COLUMNA

Transferencias 3.0: el futuro, hoy

El autor de esta columna es Subgerente General de la Red Link y destaca las ventajas de la nueva disposición del Banco Central que impulsa el uso del dinero electrónico, ampliando las oportunidades de negocios en especial para las MiPyMEs.

El mundo está en un proceso de cambio y aprendizaje constante, y los medios de pago no son la excepción. El aislamiento sufrido en mayor o menor medida por todos los países del mundo, acercó los medios de pago digitales a quienes aún no se animaban a su utilización rutinaria. 

Es difícil afirmar que la pandemia dejó algo positivo, pero en este caso puntual sí lo hizo. Millones de personas en el mundo se acercaron a los medios de pago digitales para ya no volver atrás y utilizar el efectivo solo en casos excepcionales.

Diversos estudios indican que si proyecta la tasa de adopción digital pre-pandemia y se compara con la actual, se puede inferir que la adopción digital alcanzada en los últimos 20 meses tardaría entre 10 y 12 años en lograrse.

Claro que este fenómeno no fue producto solo de la pandemia; la evolución de los pagos digitales ya venía mostrando desde hace rato una clara expansión y el aislamiento los impulsó a mayor velocidad.

En este nuevo contexto, se intensifica la necesidad de innovación que deben tener las entidades financieras tradicionales para acercarse a sus clientes, bombardeados por ofertas no bancarias. 

Es así como varios de los principales bancos del país lanzaron su propia solución de pagos denominada "MODO", mientras que otros grandes se jugaron por soluciones propias, todas ella con mucho éxito. 

Los clientes reciben soluciones que facilitan sus vidas, les ahorran tiempo y gestión (no van a las sucursales), tienen menos fricciones y en una sola app cuentan con funcionalidades típicas de billeteras pero en algunos casos también funciones típicas de un Home Banking, todas en una misma solución digital.

Las transacciones de billeteras se multiplicaron por tres en el último año y los usuarios crecen a una tasa mayor al 8% mensual (fuente UDE Link). 

Actualmente, el 25% de las transacciones digitales ya provienen de una billetera, en cualquiera de sus formas. Definitivamente, los bancos están poniendo el ojo en las necesidades y expectativas de sus clientes.

Las transacciones de billeteras se multiplicaron por tres en el último año y los usuarios crecen a una tasa mayor al 8% mensual

En el marco de este contexto, a nivel local el Banco Central de la República Argentina, avanza a paso firme con una solución de pago que se suma a las existentes, denominada Transferencias 3.0. 

Con el afán de lograr una disminución en la utilización del efectivo, una mayor inclusión financiera y modalidades de pago más eficientes y seguras, el ente regulador está empujando este proyecto en todos sus niveles, y hoy ya comenzó a regir, tal como indica la normativa emitida por la Entidad.   

Esta solución se basa en cuatro pilares claves: inmediatez, competencia, flexibilidad e interoperabilidad, siendo seguramente este último el más significativo y el sustento diferenciador de toda la solución.

De cara a los comercios, este nuevo sistema implica ventajas interesantes. Entre ellas, inmediatez en la disponibilidad de los fondos y menores costos en comisiones, especialmente para los pequeños comercios. 

Los comercios considerados como MiPyMEs que adhieran al sistema no tendrán comisiones durante los tres primeros meses de uso del servicio, por los primeros $ 50.000 que facturen cada mes, y luego tendrán una comisión topeada en el 8 por mil

Podrán así ampliar a sus clientes las formas de pago, contando con un sistema que les acredita los fondos en forma inmediata, que no es un tema menor.

Actualmente, el 25% de las transacciones digitales ya provienen de una billetera, en cualquiera de sus formas, asegura el autor

En definitiva, esta solución impulsada por el BCRA, con el consenso de los jugadores intervinientes, viene a satisfacer a un nicho de comercios/emprendedores que hoy cobran solo en efectivo, y por lo tanto pierden aquellas ventas donde el cliente no esta dispuesto a pagar con papel billete. 

Con un bajo costo y con una rápida implementación, el comercio puede comenzar a cobrar con el código QR que le facilita el aceptador (proveedor del medio de pago al comercio), el cual podrá ser leído por todas las billeteras del mercado, ya que éste es un requerimiento normativo clave (interoperabilidad). 

El gran logro del ente regulador ha sido que las Fintech más importantes del mercado, abran sus QR para que puedan ser leídos por todas las billeteras actuales y las que seguramente están por venir.

Los bancos tienen la enorme oportunidad de jugar un nuevo papel en este contexto y es el rol de Aceptador, y ser ellos quienes provean a sus comercios de un medio de pago ágil y económico.

El gran logro del Banco Central es que las Fintech más importantes del mercado, abran sus QR para que puedan ser leídos por todas las billeteras actuales y las que seguramente están por venir

Si esta solución logra expandirse y filtrarse en los sectores donde hoy solo se acepta efectivo, el beneficio es para todo el ecosistema: Los comercios van a poder sumar clientes que prefieren no usar efectivo y ya adoptaron una billetera como instrumento de pago; el fisco tendrá visibilidad sobre operaciones que hoy no está viendo; y el usuario final que ya adoptó una billetera digital, y no se desprende nunca de su teléfono celular, ya no tendrá que preocuparse por salir a la calle sin efectivo en su bolsillo.

Parece que el futuro llegó, o por lo menos está muy cerca.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios