Escenario de guerra

La oportunidad argentina frente a una nueva demanda mundial de petróleo

La guerra está presente en el escenario económico mundial avisando de una nueva demanda energética. La tragedia del conflicto en Medio Oriente entre Israel y Palestina, tal como ocurrió con el inicio de la invasión de Rusia a Ucrania desde febrero de 2022, nos pone a los argentinos frente a una nueva, pero repetida, disyuntiva: ¿Qué papel vamos a jugar? ¿Otra vez vamos a estar desabastecidos internamente cuando podríamos abastecer de petróleo al mundo?

La crisis actual, desatada desde el ataque terrorista a territorio israelí, disparó el precio del petróleo, con una suba del 6% en octubre, aunque luego reculó en hasta ubicarse por debajo de los 80 dólares el barril. Pese a todo, según el Banco Mundial, de continuar el escenario bélico podría no encontrar un techo de cara a 2024.

La suba del crudo es y será paralela al crecimiento de la intensidad de la guerra, que volvió a escalar tras la breve tregua de fines del mes pasado. Según las agencias internacionales, Israel ya demostró que es capaz de derribar una parte importante del petróleo saudí, lo que incrementaría el costo del barril, que pasó de 75 dólares en mayo a 90 en octubre. A todo esto no debemos olvidarnos del conflicto bélico europeo, por lo que la economía global enfrentará en 2024 un doble shock energético.

En medio de la crisis, Argentina tiene un papel importante que jugar a la hora de abastecer la creciente demanda y de generar los dólares que el país necesita, pero tampoco puede permitirse sufrir los problemas importadores que acontecieron tanto este año como en 2022. En ese sentido, es fundamental que no haya más trabas para impulsar el desarrollo energético nacional.

Es positivo, por ejemplo, que la justicia decida no frenar la exploración sísmica y explotación petrolera frente a las costas de Mar del Plata, siendo un indicio de que el camino es el correcto. A esto tenemos que agregarle lo sucedido con el buque de Greenpeace que ingresó al área de exploración offshore de Equinor e YPF y fue sacado como corresponde por la Prefectura. Así las cosas, hay una ventana de acá a seis meses para que se lleven a cabo las tareas de perforación.

En estos proyectos todos los estudios y previsiones de las empresas son sumamente alentadores. Aunque hay que ir con prudencia y no apresurarse, la posibilidad de tener un Vaca Muerta 2 es concreta. Pero para poder aprovechar esta coyuntura que se presenta, el panorama debe ser previsible a largo plazo, respetar la seguridad jurídica, con reglas claras para que el inversor se sienta seguro y apueste por invertir en el país.

No se puede pensar en una Argentina petrolera, que atienda las necesidades de un mundo en guerra, sin ordenar la macroeconomía interna, como por ejemplo la endémica inflación. Se deben acelerar los proyectos de inversión en infraestructura, poner en condiciones a refinerías y oleoductos, y no quedarse solamente en Vaca Muerta y el Gasoducto Néstor Kirchner. La provincia de Buenos Aires, por ejemplo, donde se refina el 70% del total de combustibles a nivel nacional, será uno de los enclaves del boom energético que el país necesita.

Argentina está en condiciones de autoabastecerse prácticamente en combustible porque tiene petróleo y tiene refino, es por eso que exporta. Si eso no sucede es por regulaciones internas absurdas. En el sector se están haciendo multimillonarias inversiones que empujan mucho la economía y que de seguir por este camino será uno de los pilares para lograr la estabilidad macroeconómica.

Desde afuera miran atentamente hasta el mínimo detalle de lo que ocurre en un país que tiene tanto potencial. Pero como todavía hay tiempo para encontrar esa oportunidad en medio de la crisis, hay que actuar en consecuencia, aprender de lo perdido en 2022 y 2023, y poner manos a la obra de cara a 2024, donde la energía será el principal insumo que buscará el mundo.

Temas relacionados
Más noticias de Petróleo
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.