PRECIOS CALIENTES

Cuánto aumentó la carne vacuna en un año y cuáles son los cortes que más subieron

Las subas están encabezadas por los cortes parrilleros, que casi duplicaron su precios en los últimos doce meses. Pero la tendencia tuvo un freno en julio, bajando 19 de los 24 cortes vacunos relevados.

El mercado doméstico de la carne representa hoy un claro ejemplo del remanido recurso de los economistas sobre la foto y la película. 

El Gobierno, con acierto podría argumentar que su estrategia de contención de precios en las carnicerías, cerrando el grifo de las exportaciones de carne vacuna, fue efectiva. De hecho, el precio promedio de los 26 cortes -incluye pollo y pechito de cerdo- bajó 0,9% en julio.

Ésa es la foto y sin dudas, marca una desaceleración en las remarcaciones, con una reducción entre 0,1% y 3,9% en 19 de los 24 cortes vacunos.

Pero la película muestra un panorama muy distinto, ya que en los últimos doce meses el precio promedio de los cortes disponibles para el consumidor subió nada menos que 84,4%.

Exportaciones de carne: el campo vuelve a la carga y pide normalizar el mercado

Los datos surgen del relevamiento mensual del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) y destacan que en julio, al menos seis cortes tienen precios por encima de los $ 800 el kilo.

Es el caso del lomo, con un valor de $ 986,24 promedio; el peceto ($ 923,44); colita de cuadril ($ 902,14); nalga ($ 832,25); vacío ($ 809,04) y cuadril ($ 805,10).

En la medición interanual, los dos cortes parrilleros por excelencia registraron los mayores aumentos desde julio de 2020. Así, el vacío se encareció 94,2%, mientras que el asado de tira subió 91,1% en doce meses. Completan el top five el osobuco con 90,1%, falda 89,9% y lomo 88,9%.

En todos los casos se trata de aumentos sustantivamente mayores a la evolución de la inflación en ese período. Según datos oficiales, el índice de precios al consumidor (IPC) acumuló un incremento de 50,2% entre junio de 2020 y el mismo de 2021.

En contraste, el pack de 4 hamburguesas congeladas aumentó 56,3%, en tanto que la carne picada común subió 74,4% en el año, el cuadril (78,7%), al tiempo que la paleta y las hamburguesas caseras (por kilo) se incrementaron 78,8%.

En este contexto, hay que resaltar que el pollo y el pechito de cerdo, dos cortes alternativos a la carne bovina, describieron alzas mucho menores. El pollo aumentó 4% en julio pero en desde julio de 2020 subió 65,2%, mientras que el cerdo avanzó apenas 0,1% el mes pasado y acumula 61,4% de incremento en doce meses.

El relevamiento se realizó en 80 puntos de venta (carnicerías) de la Ciudad de Buenos Aires y el GBA, consultados en forme telefónica y además se realizaron observaciones presenciales en 40 supermercados del área. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios