CRONISTA POR UN D A

Papá Noel ya tendió la mesa para los CEOs

El cierre de 2018 en el mundo de los CEOs será un punto de inflexión por varias razones. En primer lugar porque todos los pronósticos económicos erraron. Hubo un atisbo de reactivación que quedó abruptamente trunca por una crisis más profunda de lo que asomó. En segundo lugar porque los cuadernos de las coimas separarán inexorablemente la paja del trigo en materia de responsabilidades empresarias y connivencias políticas y, ojalá, esta vez sí sirva para erradicar al pseudoempresario del empresario privado de verdad. Hay una certeza, 2019 será un año de ajuste de cinturones, aunque para el Gobierno lo peor ya pasó y las señales de reactivación se sentirán en el segundo trimestre de ese año. También, un año electoral y los ruidos políticos no suelen ser buenos aliados en los balances privados exitosos.

Queda claro que en la próxima campaña electoral los portes privados serán más cuidadosos, con o sin la aprobación de la ley de financiamiento de partidos políticos que se discutirá en las sesiones extraordinarias que acaba de extender el presidente Mauricio Macri hasta fines de este mes.

Antes del brindis de fin de año, los empresarios comienzan a acomodar sus fichas mirando lo que vendrá. Por ejemplo en la Cámara de la Construcción acaban de elegir nuevas autoridades coronado a Julio Crivelli como su nuevo titular. Este es sin duda un sector donde la crisis económica y en especial la judicial les cambiaron la ecuación en el aire.

Este año no hubo, por primera vez festejo anual del sector. Nadie quiso correr el riesgo de tener en la foto a un nuevo arrepentido o detenido junto al Presidente.

De hecho el ex titular de la entidad, Carlos Wagner, quien se convirtió en pieza clave para la investigación del juez Claudio Bonadio, es uno de los pocos detenidos en el sector privado por los pagos de comas, aunque tiene prisión domiciliaria. Si bien en la cámara los socios son las empresas y no las personas, el impacto de las sospechas en los pagos de comas extendió en esta área fue letal para muchos. Hubo pocos motivos para festejar este año, aunque algunos pocos tiraron la casa por la ventana igual. Como el caso de Niro Construcciones que cumplió 50 años, pasó por diferentes circunstancias económicas como el país y ganó, entre otras, la construcción de las piletas de la villa olímpica.

Desde allí, Lucio Niro, cree que como a él estos nuevos tiempos representarán nuevos negocios para pymes que en otras ocasiones quedaban afuera de muchos negocios a lo mejor no por falta de capacidad sino de "billetera en negro". Entre las pymes el fin de año está durísimo. Así se lo plantearon hace una semana al ministro de la Producción y Trabajo, Dante Sica, los referentes más importantes de IDEA Pyme. Le dijeron al funcionario que el bono de fin de año en muchos casos "se consumió" hasta tres meses de colchón para las compañías más chicas, donde las cadenas de pago a proveedores siguen crujiendo, según confesaron el 68% de las compañías encuestadas por el Observatorio Pyme.

En el Gobierno les recordaron que el bono de $ 5000 obligatorio para los trabajadores en relación de dependencia del sector privado desactivó el paro de la CGT previsto para fin de año y que esa conflictividad gremial tampoco hubiera gustado en el empresariado. Para los CEOs el razonamiento fue válido pero cuestionan que la distensión se financió exclusivamente con las arcas privadas exclusivamente. Fue una receta que funcionó y que se repetirá en el futuro, en especial, en 2019.

En la Unión Industrial administran caras largas desde hace tiempo. Es un sector donde la reactivación asomó por abril y se volvió a cajonear hasta nuevo aviso. La situación es heterogénea pero en aquellos casos en los que se ve alivios en todo caso es por cierre de la competencia, un diagnóstico poco alentador para el nacimiento de empresas y la ceración de empleo privado. Con ese escenario y un horizonte complejo para el año que asoma ya se mueven algunas piezas en el tablero de ajedrez electoral de la UIA. Volvió a la central fabril el diputado Ignacio de Mendiguren con el documento de la Pastoral Social.

También Diego Videla, referente de las pymes y crecen el vicepresidente Guillermo Moretti y el directivo José Urtubey. Las próximas elecciones encontrarán los dirigentes fabriles en pleno impacto por la investigación sobre el cuaderno de las coimas que procesó a uno de los referentes más importantes del sector, el CEO de Techint Paolo Rocca.

Si hasta ahora, el vicepresidente y otro directivo de Techint, Luis Betnaza nunca quiso ser ahora, ¿esa situación cambiaria en el nuevo contexto?

Por otra parte, el actual titular Miguel Acevedo estaría en condiciones de ser reelecto aunque también podría reactivarse la posibilidad de que Daniel Funes de Rioja, titular del Business 20 ahora si pueda tomar la poltrona fabril ya que Argentina ahora asistirá a la organización del próximo G20 en Japón pero no tendrá sobre sí la misma intensidad de gestión y viajes que tuvo hasta ahora.

Otro que podría ser es el ex presidente de la UIA, Adrián Kaufmann Brea, directivo de Arcor, la alimenticia que puede esgrimir a su dueño y titular, Luis Pagani, libre de sospecha en la veta judicial que le quita el sueño a muchos referentes del empresariado local. Para las elecciones en la UIA falta mucho, recién en abril o mayo debería estar listas las urnas ya sea con dos listas o con lista de unidad. Pero como pasa son los comicios nacionales, aunque aún el año no empezó, las cartas siempre se muestran en la mesa que tiende Papá Noel.

Tags relacionados
Noticias del día