El Gobierno asegurará en la COP26 que la producción ganadera es ambientalmente sostenible

En la Conferencia de las Partes, el Presidente planteará que la actividad agropecuaria no atenta contra la reducción de la huella de carbono. En la Rosada hubo molestias con un informe de la BBC que exhibe un supuesto lobby para alterar informes científicos.

A pocos días de que la atención de la comunidad internacional se pose sobre Glasgow, donde transcurrirá la vigesimasexta Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, y en la que el presidente, Alberto Fernández, dirá presente, el Gobierno cerró filas ante las críticas de sectores ambientalistas contra la producción ganadera local, tal como se realiza en la actualidad. 

En la Conferencia de las Partes (COP 26), la Argentina llevará un planteo que pasa por negar que la lucha contra el cambio climático deba hacer foco en los métodos de producción agropecuaria para cumplir con el compromiso global de limitar la temperatura media del planeta a fin de siglo en menos de 2 grados centrígrados.

La posición argentina se terminó de pulir al inicio de la semana, días antes de que Alberto Fernández emprenda otra gira internacional, que lo llevará primero a Roma para la Cumbre de Líderes del G20, y luego a Glasgow (Escocia), donde tendrá lugar la cita climática en la que se espera que todos los países muestren mayor compromiso para mitigar el calentamiento global.

También, la postura nacional tomó forma en respuesta a un informe de la cadena británica BBC donde se advierte que la Argentina puso reparos a las conclusiones de un borrador de trabajo científico que convocaba a "reducir el consumo de carne para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero".

Según ese informe, el Gobierno argentino pidió al Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) que se eliminen o cambien pasajes del documento que se refería a "dietas basadas en plantas" como una forma de luchar contra el cambio climático, o que describían la carne vacuna como un alimento "con alto contenido de carbono". También se pidió eliminar referencias a propuestas que gravan la carne roja y a la campaña internacional "Lunes sin carne", que insta a las personas a abstenerse de proteínas animales por un día.

El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, y el jefe de gabinete, Juan Manzur, se reunieron este lunes.

El por qué de la decisión oficial

Los cuestionamientos que aparecen en vísperas de la cumbre climática molestaron en varios despachos, donde se animaron a decir que "es todo una operación montada por Greenpeace" (que, por su parte, evitó responder a la crítica frente a la consulta de este medio), y que "es práctica habitual circular borradores de informes entre los Estados y otras partes interesadas con la finalidad de recibir comentarios e insumos", pero que es responsabilidad del compilador del documento (en este caso, el IPCC) de determinar si acepta o no cambios.

En lo central, el posicionamiento argentino pasa por no adherir a que la ganadería sea parte de un problema. Basándose en estudios del científico del Conicet Ernesto Viglizzo, el Gobierno dice que la ganadería extensiva, realizada sobre pasturas, captura más carbono del que los gases metano que producen las cabezas de ganado. 

Asimismo, el marco sobre el que la Argentina quiere dar la discusión pasa por subrayar que el país emite el 0,7% del carbono total del planeta, y que los compromisos asumidos para reducir emisiones hacia 2030 son 27,7% más ambiciosas que las fijadas años atrás, con el Acuerdo de París. 

La posición oficial insistirá en que la carbononeutralidad para 2050 será inalcanzable reduciendo la producción de alimentos, por lo que no será prenda de cambio. El crecimiento poblacional también le da argumentos al Gobierno para defender su posición en la "responsabilidad en materia de seguridad alimentaria" que asume el país, como productor de alimentos, de acuerdo a funcionarios que trabajan en estas horas en el mensaje que el jefe de Estado llevará a la cumbre en Escocia.

Otro punto determinante del Gobierno es reclamar que no haya más exigencias sobre los países en vías de desarrollo, que son los que menos han contribuido a la crisis, sin que aumente el financiamiento desde los países centrales para adaptar la capacidad productiva. En ese aspecto, la agenda climática se cruza con la de la renegociación de la deuda externa con el FMI, y los reclamos para revisar la arquitectura financiera internacional.

Tags relacionados
Noticias del día
La acción cae 9,2% en el día

Por el fin de las cuotas para viajes al exterior, Despegar se hunde y pierde u$s 74 millones en un día

Por el fin de las cuotas para viajes al exterior, Despegar se hunde y pierde u$s 74 millones en un día
La empresa argentina de viajes pierde u$s 136 millones de valor de mercado hoy, pero u$s 74 millones son por cuestiones locales. La acción registra su baja más importante desde el inicio de la pandemia. A la compañía la golpea tanto situaciones globales como locales. El resurgimiento de una nueva variante de COVID, provoca una perdida en acciones del sector, junto con el impacto de las nuevas regulaciones del BCRA.

Compartí tus comentarios