Zoom de Finanzas

Los datos de inflación reponen una agenda urgente para el Gobierno

Después del veranito de dos semanas restaurando puentes financieros con los EE.UU., se impone la realidad de los datos duros de una economía en problemas que exceden a la dinámica de las reservas y el dólar. El problema es la instrumentación política.

Después de varios días en los cuales la misión de normalización financiera de Sergio Massa en Washington cosechara dólares y cierta tranquilidad, Kristalina Georgieva, la titular del FMI, puso las prioridades argentinas en su lugar.

Unas horas de la difusión del dato oficial, evaluó muy positivamente su encuentro con el equipo económico pero dictó una sentencia: "Los problemas que enfrenta la Argentina son muy significativos y al tope está la inflación, que es devastadora especialmente para los pobres de la Argentina".

Poco antes, el Ministro de Economía y sus principales espadas técnicas habían retenido más de la cuenta a Georgieva obligándola a llegar tarde a una reunión del board del organismo.

Allí los representantes de EE.UU. llevaban nuevamente una idea condescendiente hacia el país, sellada en la visita del ministro al Departamtento del Tesoro, en un apretón de manos a David Lipton con un abrazo a Janet Yellen.

A cambio, el Departamento del Tesoro reiteró, una vez más, la necesidad de abordar las demoradas reformas y el encarrilamiento de objetivos trazados con el Fondo. De ello informó ayer el ministro de Economía a Cristina y Máximo Kirchner.

El Gobierno tiene que responder a la hoja de ruta acordada con el FMI, el único "ancla" disponible, sin poder eludir compromisos duros para el frente interno.

Es poco probable que Marco Lavagna, el titular del Indec, adelantara en la reunión el dato del aumento de 7% del IPC en agosto, solo 0,4 punto menos que en julio, cuando los cálculos previos, oficiales y privados, apuntaban a mayor desaceleración.

Hoy el Banco Central tomaría acciones drásticas para contener el "devastador" problema de la inflación por la vía de un aumento de la tasa de interés.

Lo estaría empujando también el repunte del dólar por efecto de los pesos sueltos contrapartida de los sojadólares que tras la liquidación buscan cobertura.

Se vio en los futuros del Rofex, cuyas tasas se habían calmado hace una semana y en las últimas 48 horas volvieron a reflejar mayores perspectivas de devaluación.

La tasa de política monetaria podría elevarse así de 300 a 600 puntos, hasta 75% TNA. Como se comunicó, volver al cauce de un acuerdo con el Fondo también implica las tasas positivas que lo son más con estos niveles de inflación.

Hay que prever que la ratificación por parte del FMI de las metas implican más inflación. La eliminación de subsidios al gas, la luz y el agua para reducir el déficit conlleva un aumento tarifario aún no impactó en agosto. Lo peor está por venir.

El curso inevitable del acuerdo lo marcó la propia Georgieva al reconocer el "compromiso muy fuerte de la Argentina con el programa, de que es un ancla para la economía argentina. No tienen el lujo de otras anclas", advirtió.

Anclados y disciplinados, sin margen para la improvisación. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.