Análisis

Cuándo podría aplicarse el próximo "retoque cambiario" al dólar, según este informe

La consultora LCG compartió un extenso análisis en el que repasó la dinámica del dólar oficial, su atraso frente a la inflación y el verdadero impacto en la competitividad argentina: los detalles.

En esta noticia

Desde la devaluación de más de un 50% llevada a cabo por el ministro de Economía Luis Caputo el pasado mes de diciembre, el dólar oficial se mantuvo con un crawling peg (microdevaluaciones diarias) del 2% mensual, un número muy por debajo de la inflación.

Es que, tan solo en el primer trimestre del año, el aumento de precios alcanzó el 51,6% contra una depreciación del oficial del 6%, elemento que el equipo económico utiliza como ancla inflacionaria.

Sin embargo, Caputo insiste que la devaluación tras la asunción de Javier Milei fue un overshooting (exageración de la corrección) que le permite mantener un colchón con el crawling al 2%.

En este escenario, la pregunta que se hace el mercado es si existe realmente atraso cambiario o no: ¿Cuál es la fecha límite para que caduque el overshooting? ¿Hay todavía un margen cambiario para mantener el crawling al 2% o se empieza a sentir la necesidad de una nueva corrección más brusca del oficial?

Además, con la alta inflación muy por debajo de la devaluación diaria, se genera una apreciación cambiaria que el mercado advierte que presiona sobre una pérdida de competitividad: ¿Es esto así realmente? 

Desde la devaluación de más de un 50% de diciembre, el dólar oficial se mantuvo con un crawling peg (microdevaluaciones diarias) del 2% mensual.

Ante el complicado contexto cambiario de la mano de una alta inflación -aunque a la baja- y una fuerte recesión, la consultora LCG buscó responder estas preguntas en su último informe: su análisis sobre el dólar.

¿Está atrasado el tipo de cambio? cuándo puede haber un nuevo "retoque"

En su nuevo informe económico, la consultora LCG analizó el tipo de cambio oficial para conocer si realmente está atrasado o no, en qué magnitud y cómo esto impacta en la competitividad de la Argentina a nivel global.

Para los economistas Javier Okseniuk y Melisa Sala, responsables del análisis, "todavía queda algo de margen cambiario" ya que, al menos un poco, "parece romperse la paradoja de un renovado dólar atrasado, junto con salarios que están en un mínimo".

Tal como publicó El Cronista tras dialogar con Lucas Decoud, analista de renta fija en Grupo IEB, el tipo de cambio oficial ya se apreció casi 70% desde la última devaluación.

Por su parte, LCG calcula que "la inflación [del mismo período] se comió más de la mitad de la ganancia de competitividad generada en diciembre". Así, se mantiene este margen, aunque no podrá sostenerse por mucho más.

Tras el dato del 11% de inflación para marzo y la apuesta del Gobierno de alcanzar el dígito único ya en abril, LCG considera que el "próximo retoque cambiario" podría darse cuando el IPC alcance a "ver inflaciones de un dígito".

El mercado no observa otra devaluación brusca en el futuro cercano.

Pese a este escenario, el mercado no observa otra devaluación brusca en el futuro cercano e incluso la expectativa de un nuevo salto disminuyó respecto de lo esperado en los primeros meses del año, aunque, según señala el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que publica el Banco Central, si esperan una leve aceleración para mediados de año.

Además, según la consultora, futuras aceleraciones de la devaluación del peso podrían manifestarse a través del inicio del levantamiento del cepo cambiario que hoy restringe el acceso a divisas.

El dilema de la competitividad: ¿Realmente cae por el tipo de cambio pisado?

El tipo de cambio real sirve como indicador del nivel de competitividad económica: "Cuando los precios locales suben, se resiente la competitividad; cuando son los precios internacionales los que suben, mejora nuestra competitividad", repasa LCG.

Hoy, con la Argentina encareciéndose en dólares debido a un dólar oficial casi "planchado" que se aprecia muy por detrás de la inflación, preocupa al mercado una pérdida de competitividad.

Frente a esto, LCG se preguntó "cuál es el nivel de tipo de cambio que se necesita para que las cuentas externas sean positivas".

Hoy, "el Tipo de cambio real multilateral (TCRM) resulta más bajo que el que había en octubre 2011, cuando se impuso el primer cepo cambiario (-13%), ubicándose en niveles similares a los que prevalecían en la previa a la devaluación de agosto de Sergio Massa".

Sin embargo, los especialistas señalan que es preciso realizar un análisis sector por sector para poder responder realmente si hay pérdida de competitividad o no.

En particular, el sector exportador es de los menos golpeados por distintos "endulzantes en forma de dólar paralelo" que se les fue dando en el último año y medio (dólar soja I, dólar soja II, blend 50/50, blend 75/25, etc.).

El sector agropecuario observa hoy "márgenes nulos o negativos".

En contraste, el sector agropecuario observa hoy "márgenes nulos o negativos" debido a los "bajos precios internacionales, junto con retenciones elevadas y mayores impuestos a las importaciones".

Por ende, "el indicador TCRM no termina siendo representativo de la competitividad sectorial de manera generalizada".

Para los próximos meses, LCG proyecta que "si de abril a junio todos los precios promedian una suba de 8% mensual y el tipo de cambio oficial se mantiene con aumentos del 2%, la pérdida de competitividad respecto de diciembre de 2023 será de aproximadamente 40%, una pérdida menor a que si miráramos sólo el TCR".

Temas relacionados
Más noticias de dólar

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.