Metaverso y comercio electrónico: ¿el futuro ya llegó?

El comercio digital en el Metaverso abre un sinfín de oportunidades. Sin embargo, sus características van a diferenciarse del eCommerce tradicional tal como lo conocemos.

Los acontecimientos que rodean la irrupción de la tecnología del metaverso adquirieron un ritmo de vértigo desde que, hace apenas semanas, Mark Zuckerberg mencionara el término como parte de su explicación para el cambio de nombre de la razón social de Facebook, que ya no es más Facebook Inc sino Meta.

Tras la presentación de "Meta", el naming se convirtió rápidamente en trending topic mundial en redes sociales y las búsquedas de la palabra en google explotaron. Esto cuando hasta pocos días antes la existencia del metaverso llevaba años reducida al segmento gamer, en particular a los fanáticos de Roblox, Fornite, y otras plataformas donde, como un anticipo, se configuran entornos virtuales inmersivos donde las personas pueden jugar e interactuar de diversas formas sin los límites o definiciones del mundo físico.

Las 5 criptomonedas del metaverso que dieron ganancias del 189%

Los metaversos son espacios donde lo físico y lo virtual diluyen sus fronteras, cuando personas en trajes integrales y con visores para realidad virtual comparten con otros, juegan, compiten, compran y venden, crean, diseñan sus espacios domésticos y privados, mientras co-crean con los públicos. Todo mediante avatares individuales que desarrollarán sus propias necesidades, intereses y estilos, algo así como alter egos virtuales pero con una existencia y capacidad de consumo e interacción propia, ampliatoria del "yo" del mundo físico.

Es cierto, el metaverso ha existido durante décadas, pero sólo ahora empieza a explotar sobre la base, además, de la extensión de la banda ancha de alta velocidad y de una generación de procesadores de alto poder que ya están ampliamente disponibles para brindar una experiencia intensamente realista y sin errores.

Los acontecimientos se aceleraron. La dinámica de los hechos no debería sorprendernos si recordamos lo que ocurrió, por ejemplo, con Zoom: esa plataforma de videollamadas existía hacía años pero cuando se desencadenó la pandemia tardó apenas días en convertirse en el teléfono de los 70/80 o el celular de los 90 y principios del siglo XXI.

de qué se trata el metaverso

Podemos visualizar de qué se trata el metaverso con una escena en la que imaginarnos cómodos en el sofá de nuestro living, con un equipo de realidad virtual, mediante el cual compartir con un amigo o familiar a la distancia un momento de juego, de charla de café, mientras lucimos ropas virtuales únicas, accesorios y objetos digitales que adornan nuestro espacio doméstico o nos posicionan en los públicos, todo dentro de un ecosistema que girará en torno a medios de pago virtuales, activos digitales no fungibles como los NFT y criptomonedas.

Ethereum: qué son los NFT y cómo crearon un mercado que ya vale u$s 41.000 millones 

En los metaversos podremos asistir a conciertos virtuales que se desarrollen en los confines del mundo sin tener que viajar, buscar lugar donde dejar el auto o hacer la cola para entrar. Habrá un mercado para objetos apreciados en el mundo físico, cuya digitalización le aportará una autenticación de propiedad tan exclusiva como la del mundo real y que le agregará valor adicional.

La relación entre todo este fantástico mundo de posibilidades y el comercio electrónico es simplemente natural o inevitable.

Las transacciones comerciales al interior de los metaverso serán el componente del cual se nutrirá su sostenibilidad y posibilidades de escala.

Metaverso y comercio electrónico

El comercio digital en el Metaverso abre un sinfín de oportunidades. Sin embargo, sus características van a diferenciarse del eCommerce tradicional tal como lo conocemos. Sus pilares son los conceptos que agrupan - como el commerce 3.0 - siendo sus bases fundacionales la descentralización, la privacidad y la ubicuidad. Esto significa que, apoyado en nuevas tecnologías como blockchain, criptomonedas y non-fungible tokens (NFT) las transacciones requerirán gradualmente de menor cantidad de intermediarios y no será requerido entregar información personal para concretarlas, además de que podrán ser realizadas desde cualquier dispositivo, en cualquier momento y lugar.

Los NFT merecen una consideración específica. En tanto tokens criptográficamente únicos, las marcas pueden usarlos, por ejemplo, para aumentar el valor de un producto físico porque se puede autenticar y trackear hasta el lugar, la hora y la fecha en que se fabricó, compró y registró ese artículo con destino a un nuevo propietario. Así, el producto tendrá adherido un componente de exclusividad que aumenta su valor, sea económico o sentimental, estimulando su circulación como moneda social de redes sociales y comunidades específicas, tanto online como offline.

Las potencialidades de este mercado ya son objeto de estudio y salen las primeras estadísticas y proyecciones.

El gigante de la criptografía Grayscale sostiene en un informe que el metaverso tiene el potencial de convertirse en una oportunidad de ingresos anuales de 1 billón de dólares en el ámbito de la publicidad, los eventos digitales, el comercio electrónico y el hardware.

Algunos expertos proyectan que esta nueva realidad de bienes virtuales, juegos y entretenimiento podría representar más de $82 mil millones para 2025.

Metaverso y empresas

Más allá de estas proyecciones, el hecho de que los cuatro grandes players tecnológicos -Facebook, Google, Apple y Microsoft- se hayan lanzado a invertir en el metaverso es una evidencia de que los metaversos se van a volver parte de nuestra normalidad como lo han hecho las redes sociales.

Los casos de uso podrán nacer tanto en el mundo físico y extenderse al metaverso, o, a la inversa, ser originados desde una experiencia en el metaverso que tenga un componente redimible en el mundo físico.

La primera de las alternativas puede ejemplificarse con la iniciativa "Into the Metaverse" que lanzó Adidas, con 30.000 unidades de su propio NFT, el 17 de diciembre pasado, una oferta que se agotó en cuestión de horas. Quienes adquirieron el NFT se convirtieron en parte de una comunidad que tiene acceso a productos y experiencias tanto en el mundo físico (buzos, camperas, etc.) como virtual (wearables en metaversos, eventos virtuales, entre otros).

En la última conferencia de Meta sobre "Tendencias sociales para el futuro del comercio y el marketing para 2022 y más allá", Nicola Mendelsohn, VP Global Business Group de Meta, señaló que "el metaverso es una oportunidad para las marcas que podrán crear espacios que fortalezcan el engagement. Debe vivirse desde el principio".

"El consumidor ya no va de compras sino que compra continuamente. Hemos pasado del comercio electrónico, donde el consumidor descubre los productos, a la era del comercio de descubrimiento, donde los productos encuentran su objetivo", detalló, durante el mismo evento, Beth Horn, retail and e-commerce director de la ex Facebook en Londres.

Qué es el metaverso y qué empresa argentina ya lo implementó: cuánto piensa ganar

metaverso para todos

Metaverso no será solo territorio para grandes marcas. Al ritmo de la extensión y masificación de las soluciones tecnológicas y los recursos para intervenir en el metaverso, los emprendedores y creadores tendrán acceso a millones de usuarios a partir de los cuales podrán construir productos virtuales únicos, que el público no había visto antes. Sin el filtro de los costos físicos de fabricación y distribución, tendrán una posibilidad de llegada inédita a los clientes.

Como nunca, las necesidades del cliente y su empoderamiento, serán la medida de todas las cosas.

En este contexto, las marcas deben asegurarles a los consumidores una experiencia de excelente hasta inolvidable, una demanda que ya está en el ADN del eCommerce pero que enfrentará nuevos desafíos en el metaverso.

Desafíos tecnológicos

Si bien todas las nuevas tecnologías que permiten llevar a cabo lo que denominamos commerce 3.0 (blockchain, DeFI, NFTs, criptomonedas, smart contacts, etc.) están creciendo a un ritmo vertiginoso, aún se encuentran en etapas tempranas y lejos de explotar aún todo su potencial.

El gran desafío para los próximos 5-10 años es que logren un nivel de madurez y estandarización que haga que ni siquiera sea necesario entender todo lo que llevan por detrás para que un servicio sea posible, de igual manera que hoy no se nos ocurre preguntarnos qué se necesita para que tengamos Internet en nuestros hogares.

Estas tecnologías requieren gradualmente mejor equipamiento de hardware y de conectividad (5G) lo cual podría representar una brecha digital en su velocidad de adopción o acceso.

Finalmente, otro punto a considerar para la masificación de universos virtuales tiene que ver con bajar el costo de acceso a dispositivos especializados para AR (realidad virtual). Hoy cuesta aproximadamente u$s 300 un dispositivo como Oculus Quest. Es importante, además, lograr una experiencia aún más natural y satisfactoria al utilizar estos dispositivos.

Interoperabilidad entre metaversos

La interoperabilidad entre los distintos metaversos es también una apuesta clave para su masificación futura. Mientras hoy podemos representarnos al ecosistema en su conjunto como una galaxia donde cada metaverso tiene su propio "planeta" con sus propios habitantes y reglas, el objetivo es lograr protocolos y mecanismos que permitan a esos habitantes viajar entre los distintos metaversos y lograr mecanismos de interacción entre ellos (por ejemplo, a nivel de moneda, wearables, etc.)

Hay muchas otras cosas que planear. Por ejemplo, cuando en la actualidad compramos un producto en sitios como Mercado Libre o Amazon, nos apoyamos en múltiples instituciones, leyes y protocolos que nos brindan la confianza y el respaldo de que el producto que adquirimos nos será entregado por el valor acordado y que, en caso de no estar satisfecho, puede realizar su cambio.

En el Metaverso, la ausencia de un gobierno centralizado (y asociado al mundo físico) junto con los menores requisitos de identificación de datos personales va a requerir de la construcción de mecanismos y protocolos que generen la "confianza" de que al comprar algo esté asegurada su contraprestación.

El desafío para los proveedores de soluciones de digital commerce es siempre estar por delante invirtiendo en investigación para poder llevar soluciones que sustraigan a los clientes de la complejidad tecnológica que hay por detrás.

En nuestro caso particular, desde Summa Solutions, siempre el foco está puesto en el comercio sin fricciones (seamless commerce), que permite a un comprador tener la mejor experiencia con sus marcas preferidas en el momento y entorno que lo desee en forma consistente.

Tags relacionados

Noticias del día

Comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios
  • WG

    walter giaché

    09/01/22

    La verdad que todo esto es un meta verso !!!

    0
    0
    Responder