PRECIOS MINORISTAS

La meta de Guzmán, con poco resto: la inflación del primer trimestre se puede comer el 40% del objetivo

En una economía que empieza a rebotar pero que no cuenta con financiamiento, la emisión sigue alimentando la suba de precios.

El combate a la inflación ya entró de lleno en la agenda económica y será, sin dudas, uno de los mayores desafíos del Gobierno en un año en el que las elecciones de medio término influyen en cada decisión de política económica.

Tras la difusión del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de febrero la última semana, con un incremento del 3,6%, un informe privado destaca que la inflación acumulada del primer trimestre del año puede terminar en 11,3%. Así, en sólo tres meses, la inflación ya alcanzará así un 39% de la meta de inflación que prevé el Presupuesto 2021 para todo el año.

"Hacia el primer trimestre del año 2021 se proyecta un aumento acumulado de precios de 11,3%, lo que estará determinado por la dinámica monetaria y las expectativas de los distintos formadores de precios", señala un estudio de IAE Business School.

Martín Calveira, autor del estudio, asegura que tras el 4% de enero y el 3,6% registrado en febrero "el crecimiento intermensual de los precios se sostiene en un nivel alto frente a la necesidad de estabilización".

Hacia el primer trimestre de 2021 se proyecta un aumento acumulado de precios de 11,3%, determinado por la dinámica monetaria y expectativas de los formadores de precios, señala el IAE

El analista recuerda que los precios mayoristas siguen en enero con una dinámica elevada (5,6%) y el costo de la construcción (3,1%), con un nivel mensual alto, lo que pone presión sobre la evolución de precios en el conjunto de la economía. 

E incluso el relevamiento de expectativas de mercado (REM) del Banco Central proyecta un incremento anual de precios de 46,6% en el año y 39,6% para 2022.   

Hacia adelante, el estudio enfatiza que "las proyecciones y expectativas inflacionarias se sostienen en niveles alejados de una fase desinflacionaria".

Es que la herramienta que se espera que aplique el Gobierno como ancla antiinflacionaria será, una vez más, el atraso cambiario, lo que abre un escenario incierto acerca de la variación del tipo de cambio después de las elecciones de octubre.

Se espera que el atraso cambiario sea, una vez más, el ancla antiinflacionaria, lo que abre un escenario incierto sobre la variación del tipo de cambio después de las elecciones de octubre

"Se plantean interrogantes en relación a la dinámica inflacionaria de este año", sostiene el documento. Y detalla que el proceso electoral "podría limitar los objetivos de la política de estabilización y así generar un nuevo atraso de los precios relativos de la economía generando, a su vez, potencialmente mayores complejidades sobre la estructura de precios". 

Frente a ello, apunta que es clave establecer objetivos e instrumentos claros para evitar tensiones de precios, pero también un nuevo ciclo contractivo de la actividad económica.

Y alerta sobre lo que puede ocurrir si no hay un giro importante en la política económica. "Un nivel de gasto elevado sin capacidad de financiamiento, determinará naturalmente una expansión monetaria y mayores impulsos sobre el nivel de precios", sostiene IAE Business School.

 


Tags relacionados

Compartí tus comentarios