UCR: 130 años y más vigente que nunca

La Unión Cívica Radical cumple 130 años. Es el partido político más antiguo del país y, al mismo tiempo, el mejor estructurado de todos. Nos une a los radicales una vocación férrea e inclaudicable a favor de la República y de la democracia como régimen democrático de gobierno y también como forma de vida.

Un siglo y tres décadas de vigencia implican no sólo solidez institucional sino la vigencia de un ideario reformista que no descansará nunca hasta lograr que nuestro país crezca conjugando libertad con igualdad.

El legado del radicalismo está hoy más vivo y presente que nunca. A un ritmo que llama profundamente la atención cada vez son más los jóvenes que deciden sumarse al partido para luchar por la plena vigencia del estado de derecho, el imperio de la ley, la separación de poderes y contra todo intento de burlar lo establecido por la Constitución Nacional.

El abuso político que el gobierno actual ha hecho de la pandemia, los hechos de violencia institucional registrados en diversas provincias, el manejo discrecional que se ha hecho de la campaña de vacunación transformada en una "campaña militante" con acomodos y escasez de vacunas, los "negocios" con los que determinados funcionarios han tratado de favorecer a capitalistas amigos para la fabricación e importación de vacunas trabando la llegada al país de otras; el daño inconmensurable que se le ha causado a la educación y a la economía con medidas irresponsables y equivocadas, son algunas de las razones por las cuales ha crecido la indignación y la renovada emergencia del radicalismo para canalizar tanta ansia y voluntad de cambio.

Posse confirmó su candidatura a diputado nacional: competirá en las PASO de Juntos por el Cambio

Hoy el radicalismo está más vivo que nunca. El país sigue necesitando a los radicales para encarrilar al país hacia una senda de reconstrucción ética y material.

El ideario radical sigue vigente en el ejemplo de Don Arturo Illia y en la lucha incansable de Raúl Alfonsín. Desde los tiempos de Alem e Yrigoyen, de Alvear y Frondizi y hasta del propio De la Rúa que, a pesar de sus errores, los radicales no lo escondemos, el radicalismo sigue diciendo presente con la vista puesta en el futuro.

Un futuro que le deparará mayor protagonismo porque el esfuerzo para sacar a la Argentina de la crisis de la pandemia y de la pésima gestión que está haciendo el actual gobierno, necesitará la unión de todo el arco opositor dejando atrás toda grieta.

Vienen épocas complicadas de reconstrucción integral del país. Gobernar no será fácil para nadie. Sin el gesto hecho realidad del abrazo entre Balbín y Perón será muy complicado ir hacia el rescate de la Argentina.

El radicalismo tiene esto muy claro y está dispuesto tanto a encabezar como a colaborar con un gobierno de unidad nacional. Lo único que nos mantendrá en la vereda de enfrente será cualquier intento de acordar con corporaciones de delincuentes y con aquellos que pretenden dominar a la Justicia para escapar de su alcance.

Por lo demás, como radicales, siempre estaremos allí donde se nos necesite, como bien rezaba Alfonsín, para "constituir la unión nacional, afianzar la justicia, consolidar la paz interior, proveer a la defensa común, promover el bienestar general y asegurar los beneficios de la libertad para nosotros, para nuestra posteridad y para todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios