Zoom Editorial

¿Por qué los inversores no descartan una devaluación y por qué Guzmán, sí?

El ministro de Economía, Martín Guzmán aseguró el fin de semana que "no va a haber devaluación" y afirmó que el Banco Central "está acumulando reservas" y que hay "superávit comercial" además de que "las exportaciones vienen creciendo". "Hay muchos diciendo 'se viene una devaluación'. El año pasado decían lo mismo, dijimos 'no', y no pasó. Ahora decimos lo mismo, 'no', no va a haber devaluación", dijo.

El ministro habló en el CCK y compartió panel con Yanis Varoufakis, ex ministro de Finanzas de Grecia durante la crisis del 2015 y referente de la Internacional Progresista; y Andrés Arauz, ex ministro de Conocimiento y Talento Humano y ex candidato presidencial por el Movimiento Revolución Ciudadana en las últimas elecciones de Ecuador, describió la agencia NA.

La tranquilidad que intenta llevar Guzmán a los mercados no parece convencer a todos. De hecho, tanto los bonos de la deuda local como las acciones de empresas argentinas entraron desde hace un tiempo a esta parte en fluctuaciones constantes.

La inflación, la falta de dólares y el precio del dólar paralelo también son señales que están lejos de colaborar en la toma de confianza de los inversores. De lo contrario es imposible pensar por qué el mercado financiero no tiene una suerte de festival a la suba de acciones y bonos argentinos. ¿Si todo está bien, por qué las acciones de muchas empresas están por debajo de su valor libro? ¿Por qué el riesgo país sigue tan alto si ya se renegoció con los acreedores la deuda privada?

Al mismo tiempo, todas las fichas parecen estar puestas en la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El acuerdo que los mercados daban por cerrado a mitad de este año todavía no está. En el Gobierno nadie niega algún tipo de ruptura en las negociaciones, tampoco se niega que se esté trabajando para lograr un acuerdo.

Pero mientras el acuerdo más se demore, más van a seguir tensionando los mercados. También es cierto que no se puede cerrar cualquier acuerdo y los mercados también saben que este Gobierno no lo hará. La duda que se tiene y que el propio Gobierno no logra despejar es si realmente hay intenciones de acordar con el FMI o si existe la posibilidad de entrar en default con el organismo financiero.

"El préstamo del FMI fue un préstamo político. El FMI no lo va a reconocer, pero fue el Director Ejecutivo en el FMI que se sentaba en la silla de Estados Unidos al momento del préstamo quien dijo públicamente que había sido un préstamo de apoyo al gobierno anterior", dijo Guzmán.

El FMI, si bien sabe que el dinero que le prestó a la Argentina durante el gobierno de Mauricio Macri era imposible que fuera devuelto en tiempo y forma, también sabe que tanto el Fondo como el país necesitan un acuerdo.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios