La inteligencia ya es artificial, ¿la empatía también?

Según el diccionario de Cambridge, empatía es la habilidad para compartir los sentimientos o experiencias de otra persona. Es entender y sentir imaginando cómo sería estar en la situación de esa otra persona. 

Pero me pregunto si las máquinas que no sienten emoción alguna, pueden capturar señales de su interlocutor e inferir con precisión lo que siente para decidir preguntar, recomendar, o accionar en consecuencia, logrando una empatía percibida por la otra parte...

¿A cuánto estamos que la tecnología emule nuestra habilidad intrínsicamente humana de empatizar?

Veamos un par de ejemplos de películas que se han adelantado a presentar distopías (futuros que no deseamos o nos dan miedo que ocurran)

El 1er caso es el 4to capítulo de Black Mirror, fechado en Febrero de 2013, y llamado "Ahora mismo vuelvo". Desarrolla el caso de una joven esposa que pierde a su marido y contrata un servicio en Internet basado en Inteligencia Artificial, que crea un clon con toda la información pública digital que generó su marido durante su vida y que puede dialogar post mortem con su esposa como si aún estuviera vivo. 

Cambia el WiFi: cómo es la versión 7 y por qué todos lo van a querer

La empresa proveedora ofrece esto como "servicio básico", pero también ofrece un servicio avanzado que incluye un robot domiciliario con iguales características físicas que su marido. En fin...mis emociones me hacen cosquilleos en mi estómago ahora mismo al recordarlo...

El 2do caso fue lanzado curiosamente 1 año después, en 2014. La película llamada Trascendencia, con el actor Johnny Depp, desarrolla el concepto de "inteligencia colectiva" en Internet, y construye un avatar electrónico del actor que muere al principio de la película (no estoy spoileando, ocurre en los primeros minutos), quién habla, ve y contiene a su viuda esposa durante su momento de duelo, desarrollando un personaje artificialmente empático. Aclaro que mis cosquilleos continúan...

¿Cuán cerca están estas utopías y distopías en cumplirse?

Están ocurriendo, pero en cuotas...

El concepto ya fue acuñado y se llama Empatía Artificial (o AE en inglés), y puede ser definido como la habilidad de modelos no-humanos para predecir el estado emocional de las personas a partir de expresiones faciales, voz o gestos, pudiendo predecir el estado emocional vía estímulos generados artificialmente. Sí, sí... entiendo que predecir no es igual que sentir...

Según Minter Dial, autor del libro Heartificial Empathy, describe la Empatía Artificial como la codificación de la empatía en las máquinas. Si la empatía es una habilidad que se aprende y se entrena interactuando con personas a lo largo de nuestras vidas... ¿entonces pueden aprender las máquinas a ser empáticas?

Bill Gates predice que se vienen nuevas pandemias: en qué solución puso u$s 150 millones

Soluciones basadas en el reconocimiento facial y de la voz, pueden identificar las emociones de un cliente llamando al call center o el nivel del operador para vender su producto o servicio, las cuales ya existen y asignan una carita feliz o triste al final de cada uno de los millones de contactos por día. También son realidad los robots dedicados al cuidado de la salud, los cuales veremos en los siguientes párrafos.

Les comparto algunos casos actuales de tecnologías y robots que son pioneros en la búsqueda de empatía artificial

Emoshape es una compañía de Nueva York que se dedica a proveer un servicio de "síntesis de emociones" basado en Inteligencia Artificial desde 2017, como un servicio de nube y vía un chip para ser usado por todas las organizaciones que hacen robots y deben integrar esta "habilidad artificial" de empatizar.

Pepper, un robot que hace contacto visual, baila, cuenta chistes, detectando emociones humanas. El mismo da la bienvenida en más de 140 locales de Softbank en Japón desde 2016. En 2018 se sumaron varios hospitales en Bélgica que implementaron estos robots en la recepción.

Paro, un robot con forma de mascota, que acompaña a niños internados en hospitales que precisamente no son "pet-friendly", brindando diversión y estimulación. 

El video de hace más de 20 años donde Milton Friedman predice el Bitcoin: cómo lo vio venir

Otro caso es AV1, un robot de una compañía Noruega, que ayuda con las tareas en línea de los colegios a más de 8 millones de chicos que no pueden asistir a clases por enfermedades con tratamientos largos en Suecia, Dinamarca, Países Bajos e Inglaterra.

Y ni hablar de SAM, un robot en residencias para acompañar y asistir hasta a 25 adultos mayores, que recuerda horarios para tomar píldoras a cada uno y puede hablar con médicos proveyendo telemedicina a partir de situaciones que detecta anormales.

¿Queremos esto?

Pocos conocen hoy a Lise Meitner... Es apenas la creadora de la fisión nuclear. Podríamos agradecerle de haber creado la tecnología que permite generar energía 100% limpia de una forma muy eficiente, una de las más usadas mundialmente para generar electricidad, aunque haya controversias en Europa de países a favor de la energía nuclear (Francia) y en contra (Alemania).

Pero también podemos asegurar que Lise no supuso que su invento sería utilizado para matar a más de 146.000 civiles en Japón.

Creo que debemos apoyar proyectos de innovación tecnológica con propósito, para ayudar al bienestar de las personas, para proteger la naturaleza de la alta huella de carbono.

El uso militar de la fisión nuclear claramente no seguía lineamientos éticos de hacer felices a las personas, aun queriendo justificar una paz futura, con una acción masivamente violenta y "reparadora" como lo expresaban algunos líderes de esa época.

Plan Mi Compu: cómo acceder a las notebooks, celulares y tablets para jubilados

Los avances tecnológicos son como el agua en las manos, se escurre indefectiblemente a través de los dedos. En lo que debemos trabajar es en un acuerdo global de Ética digital que involucre a todos los expertos en Inteligencia Artificial y Robots para que la empatía artificial no sea "un medio para bajar costos de las interacciones con humanos" o para, simplemente, reemplazar un abrazo o una pregunta desde nuestros corazones.

Todos, seamos líderes políticos o de organizaciones, empleados de las mismas, entrepeneurs o usuarios, deberíamos apoyar las tecnologías éticas con fines nobles para evitar las distopías futuras que tanto nos asustan. Y como siempre... la tecnología nunca es peligrosa, sino como la usamos.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios