La novia adolescente de Maradona y la tiranía cubana

Un nuevo capítulo post mortem sobre Diego Armando Maradona se abrió tras las declaraciones de Mavys Álvarez, una esbelta mujer cubana, rubia y de tez blanca. En una entrevista para América TeVé en el canal 41 de Miami revivió situaciones dolorosas de su pasado.

Ante el periodista Mario J. Pentón contó que el viernes 1° de septiembre del año 2000, con sólo 16 años, se escapó de la casa materna para pasear por la ciudad de Matanzas, situada al este de La Habana. Allí un hombre la interceptó para proponerle una aventura impensada.

"Al principio pensé que quien me proponía eso estaba loco. Era un cubano. Después supe que era el salvavidas del hotel. En el carro, a unos pasos, nos miraba Carlos Ferro Viera, amigo de Maradona. Estuvieron más de una hora convenciéndome de que era importante ayudar a Diego, que era una figura mundial, amigo de Cuba y que estaba deprimido. Y finalmente acepté conocerlo", apuntó Mavys.

Maradona hizo famoso al edificio y ahora se vende uno de los departamentos de Segurola y La Habana: ¿cuánto sale y cómo es?

"En el hotel me recibió Guillermo Esteban Coppola, un amigo de Maradona. Ahí me asusté muchísimo porque estaba en toalla y pensé lo peor. Unos minutos después me recibió Maradona. Conversó mucho conmigo y me dio confianza. Me cayó bien. Nunca se propasó. Me invitó junto a mi familia al día siguiente a cenar al palacio Dupont", continuó el relato.

"Yo era una niña. No tenía maldad ninguna. Él era un extranjero, un rico y se había fijado en mí. No podía decirle que no. Era un privilegio ser su novia. Mi mamá no lo tomó nada bien. Tampoco mi papá. Pero a esa edad uno suele ser muy rebelde y no tener en cuenta el criterio de los padres. La vida con Maradona era muy loca: fiestas, discotecas. Me llevaba a comer. Nunca imaginé que después me metería en las drogas de la que me costó tanto trabajo salir" reveló Mavys.

Maradona había viajado a Cuba a rehabilitarse de las drogas, permaneciendo con intermitencias en la isla cerca de cinco años. La adolescente llegó a vivir con él en una de las dos casas que el régimen cubano le facilitó durante sus largas estadías. En otra casa contigua, vivían los amigos y otros asistentes de Maradona.

El Diez residió en el Centro Internacional de Salud La Pradera, dependiente del Ministerio de Salud. En el mismo lugar donde recibió atención personalizada el expresidente venezolano Hugo Chávez. En octubre del 2000, Fidel Castro y Chávez firmaron un convenio de colaboración para atender a venezolanos que se recuperaban de lesiones por armas de fuego.

Amazon juega fuerte en Argentina con el estreno de la serie de Maradona y un film sobre el juicio a las Juntas

Ese "hospital 5 estrellas" (todo incluido) situado en La Habana, integra el corredor de "turismo de salud" y ofrece múltiples servicios sólo a turistas extranjeros que pagan tarifas diarias en dólares. Cuenta con piscinas, gimnasios con cintas de correr, máquinas de remo, equipos de entrenamiento de alta gama, aparatología médica de última tecnología, salas de cuidados, dentro de un amplio perímetro y lujosa infraestructura.

Después de 4 años Mavys logró escaparse de aquel tormentoso entorno: "Él pasaba largos períodos fuera de Cuba. En ese tiempo yo me fui alejando de las drogas. Estaba limpia, pero me refugiaba en el alcohol. Estaba cada vez más sola y conocí a mi actual esposo. Con él inicié una relación. Él me ayudó a salir de ese mundo. Tuvo paciencia y me acompañó en la parte más difícil de mi vida", contó Álvarez.

