacar a Santilli de carrera. A Macri le parece "muy mal" la "imposición de candidatos desde lo mediático" y desde "otros distritos". A su juicio, es "una falta de respeto" que la candidatura se dirima entre  candidatos del PRO, lo que pone "en riesgo" la unidad del espacio, y para ello abre el juego a radicales y "lilitos" del interior. También el alcalde amenaza con su propia candidatura. Pero Jorge es Macri, y el apellido compartido con su primo Mauricio provoca escozor en parte de la sociedad política.

Larreta, junto con Vidal, animó el viernes pasado a la militancia cambiemita de la Provincia.

La otra opción que baraja Larreta es la candidatura de Graciela Ocaña o Elisa Carrió. La líder de la Coalición Cívica, retirada de la política, sostiene que, de "poner el cuerpo" a la campaña, deberá ser cabeza de lista. No obstante, otras figuras también piden cancha e incluso internas. Allí aparecen el presidente de la UCR bonaerense, Maximiliano Abad, promoviendo la candidatura del neurocientífico Facundo Manes, y el exintendente de San Miguel, Joaquín De La Torre, antiguo aliado a Massa y Vidal, que busca cocinar un plato peronista en el menú servido al elector bonaerense, quizás con participación de Emilio Monzó; quizás, con Miguel Ángel Pichetto.

¿Y la tercera vía? Varios accionistas minoritarios de Juntos por el Cambio estudiaron esta posibilidad pero la descartan por la extrema polarización. Tentado por un lado y por el otro, el exministro de Transporte Florencio Randazzo avisó la semana pasada que pretende jugar, incluso con una estructura debilitada y parcialmente fugada hacia el Frente de Todos.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios