Análisis

Licuación inminente: ¿hacia un escenario ineludible en donde perdemos todos?

Desarmar nuestros últimos veinte años dolerá muchísimo no importa lo que hagamos, bienvenidos finalmente a la realidad que será muy cruel.

En esta noticia

Dos escenarios cambiarios. Escenario 1: optimista, el tipo de cambio oficial sube de acuerdo con lo que indican los futuros de ROFEX, la brecha se achica y el dólar CCL se iguala al tipo de cambio oficial

Escenario 2: pesimista, el tipo de cambio no para de subir, el CCL no para de subir, la brecha se mantiene en los niveles actuales o subiendo. Bajo este escenario habría una corrida directa de toda la masa de pesos contra los pocos dólares que tiene la economía, llevando el tipo de cambio a valores impensados. 

Si todo esto se acelera caóticamente: ¿dónde podríamos terminar? Si el próximo presidente deja que el mercado haga una dolarización de facto, llegaríamos al "escenario 2 con aceleración caótica". También, podría darle miedo este escenario e imponer un corralito en pesos por tiempo indeterminado

Si el mercado decide ir por el "escenario con aceleración plena y por lo tanto con una dolarización de facto" la crisis va a doler como nunca antes: en una mañana el mercado sinceraría veinte años de kirchnerismo.

De esta forma, se plantean dos escenarios para el próximo presidente. "Romperlo todo" generaría una híper y licuación en dólares nunca vista en Argentina, escenario difícil y quizá sin sustento político. "No romperlo todo" nos obligaría a convivir con muchísimos dramas que no se solucionarían por largos años, escenario también difícil y quizá sin sustento político. 

Si el próximo presidente deja que el mercado haga una dolarización de facto, llegaríamos al "escenario 2 con aceleración caótica".

Moraleja: desarmar nuestros últimos veinte años dolerá muchísimo no importa lo que hagamos, bienvenidos finalmente a la realidad que será muy cruel.

Dos eventos contribuyen al reciente castigo sobre bonos y ADRs argentinos

Primero, Argentina ya está en hiperinflación, de aquí en adelante la pregunta es cuánto se van a acelerar los precios. Un vómito licuatorio es bearish (pesimista) activos financieros argentinos porque implica locura, incertidumbre, caos, confusión. 

Segundo, el partido opositor con mayor chance de ganar las presidenciales vota todo un paquete de leyes junto al oficialismo. La reciente votación de impuesto a las Ganancias refleja que el voto peronista tiene un tamaño de al menos 60% del electorado, difícil imaginar un cambio de país con semejante magnitud y en especial, con todas las cirugías que habrá que implementar

Wall Street sigue descontando tres candidatos a presidente. Primero, peronismo oficialista. Segundo, peronismo opositor. Tercero, oposición no peronista. La negatividad de activos argentinos se debe principalmente a que las dos opciones peronistas sumadas representan más del 60% de los votos y muy probablemente ganen las elecciones. Entonces Wall Street mira y concluye: si la oposición con mayor chance presidencial vota junto al gobierno, no hay cambio posible y nos siguen vendiendo.

¿El rally de los últimos meses en duda? 

El rally estuvo generado totalmente por la expectativa de cambio y la votación de impuesto a las Ganancias pudo haberlo cambiado todo. Es posible que, de caras a lo observado recientemente, Wall Street esté "cancelando" las expectativas de cambio y eso implica una fuerte corrección potencial cuyo comienzo quizá estemos viendo en estos últimos días en especial después de la votación de Impuesto a las Ganancias.

Los próximos seis meses. Por los próximos seis meses transitaremos un escenario donde es posible el caos político, social y económico, gane quien gane. Ya empezó un proceso muy intenso de dolarización de carteras de cara a octubre y, por lo tanto, venta de activos en pesos principalmente en CER, lo que empieza a descontar el cierre del carry trade.

Escenario 2: pesimista, el tipo de cambio no para de subir, el CCL no para de subir.

La improvisación. A esto se le suma que todos los días se escucha una versión distinta respecto a las medidas monetarias a implementar lo que da la sensación de "no plan" y "suma improvisación". La improvisación no es buena noticia para Wall Street. El escenario político base sigue siendo el mismo: ganan los libertarios con una muy fuerte alianza peronista y es esto último lo que pone en dudas el cambio.

Los escalones. Cada cosa que se haga bien será premiada con un salto vertical en activos financieros tanto en bonos como en acciones y cada cosa que se perciba como mal será castigada con una caída también vertical. Por muchos meses Argentina transitará un mercado de escalones con premios y castigos muy violentos.

Dolarización pre-electoral. Ya empezó un proceso muy agresivo de dolarización de carteras de caras a octubre y, por lo tanto, venta de activos en pesos en CER dado que, ante un salto vertical del tipo de cambio, no podrían capturarlo a la velocidad que lo harían los "dólar link", se repite el trade "pre-PASO": el mercado compra "dollar links" y vende CER. 

En un escenario de salto vertical del tipo de cambio como fue el lunes post PASO, primero el "dólar link" le gana al "CER" y luego, quizá si es que siguen existiendo estos contratos, vuelva el arbitraje en favor de "CER" intentando capturar el pass-through como ocurrió en los días siguientes a las PASO. Es muy posible una fortísima verticalidad futura de mercados y podría durar muchos meses.

Temas relacionados
Más noticias de Wall Street
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.