LA CONFESIÓN QUE DESNUDA EL TRAUMA CUBANO

La serie de reportajes dados por la exnovia del Diez dejó traslucir una cruda realidad ante la gran audiencia de la TV, que todavía hoy persiste.

Si bien Mavys sostuvo que su relación con Diego fue consentida, desde hace décadas la sociedad cubana padece de abusos sexuales infantiles.

"En Cuba no se criminaliza las relaciones con menores de edad. A partir de los 14 años las niñas pueden casarse con el consentimiento de sus padres. Las relaciones sexuales sólo constituyen delito si se realizan bajo estupro, es decir, si el adulto utiliza el engaño o el abuso de superioridad sobre el menor", explica la abogada Laritza Diversent, directora de la ONG Cubalex.

Y agrega sobre este caso: "Lejos de proteger a la menor, en Cuba esa adolescente (Mavys) pudo haber sido sancionada por el delito de peligrosidad predelictiva, que es la figura legal que utilizan contra las muchachas que tienen relaciones con turistas". El Código Penal de Cuba prevé penas de 1 a 4 años de prisión para dicho delito.

Cuba aprobó la creación de las primeras 32 empresas privadas

Según datos oficiales, en el período 2016-2019 se incrementaron un 24% los abusos sexuales contra menores en la isla: ultraje sexual (50%); corrupción de menores (47%), pederastia (3%). Una mayoría silenciosa de cubanos descreen de las cifras oficiales.

La periodista Aimara Peña González, líder de la organización Nueva Cuba señala: "Así de terrible debe ser la situación cuando el gobierno, que por lo general no suele revelar cifras exactas, lo admite". Y apunta: "Es triste ver que a los abusadores no los sancionan con todo el peso de la ley".

El Código Penal cubano sanciona con 15 a 30 años o muerte a los delitos de violación o pederastia con violencia. El abuso lascivo contra un menor conlleva una pena de entre 1 y 5 años de prisión y la corrupción de menores (con fines sexuales) entre 7 y 30 años o la muerte.

En 2015, el médico Ramón Zamora había denunciado un caso de violación de una niña y luego del proceso señaló: "La acción legal que tomaron contra el pedófilo fue de 4 años de cárcel. En Cuba los violadores cumplen su pena y regresan al mismo entorno donde cometieron las barbaridades para reincidir".

Marthadela Tamayo, de la Red Femenina de Cuba, denuncia que "en la isla se hace difícil conocer las estadísticas reales porque el gobierno no permite acceder a ellas y sólo se conoce lo que decidan publicar en los medios de prensa oficiales". Y advierte a la población: "Debemos mantener encendidas las alertas con los casos de abusos sexuales a menores y no podemos perder un minuto".

Un estudio realizado por el jurista Lázaro Enrique Ramos Portal (Facultad de Derecho, Universidad de La Habana), sobre 938 sentencias del Tribunal Supremo (1974/2016) revela que de 180 víctimas de violencia sexual, la mayoría (81,1 %) corresponden al sexo femenino y 18,9% al sexo masculino, ambos grupos con edades promedio de 12,1 años y 11,9 años. Según los casos analizados, las mujeres padecen victimización sexual durante más años de su vida.

"Ellas permanecen prácticamente expuestas durante toda su vida" sostiene Ramos Portal. En el estudio se advierte que al momento de cometerse los delitos el 77,4% de las mujeres víctimas eran menores de 16 años y 22,6% superaba esa edad.

"Pueden apreciarse relaciones de poder y asimetría con bases en la dependencia económica y la subordinación patriarcal" subraya el jurista cubano. El 70% de los hechos no se dan a conocer y sólo 1 de cada 4 víctimas formula la denuncia ante las autoridades.

ENSAYO "REVOLUCIÓN 60"

"Nací el 2 de mayo de 1959, en La Habana. Unos meses antes, el 1° de enero, Fidel Castro y los guerrilleros tomaron La Habana. Cuando entraron a la capital, la historia de la isla cambió para siempre", así comienza su autobiografía la escritora cubana (nacionalizada española) Zoé Valdés.

Y en otro párrafo dice: "Nací el Año de la Liberación (1959) y no he conocido más que una tiranía en mi país. El exilio ha significado un consuelo. En 2011, Fidel Castro pasó el mando a su hermano Raúl y éste, a su vez, en 2018 puso en la presidencia a un títere. Nada ha cambiado. No existe más legado que el del terror".

La egresada de la Universidad de La Habana y también guionista cinematográfica ("Vidas paralelas"), en otro tramo relata: "1975, Año del I Congreso del Partido Comunista. En una playa, dos militantes comunistas de provincia trataron de violarnos a una amiga y a mí. Intentamos denunciarlos y nos amenazaron con encarcelar a nuestros padres. El mío ya estaba en prisión. Tenía 16 años y faltaban 19 años más para que me exiliara de la isla secuestrada por una Revolución fracasada".

Valdés, una referente de la oposición al régimen cubano, galardonada por su obra literaria ("Lobas de mar", "La eternidad del instante"), debió exiliarse en 1995 y actualmente reside en París.

A esta altura vale remarcar que en el Código Penal cubano "se considera 'estado peligroso' la especial proclividad en que se halla una persona para cometer delitos, demostrada por la conducta que observa en contradicción manifiesta con las normas de la moral socialista" (art.76).

UN PLANETA LLAMADO MARADONA

Es como un gran globo iluminado de celeste y blanco que nunca se detiene sobre su eje, ni siquiera tras la muerte terrenal del ídolo.

Uno de los mejores futbolistas de la historia, envolvía con su magia a la pelota y con gambetas endiabladas hacía vibrar a las multitudes. Miles de gargantas coreaban su nombre tras el grito de gol.

Aquel astro glorificado disfrutaba dentro de un campo de juego. En cambio, cuando se quitaba la camiseta y los botines se convertía en el blanco perfecto de la impiadosa fama. Su desenfrenada vida nunca fue privada y siempre sobrepasó cualquier límite, pero ya no resulta "sentenciable".

El Maradona 'Dios del fútbol' supera ampliamente a la imagen del hombre devastado que a los 60 años murió casi en solitario en una casa ajena.

Un joven Maradona frecuentó a Fidel Castro, de quien dijo fue "un segundo papá". Lo visitó con su esposa Claudia Villafañe y sus hijas (Dalma y Gianinna) cuando eran niñas. Durante su proceso de rehabilitación de las adicciones, compartió banquetes, fiestas y habanos de primera calidad. Con sus habilidades y anécdotas solía deslumbrar al dictador cubano.

Estos hechos ocurridos hace 21 años, ponen en cruel evidencia la red de privilegios que se desplegaba a favor del excapitán de la Selección Argentina y su círculo de amistades.

La ONG Fundación por la Paz y el Cambio Climático en Argentina dio a conocer una denuncia ante la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex) para que se investigue a Guillermo Coppola y el resto del grupo que por esa época acompañaba al Diez, con relación al viaje de la joven Mavys a Buenos Aires, presuntamente "sin el consentimiento de sus padres y bajo presiones".

Jorge Valdano, compañero y héroe junto a Maradona en el Mundial México 1986, tras su muerte, en una entrevista al diario El País de España dijo: "Fue un personaje mayúsculo. Yo soy una persona absolutamente conciliadora, pero las dos únicas veces que he estado a punto de pegarme fue estando con Diego, por gente invasiva que no nos dejaba hablar. Esa era su vida las 24 horas y daba igual que estuviera en Argentina, Nápoles o Suiza. Es imposible ser Maradona y ser normal".

Esta historia sacude el lado oscuro del ídolo futbolero y por estas horas, nadie se ofrece ni parece estar dispuesto a defenderlo en honor a su memoria.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios