BOLSILLOS FLACOS

El consumo masivo sigue sin levantar y en abril cayó 9,1%

El impacto de la inflación en el poder adquisitivo se profundizó en los últimos tres meses. Mejor desempeño en supermercados que en autoservicios.

Las ventas de productos de consumo masivo se contrajeron en abril 9,1% en relación al mismo mes de 2020 y enlazan de esa manera doce meses consecutivos en caída interanual. 

Si bien, en parte, esta baja puede explicarse por la "elevada" base de comparación, dado que en los dos primeros meses tras decretarse la cuarentena por coronavirus se registró un sobrestockeo de productos de primera necesidad, lo cierto es que los analistas consideran que la caída es más profunda de lo esperado.

Un informe de la consultora Scentia, detalla que desde mayo de 2020 las ventas de alimentos, bebidas, productos de limpieza e higiene personal se mueven en terreno negativo, aunque en los últimos tres meses se profundizó la caída.

Tras la contracción del consumo de 9,1% el mes pasado versus abril de 2020, el "acumulado anual suma una retracción del 9,6%", destaca el informe. 

"Es importante considerar que abril de 2020 tuvo un comportamiento positivo de 4,1% por lo tanto, era esperable una caída, tal vez no tan acentuada", explicó Osvaldo Del Río, director de Scentia.

En parte, esto podría explicarse analizando la variable precio, que sin dudas termina impactando en el poder adquisitivo de los consumidores.

Es que en un contexto de paritarias que prácticamente no han comenzado este año, salvo en algunos pocos sectores, la inflación ya acumula 17,6% de suba en apenas cuatro meses, según estimaciones del Indec.

Inflación: en abril se ubicó en 4,1% y acumula 17,6% en lo que va del año

Del Río destaca que "el precio promedio ponderado que, hasta enero traía una tendencia de desaceleración de varios meses, continúa en aumento llegando a abril a 37,3%". En ese lapso las ventas en valores (pesos) treparon 24,8%, lo que da cuenta de esta caída en el consolidado del consumo masivo.

En el desagregado por canales de comercialización, se observa una marcada diferencia entre las cadenas de supermercados, que crecieron 4,2% interanual, y los autoservicios independientes, que vieron caer sus ventas en torno al 18,6%.

Esto responde también a la base de comparación, ya que en abril de 2020 los supermercados había registrado una caída del 1,2%, versus autoservicios que había crecido 8,2%.

Scentia también apunta que "continúa ensanchándose el gap de precios entre estos canales, superando en marzo los 20 puntos", con supermercados que ofrecen mejores valores en góndola, además de promociones varias.

A nivel de categorías, dado que el stockeo se había concentrado en general en alimentos de primera necesidad y productos de higiene y limpieza, la mayor caída se registra ahora en esas categorías. 

Tomando en conjunto el desempeño de supermercados y autoservicios, sólo crecieron en abril Bebidas con alcohol (7%) y Bebidas sin alcohol (7,7%), con un mejor desempeño en cadenas que en locales de proximidad.

  

Tags relacionados

Compartí tus comentarios