INFLACIÓN

Cuánto puede costar cerrar las exportaciones de carne y qué proponen desde el sector

Afirman que la amenaza de la secretaria de Comercio Interior de intervenir el mercado cárnico, ya tuvo un impacto en la producción. Y, advierten que una medida así podría disminuir la oferta y no solucionará el problema inflacionario.

En medio del aumento de los valores minoristas de la carne y de la negociación por la continuidad del programa de cortes a precios populares, la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, amenazó con intervenir el mercado de la carne a través de un aumento de retenciones o con el cierre de las exportaciones. El sector advierte que la restricción de exportaciones no empujará a los precios a la baja, ¿Cuánto disminuiría el ingreso de divisas de aplicarse la medida? 

Según el último informe del Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentina (Ipcva), las exportaciones de carne vacuna acumuladas a lo largo del último año, desde febrero de 2020 hasta el mismo mes de 2021 tuvieron un valor cercano a 2.701,5 millones de dólares, lo que significa 1,8% del Producto Interno Bruto (PIB).

El presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes (Ciccra), Miguel Schiariti, detalló a El Cronista que en el próximo año las exportaciones de carne vacuna de la Argentina se podrían ubicar en un valor entre u$s 2500 millones y u$s 3000 millones: "En realidad no hay ningún espacio para que cierren las exportaciones. En primer lugar, la Argentina no puede darse el lujo de perder u$s 3000 millones de exportación y, en segundo lugar, esto generaría desocupación de mano de obra, lo que les va a jugar en contra en las próximas elecciones". 

El sistema de prohibir las exportaciones de carne para controlar los precios internos del alimento no es nuevo en Argentina. Lo implementó por primera vez el expresidente Néstor Kirchner en marzo de 2006

"Sólo las declaraciones políticas de Español ya generaron problemas en la producción; entre marzo y mayo los engordadores tomamos las decisiones para lo que vamos a hacer el resto del año y esto es un freno", explicó Juan Eiras, el presidente de la Cámara Argentina de Feedlot (CAF) y, agregó: "Esta experiencia que ya vivimos genera menor producción, menor oferta, un efecto contrario para los precios".

Las declaraciones de la funcionaria fueron previas a una semana clave en las negociaciones por la continuidad del acuerdo de cortes promocionales de carne, por eso desde el sector sostiene que "es una brabuconada" y creen que "en realidad no lo va a hacer". "Me parece que es muy claro que Español está amenazando a los exportadores, que considero que van a acceder a renovar un acuerdo de precios, pero no lo van a hacer ciegos", sostuvo Schiariti.

En marzo, el precio de la carne aumentó casi un 6% por las subas de la hacienda, el maíz y el combustible. De esta manera, si se acumulan los aumentos entre diciembre y abril, desde el sector sostienen que el ajuste de precios de los cortes populares debería estar en torno al 20%. "Se seguirán manteniendo los descuentos del 20% o 30% respecto de los precios de mercado, pero no se puede seguir vendiendo a $ 400 el asado", dijeron fuentes del rubro. 

"El acuerdo es un importante aporte de la industria exportadora, que no sirve nada más que para perjudicar a la industria exportadora, al consumidor no lo beneficia en absoluto", definió el presidente de la Cámara de la Industria de Carnes y, sumó: "Por las magnitudes, se ofrece menos del 4% de lo que consumen los argentinos, es una muestra publicitaria del Gobierno, las personas vulnerables no compran en supermercados".

Su propuesta es que se le deberían descontar los impuestos a los alimentos que se compren con la Tarjeta Alimentar. Según un estudio de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), el Estado es el eslabón que más se lleva de la cadena de la carne. De un kilo de asado por $600, retiene $174 por impuestos, lo que implica un 28,9%. 

En esta línea Schiariti afirmó: "En el caso de la carne, que tiene 10,5% de IVA, el 40% de lo que compran las personas con la Tarjeta Alimentar va para impuestos, pero con otros alimentos que pagan el 21%, y se les va hasta el 50%. Si quieren hacer algo en serio por la gente, saben en concreto a quiénes deberían bajarles los impuestos". Y concluyó: "Con un acuerdo de la carne como el que hay actualmente se beneficia a las personas que viven en un country y van a grandes supermercados".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios