Nuevo desembarco

Con la incógnita de hacer jugar a sus ministros, Alberto inauguró la campaña electoral

"Hay quienes con esas muertes negocian", le endilgó el Presidente a la oposición, en tono electoral, después de que el país superara los 100.000 fallecidos por coronavirus. Hay una negociación en marcha con el cristinismo para cerrar el perfil de los precandidatos del Frente.

En la recta final hacia la presentación de las listas, cuyo plazo vence la medianoche del sábado 24, Alberto Fernández volvió a desembarcar en el conurbano, esta vez en un indisimulable tono de una campaña 2021 que ya está dando sus primeros pasos. Sin nombrarlos, apuntó contra precandidatos cambiemitas en particular, y contra la oposición en general en las primeras declaraciones presidenciales luego de que la Argentina superara la trágica barrera de los 100.000 fallecidos por coronavirus.

"Estamos en cinco días de duelo porque nos duele mucho y merecen un homenaje y un reconocimiento. Todos perdimos un afecto, para nosotros no es intrascendente que eso pase", comenzó un Fernández que volvió a improvisar en sus discursos, sin los ayudamemoria implementados tras los traspiés dialécticos. "Hay quienes con esas muertes negocian, hacen su propio negocio, el negocio de dividirnos", reprochó.

Además de repetir la ausencia del ministerio de Salud al asumir o las vacunas vencidas en la Aduana, sorprendió Fernández al apuntar contra la gestión de un "precandidato en Entre Ríos". No lo nombró pero se refería al ex ministro Rogelio Frigerio. A su lado estaba Gabriel Katopodis, que será una pieza clave en la campaña como nexo de infraestructura entre la Casa Rosada y los alcaldes.

Al día siguiente de la peor noticia en pandemia, Fernández volvió a mostrarse junto a Axel Kicillof, que de una forma u otra plesbicitará su gestión en los comicios; en un evento con Malena Galmarini como protagonista por ser una inauguración de Aysa en Presidente Perón. No faltó en el público, además de intendentes como el rumoreado Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), el socio todista Sergio Massa.

Entre las figuritas del oficialismo sólo faltó la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, recién regresada del sur para el cierre de papeletas y Máximo Kirchner, habitué de la "mesa de los lunes", donde se discute la futura estrategia electoral. Otro de sus asistentes es Santiago Cafiero, jefe de Gabinete y de la campaña 2021. Su nombre es repetido en la danza de rumores de precandidaturas.

No es el único ministro albertista que podría cambiar de despacho. "Haré lo que defina el Presidente", se encolumnó ayer Daniel Arroyo (Desarrollo Social).

Por ser la cara de la gestión en pandemia para la campaña, por la necesidad del Presidente de tener voz propia en el Congreso o por el lugar que dejarían vacante frente a los deseos del Instituto Patria, los argumentos para sostener a los ministros candidatos varían. Pero en la Casa Rosada no disimulan las sospechas: "Ninguno está en condición decir que no si se lo piden", admiten, pero al mismo tiempo lanzan una pregunta retórica: "¿Si Axel no quiere jugar a sus funcionarios, por qué debería hacerlo Alberto?".

Al clásico "el que suena no es", de un kirchnerismo que siempre jugó al misterio, ahora desde el oficialismo aportan un "puede ser cualquiera". Como es habitual, salvo con la sorpresa de 2019, todo se definiría a último momento.

Las acciones de posibles postulantes fluctúan como los títulos argentinos en el exterior. A grandes rasgos, en el cristinismo aportan dos posibles estrategias: poner un candidato que refleje el kirchnerismo, que sirva para contener a su núcleo duro; o una opción más "moderada", al método albertista de hace dos años atrás. El primero sería una Luana Volnovich o Fernanda Raverta; ambas vienen de compartir escenario con el Presindete; y para el segundo escenario una Victoria Tolosa Paz, para ejemplificar.

La apuesta oficial es que los ultras de Juntos por el Cambio sean menos que los del oficialismo; y que lo que quede en medio no sea relevante para inclinar la balanza. "Ninguno de los que medimos mide más que la marca del Frente de Todos", repiten Cafiero y otros integrantes de "la mesa de los lunes". Eso no quiere decir que alguno mida menos.

Lo cierto es que no importa quién encabece, salvo que sea una jugada impactante como en 2019: A fin de cuentas, simbólicamente los nombres que estarán grabados en la boleta serán los de Alberto, Cristina, Axel y Sergio. 

Noticias del día

Compartí tus comentarios