OPINIÓN

Repunte de las ventas minoristas: las pymes, entre el optimismo y la incertidumbre

¿Será este el inicio hacia la recuperación estructural del sector o algo circunstancial, característico de un contexto pre-electoral?

A más de un año y medio del comienzo de la pandemia, las pymes de los diferentes rubros ven una lenta mejora desde que comenzó el año 2021. En el caso del sector de comercio y servicios, con subas y bajas, entre restricciones y flexibilización, se fueron buscando alternativas para impulsar el consumo y, en consecuencia, aumentar las ventas minoristas. ¿Será el inicio hacia la recuperación estructural del sector pyme, o algo circunstancial, característico de un contexto pre-electoral?

De acuerdo a datos suministrados por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), las ventas minoristas pymes subieron 11,4% anual en julio a nivel país, pero cayeron 10,6% frente a lo alcanzado en el año 2019. Algo similar sucedió en la Provincia de Buenos Aires, donde también se pueden observar algunos signos de recuperación del consumo, especialmente en los rubros de Alimentos y Bebidas, Electrodomésticos y Tecnología, Indumentaria y Accesorios, Calzados, Mueblerías, Librerías y Jugueterías, entre otros.

Mucho tuvo que ver la flexibilización de las restricciones, el pago del medio aguinaldo, y el incremento de las ayudas por parte del Estado a ciertos sectores de la economía, principalmente los más necesitados y afectados por la pandemia.

Otro rubro que repuntó, particularmente como consecuencia de las vacaciones de invierno, es el turismo. En consecuencia, las repercusiones positivas se extendieron a todo lo relacionado con el movimiento vacacional: Gastronomía, Hotelería, Esparcimiento, Actividades Culturales, entre otros. Más de 4 millones de turistas viajaron por la Argentina y gastaron casi $ 35.000 millones. En ese contexto, el balance para las pymes fue positivo, con casi 9 millones de personas que realizaron excursiones y viajes cortos.

Si bien este movimiento se notó en muchas regiones del país, en lo que respecta a la Provincia de Buenos Aires, arribaron casi 700.000 turistas con pernocte durante las vacaciones de julio, con Mar del Plata a la cabeza, y gran concurrencia en la zona de las sierras, tanto Tandil como Sierra de la Ventana. Otros distritos destacados fueron La Plata, Baradero, Carmen de Patagones, San Miguel del Monte, Chascomús, Tigre, Lobos, San Pedro y San Antonio de Areco.

Esto representa una bocanada de oxígeno para el sector minorista, que se ilusiona con este fin de semana, al celebrarse el Día de la Niñez. Según la Cámara Argentina de la Industria del Juguetes (CAIJ), entre enero y junio de 2021 las ventas minoristas del sector crecieron 23,2% respecto a igual período de 2020.

Todo indica que, con esta fecha comercial especial a la vuelta de la esquina, esta tendencia se sostendrá y seguirá en aumento, especialmente para los negocios y jugueterías de barrio en el territorio del AMBA. Y si a eso sumamos la reciente ampliación del programa Ahora 12 a rubros como indumentaria, calzado y marroquinería, -algo que veníamos solicitando desde FEBA-, vemos señales que ayudan a impulsar el consumo y la actividad del sector, ya que representan beneficios no solo para los comercios, sino también para los clientes.

Si bien los signos de leve recuperación del ritmo de producción y actividad comercial de las pymes es una realidad, la incertidumbre se mantiene entre empresarios, comerciantes y emprendedores. Además del contexto de pandemia, la inflación, las pesadas cargas impositivas, siguen impactando a un sector que no termina de levantar cabeza.

Para lo que resta del año, los expertos pronostican una inflación acumulada del 25,3%, lo que llevaría a finalizar el 2021 por arriba del 45%. Las pymes que mejor sobrellevaron el nuevo contexto o que pudieron reinventarse, siguen haciendo esfuerzos para mantenerse de pie y sostener la fuente de ingresos de sus empleados.

Compromiso público y privado

El avance de la vacunación es una buena señal, ya que ayuda a que la gente se anime a retomar sus actividades, lo cual repercute positivamente en el consumo. Pero todavía falta para que el proceso de recuperación despegue de manera definitiva y que acerque la realidad pyme, por lo menos, a los índices prepandemia. Por eso hay que seguir trabajando en busca de alternativas que ayuden a estas pymes, que representan el 70% de la economía del país.

Para que los datos alentadores proliferen y se consoliden, necesitamos el compromiso y el trabajo conjunto entre el sector público y el privado. Es clave que el Estado siga estando presente, con medidas y políticas que atiendan las problemáticas específicas de las pymes.

En representación del sector privado, desde FEBA -que nuclea a 250 cámaras empresariales de la Provincia-, seguimos acompañando con foco en la reconstrucción económica y social. Venimos de meses muy difíciles y empezamos a ver algunos indicios de mejora. Sigue habiendo incertidumbre, pero tenemos algunos elementos para empezar a reducirla. Lo importante es que las pymes, los trabajadores, el Estado y la sociedad estemos más unidos que nunca, para salir adelante y superar esta situación.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios