Blockchain y criptomonedas: el derecho a la privacidad financiera

La mejor manera de respetar realmente la privacidad de alguien es simplemente no tener datos personales de los clientes. Las criptomonedas son una forma.

"Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques".

Este extracto de la Declaración Universal de Derechos Humanos se vuelve cada vez más fundamental a medida que el mundo virtual y el real se fusionan, dando un nuevo significado a la privacidad. Y es por ello, que las marcas y empresas que comprenden este problema buscan soluciones para brindar más seguridad a los clientes y usuarios.

Recientemente, las discusiones sobre privacidad y seguridad de datos se han vuelto más comunes. Tomando cada vez más peso en las decisiones de las personas sobre, por ejemplo, a la hora de elegir o no las empresas de servicios que contratan de acuerdo a cómo utilizan, almacenan y manipulan los datos personales de los clientes.

Otro factor que definitivamente ejerce una gran influencia en la adopción de medidas de privacidad por parte de las empresas es el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR), creado por la Unión Europea (UE) y que entró en vigor desde mayo de 2018 y las versiones locales como lo es la Ley 25.326 de Argentina de Protección de datos.

Con esto en mente y buscando no perder a la cada vez mayor cantidad de clientes que son más conscientes de la relevancia de la privacidad en sus vidas, varias empresas han buscado demostrar públicamente que respetan los datos personales y que tienen formas de prevenir su filtración.

Dicen: "Cuidamos tu privacidad". Pero, ¿se puede llamar realmente privacidad a la proporcionada por las empresas tradicionales, incluidas las instituciones financieras? Usar el dinero del departamento de marketing para afirmar que preservan la privacidad de sus clientes no es tan importante como sí lo es el mostrar cómo lo hacen realmente.

Blockchain y Criptomonedas

La mejor manera de respetar realmente la privacidad de alguien es simplemente no tener datos personales de los clientes.

Por razones obvias, en el mercado financiero, para tener control crediticio y contable, todavía necesitamos proporcionar algunos datos privados a los bancos. Pero aún así, suelen solicitar más datos de los necesarios. La buena noticia es que, poco a poco, la blockchain y, por lo tanto, la tecnología de las criptomonedas están cambiando este panorama. Después de todo, si el dinero es tuyo, ¿por qué uno no puede usarlo cuando, donde y como quiera?

Con esta poderosa tecnología, cada persona es libre de crear y utilizar tantas billeteras como desee para almacenar y realizar transacciones de sus activos digitales, sin tener que proporcionar ningún dato personal o solicitar autorización a ninguna institución para tener una cuenta, y tendrá posesión de la clave privada, que le da acceso a su cartera de activos en Blockchain. Solo la persona tiene los accesos para mover su dinero, y es libre de hacerlo cuando lo desee, sin horarios, sin fronteras, sin permisos, sin comisiones bancarias y sin los peligros de que los fondos puedan ser congelados arbitrariamente por la entidad o por el gobierno.

Y como si esto por sí mismo no fuese una gran noticia, queda mencionar que las Blockchains más famosas, como Ethereum, están completamente descentralizadas, es decir, los datos son compartidos por millones de computadoras en todo el mundo, haciendo que toda la información sea confiable, fácilmente auditable y resistente a la censura.

¿Se entiende, ahora, por qué hay resistencia a las criptomonedas y muchos sectores son reacios a hablar de sus ventajas, centrándose solo en las partes que consideran negativas?

Tags relacionados

Compartí tus comentarios