Análisis económico

¿Dolarización en 2023? Por qué el próximo presidente tendrá una semana para llegar al déficit cero

Pensando en 2024, Argentina no tiene otra chance que ir a un escenario de déficit cero a velocidad de la luz. El debate ausente para la Argentina electoral que se nos viene en 2023 es el concepto de déficit cero

Si vamos a hablar de dolarización, primero hablemos de déficit cero. De lo contrario, es maquillaje y, por lo tanto, pérdida de tiempo. Argentina agotó las tres fuentes clásicas de financiamiento de déficit: 

  1. Bonos externos: 'empomamos' a Wall Street.
  2. FMI: no nos quieren cerca, ergo, los 'empomamos' también.
  3. Emisión en pesos: los argentinos 'empomados' también después de 100 años de emisión sin límites, ven un peso y se estresan con inflación corriendo al 80% anual. 

Pensando en 2024, Argentina no tiene otra chance que ir a un escenario de déficit cero a velocidad de la luz. El debate ausente para la Argentina electoral que se nos viene en 2023 es el concepto de déficit cero. Y ese debiera ser el primer tópico por discutir: para un país que no tiene acceso al mercado de deuda y que tampoco puede emitir más pesos, la única opción razonable es estabilizar el Presupuesto. El resto distrae. Y recuerden: nada puede construirse en el largo plazo si gastamos más de lo que generamos. Es así de simple y doloroso a la vez. 

Dólar: un informe publicado por el FMI alertó sobre los riesgos de mantener una economía bimonetaria 

Y como están las cosas de deterioradas, el próximo presidente argentino no tendrá más de una semana para llevar a la Argentina a una situación de déficit cero. ¿Y cómo se implementa eso? Es la misma pregunta que me hago. Sería muy útil que cada candidato lo explique con un Excel de 10 líneas...

"El próximo presidente argentino no tendrá más de una semana para llevar a la Argentina a una situación de déficit cero"

Tuiteaba días atrás lo siguiente: "Los pesos que llevo para comprar en el supermercado pesan más que los bienes que me traigo a cambio. Si esto no es el comienzo de una híper, yo soy el reemplazo de Lo Celso en el mundial".

Dolarización: la consultora más leída por los bancos ya se pregunta por las intenciones de Mauricio Macri

Recordaba además que en la hiperinflación alemana el papel que se utilizaba para imprimir el marco alemán cotizaba por sobre el marco alemán. Este es solo un ejemplo de lo esotéricamente incomprensible que se torna un proceso inflacionario cuando se acelera. Y si bien no hay una regla escrita, pareciera que cuando la inflación comienza a ser superior al 5% mensual el monstruo monetario se empieza a descontrolar.

Dólar importador: el Nación habilita u$s 100 millones ante falta de financiamiento a los bancos 

También es cierto que el manual de la teoría económica dice que para que se genere una hiperinflación es necesario un evento que todavía no observamos en la coyuntura actual: súbito colapso de la demanda de dinero. O sea, de golpe la gente no querría más pesos y se resguardaría comprando cualquier bien real que sirva de refugio ante la diezmada moneda argentina.

La economía es un sistema dinámico y, como tal, obedece a leyes de la matemática. Los sistemas dinámicos pueden ser estables o inestables

  • Es estable cuando, a lo largo del tiempo, las distintas fuerzas que lo definen van interactuando de manera tal de converger hacia un equilibrio de largo plazo. 
  • Los inestables comienzan a tener una dinámica que los apartan definitivamente de su equilibrio de largo plazo de manera tal que, en la medida que transcurra el tiempo, la exacerbación del caos es más notoria y evidente.

"Para que se genere una hiperinflación es necesario un evento que todavía no observamos en la coyuntura actual: súbito colapso de la demanda de dinero"

Ese salto desde la estabilidad a la inestabilidad significa el momento a partir del cual un serio problema se convierte en tragedia caótica. Ojalá me equivoque, pero pareciera que nos estamos acercando a ese punto. 

Mi pronóstico es que dicho episodio caótico ocurriría al momento en que asuma el nuevo presidente, que probablemente será 'no peronista'. De esta forma, el escenario de crisis bíblica como bienvenida al próximo mandatario no es un escenario con probabilidad cero. De hecho, ya estamos observando un sistema que empieza a mutar con una aceleración muy preocupante.

Aerolíneas e YPF: qué opinan los argentinos sobre privatizar las empresas públicas

Es importante analizar en perspectiva relativa la gravedad inflacionaria que tenemos frente a nosotros. Estados Unidos, por ejemplo, tiene una inflación anual cercana al 8%: hace un año que la Reserva Federal viene luchándola de manera inclaudicable y, a pesar de ello, son pocos los avances que al momento se observan. Argentina exhibe ya un poco más de 10 veces la inflación estadounidense, por lo que dicha cifra en magnitud relativa nos cuenta el monumental problema que tendrá frente a sí el próximo presidente.

"Las crisis no forman parte del manual peronista: las principales variables macroeconómicas de la Argentina están chocando y generando una coyuntura de tensión máxima"

¿Por qué digo próximo presidente y no actual? Porque soy argentino y desde que vivo en esta tierra (solo compresible para nosotros mismos) las crisis no forman parte del manual peronista: son ese carnaval de locura que debe soportar el próximo gobierno. Y no creo que esta vez sea la excepción. De esta forma, hace tiempo ya, las principales variables macroeconómicas de la Argentina están chocando y generando una coyuntura de tensión máxima.

Probablemente, en esta Argentina la inflación será más alta de lo que hoy vemos, el dólar será más alto de lo que hoy vemos y la pobreza ser más alta de lo que hoy vemos. Tarde o temprano todo este guiso de tensiones cósmicas se sincerará: no sé si llevará meses, años o décadas pero la tendencia es irreversible

Si Argentina no comienza a convencerse de que es imprescindible un cambio brusco de modelo, nos dirigimos a un escenario cubano de capital cero. O sea, un país que está en una tendencia dinámica de destrucción total de su stock de capital.

Lamentablemente, ningún líder político habla de la formidable y dolorosa cirugía que deberemos implementar si es que queremos volver a sacar a esta Argentina de un sendero caóticamente inestable hacia uno nuevamente normal, con todo el dolor que seguramente implicará. 

Los argentinos que se preparan para la próxima elección a presidente ya se esperanzan ingenuamente. Una vez más. Lamentablemente, aun haciéndolo todo bien desde hoy mismo, el daño es tan enorme que los primeros resultados los vería recién la generación que sigue. Y recuerden: la esperanza sin racionalidad es la utopía de los tontos.

Tags relacionados

Noticias del día

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • CDAA

    Cesar Dario Avalle Avalle

    14/11/22

    Que porcentaje de la poblacion argentina leyo este articulo? aparte de mi. Seguramente menos del 1 % con vaiors ceros despues del cero punto o sea 0.00001% por lo tanto y aunque los obligues a leer o se lo pongas en TV NO LO ENTENDERIAN, a menos que lo canten a ritmo de reagetton o lo explique en burdo hxipolitakis para que algo comprendan. Fianl seguro de esta historia, GUERRA CIVIL.

    0
    0
    Responder