¿Saldrá Japón de su recesión en 2021?

Debido a la pandemia, y al igual que la casi totalidad de los países desarrollados, la economía japonesa ha sufrido a lo largo de 2020 fuertes impactos negativos; estimándose que -en dicho período- su PBI caería a una tasa del orden del 5,6%. Asimismo, los niveles de precios en los 12 meses cayeron casi un 1%. Por su parte, y a pesar de los fuertes subsidios implementados, el nivel de desempleo pasó de un 2,2% en diciembre del 2019 a un 3,1% hacia fines del año pasado. Estos datos, muestran -claramente- que la economía del país oriental atravesó en 2020 un peligroso escenario de recesión, con deflación y pérdida de niveles de ocupación.

Dicho esto, y dado que la economía bajo análisis es la tercera en importancia a nivel mundial, resulta de importancia analizar su probable evolución en 2021. Para ello se partirá de un escenario sanitario base en el cual se asume que, a lo largo de este año, la pandemia -merced a las políticas de responsabilidad social y a una fuerte campaña de vacunación- iría menguando para llegar, hacia fines de año, a niveles controlables y con significativamente menores impactos negativos. Asimismo, respecto a la economía global, el escenario asume que -de acuerdo al FMI- la misma comenzaría gradualmente su recuperación, con un crecimiento consolidado del orden del 3,5%.

Partiendo de estas hipótesis, el pronóstico es que la economía japonesa saldría a lo largo del 2021 de su difícil situación; previéndose que la misma presentaría una "tendencia de crecimiento moderado". Por supuesto que este escenario se halla sujeto a la peligrosa eventualidad exógena de un nuevo brote del Covid. Sin embargo, a este respecto, la decisión política es clara: "se continuarán tomando todas las medidas y por el tiempo que sea necesario" para evitar una nueva recesión con deflación; esto es: agresivas políticas de estímulo fiscal (subsidios, baja de impuestos, aumento del gasto público) y monetarias (inyección de liquidez, tasa de interés negativa) .

Desde el punto de vista de la demanda agregada, las expectativas 2021 del Bank of Japan (BoJ) sobre sus principales componentes son:

• Exportación: moderadamente creciente, basada en una recuperación de la economía global y un valor competitivo del yen

• Consumo privado: tendencia levemente positiva en función de un mayor nivel de empleo

• Inversión privada: en aumento provocada por mayores exportaciones y producción industrial

• Inversión pública: incremento de sus niveles actuales

• Consumo público: ídem anterior, especialmente en egresos de apoyo fiscal, monetario y sanitario

Por su parte, las principales estimaciones macroeconómicas del BoJ y otras entidades internacionales son:

• Crecimiento PBI: + 4.0%

• Inflación minorista: -0,4%

• Nivel de desempleo: 2,8%

• Tipo de cambio: más competitivo que el actual de 103 yen/dólar ( su moneda se revaluó un 5,2%% en 2020)

• Tasa de interés de referencia: -0,5%

Ahora bien. ¿Cuáles son los principales riesgos del escenario descripto? Entre otros:

• Covid 19. Cuánto más errada sea la hipótesis de la fuerte disminución de la pandemia, mayor será el riesgo

• Expectativas. Si la situación global empeorara, las expectativas -tanto de las familias como de los empresarios- caerían fuertemente; con todas las implicancias negativas que esto tendría sobre el consumo y la inversión

• Incertidumbre. En caso de una mayor deflación que la prevista, las ganancias empresarias podrían disminuir por una baja en la demanda

• Sistema financiero. Eventual desconfianza en su solvencia y liquidez

En síntesis. Japón ha sufrido en 2020 un peligroso escenario de recesión, deflación y desempleo. Por ahora, y tal como se ha explicado en esta nota, las autoridades están dispuestas a continuar, e incluso profundizar, las medidas sanitarias y de estímulo macroeconómico por el tiempo que sea necesario; de manera de lograr un crecimiento moderado, con menores niveles de deflación y de desempleo. Más allá de esto, incluso asumiendo dicho escenario como el más probable, no es menos cierto que el balance de riesgos está sesgado a la baja; principalmente debido a cómo se comporte la evolución de la pandemia.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios