Banca Privada Galicia

El Cronista Comercial

MARTES 23/07/2019
Jueves  16 de Mayo de 2019

El paradójico presente del FMI

El paradójico presente del FMI

Las relaciones de los países subdesarrollados de América, Europa Asia y África con el Fondo Monetario Internacional (FMI), han sido relativamente turbulentas en las últimas décadas. Una euforia provocada por un salvataje financiero era acompañada por pedidos de urgentes reformas, siempre vinculadas con programas de reducción de gastos y agendas desprovistas de medidas tendientes a salvaguardar el crecimiento económico que, una vez implementadas, sugestivamente empeoraban la salud institucional del Estado, el poder de compra del salario y la distribución del ingreso.

A tanto llegaba la fricción que, en el número 720 de la calle 19 en Washington DC, incluso se debatía acerca de la manera de declarar la quiebra a los países endeudados (como si se tratara de empresas). No era un tema más planteado por un académico circunstancial, sino una iniciativa formal y concreta, impulsada y fundamentada por la autoridad máxima del FMI de ese entonces, la Directora Gerente (interina) Anne Krueger quien insistía en que "inspirarse en los procedimientos de suspensión de pagos empresariales tiene mucho sentido" (Krueger, 2002).

Como otros pensadores del mainstream, auspiciaba estos procedimientos hablando de "administrar" y "gestionar" la política sin considerar que la economía de un país, por definición, nunca podría manejarse desde una gerencia (como una empresa).

La misión básica del FMI es la de asegurar la estabilidad del sistema monetario internacional y evitar cortes en las cadenas de pagos. Desarrolla esa actividad con un presupuesto de aproximadamente u$s 700.000 millones recibido a través de aportes de los países miembros a los que, luego, les rinde cuentas (especialmente a Estados Unidos que es su principal accionista). También realiza recomendaciones sobre temas fiscales y monetarios, brinda asistencia técnica y capacitación y financia a las economías en problemas a través de un menú de créditos disponibles.

Cuando el FMI desembarca en los países en su función de supervisión, "las aguas internas" se dividen entre quienes apoyan sus procedimientos y los que lo rechazan. Los primeros se regodean hablando de la importancia de estar integrado al mundo financiero y honrar los servicios de la deuda a como dé lugar (con ajuste interno a ultranza, incluso); mientras que el otro bando percibe un entramado político/financiero, donde no termina interesando el futuro del país (ni el deterioro del entramado social/institucional interno) sino sólo el cumplimiento de los compromisos firmados.

De esta forma, se ensancha "la grieta" entre los que entienden la escena como un episodio más de confianza e interacción fluida con la comunidad financiera internacional (principalmente con Estados Unidos) y los que la razonan en el marco de un ataque a la soberanía (y un intercambio entre víctima / victimario) en el entorno de un dinámico "financierismo" global.

Muchos recordarán las menciones disruptivas del Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, cuando el organismo distribuía decenas de miles de millones de dólares en los recordados blindajes aprobados para América Latina y Asia. Stiglitz diferenciaba el FMI de John Maynard Keynes (el mentor del FMI) del de la década de las décadas de los ochenta y noventa, sosteniendo que "Keynes no se limitó a identificar los fallos del mercado; una institución como el FMI podría mejorar las cosas, presionando sobre los países para que mantuvieran sus economías en pleno empleo (Stiglitz, 2002)".

Keynes hacía foco en un ciclo económico girando en torno a elevados niveles de empleo (baja desocupación). Continuaba Stiglitz, "hoy, sin embargo, los fundamentalistas del mercado dominan el FMI; ellos creen que en general el mercado funciona bien y que en general el Estado funciona mal. El problema es evidente: una institución pública (el FMI) creada para corregir fallos del mercado pero actualmente manejada por economistas que tienen mucha confianza en los mercado y poca en las instituciones públicas (Stiglitz, op. cit).

Aunque algunos cambios normativos recientes relajaron moderadamente los condicionamientos del organismo, resulta llamativo que el FMI actual se diferencie tanto del de fines del Siglo XX e inicios del Siglo XXI (y funcione en una lógica relativamente más keynesiana).

Entre mediados y fines de 2017, la Argentina aplicó con relativo éxito un esquema de flotación cambiaria (perdía el "miedo a flotar"). Después de entrar en el sendero de incertidumbre por los hechos ya conocidos de fines de ese año, el tipo de cambio minorista cerró $ 19,5 (y colapsaba el programa de metas de inflación); en abril y agosto aparecieron "las implosiones del régimen cambiario" (asociadas a la remanida historia de los fondos de inversión) y la cotización de la moneda saltó a $ 39 hasta que en septiembre quebró la barrera psicológica de $ 40 (en nueve meses el tipo de cambio se duplicó). Al promediar junio se había presentado la carta de intención y el FMI aprobaba la línea precautoria de u$s 50.000 millones (con desembolsos parciales), la más importante de su historia, a cambio del típico compromiso de bajar pautadamente el déficit fiscal y no utilizar los dólares recibidos para frenar corridas (hasta ahí, en línea con lo anterior).

Debido a los malos resultados de esa experiencia (y del mencionado salto cambiario de agosto), en septiembre reapareció el FMI y aumentó su respaldo a la Argentina (aumentó la línea de crédito hasta u$s 57.100 millones), adelantó las ejecuciones de los desembolsos y cambió la definición de la ayuda financiera (ya no sería precautoria). En palabras de Christine Lagarde, la actual Directora Gerente del FMI, "de los u$s 6.000 millones previstos para 2018 se pasa a u$s 13.400 millones; en 2019 se pasa de u$s 11.400 millones a u$s 22.800 millones. Dichos fondos ya no tienen carácter precautorio, sino que podrán ser utilizados como soporte presupuestario" (Lagarde, 2018)".

Al comenzar octubre, entraban en escena las letras de liquidez (LELIQS) a 7 días del Banco Central (BCRA) con una tasa de interés de 73% anual, se afirmaba eufóricamente que "el riesgo LEBAC" se había desactivado exitosamente, inmediatamente vendrían las menciones del final crisis (lo peor ya pasó) y de que el BCRA dejaba de generar inflación vía asistencia al Tesoro.

En paralelo, el Banco Central (BCRA) modificaba el rumbo de su política monetaria: se empezaba a controlar la base monetaria (una suerte de Friedman's style), dejar liberada al mercado la determinación de la tasa de interés y hacer flotar el tipo de cambio entre amplísimas bandas. Esto no evitó que el dólar se mantuviera en $ 39 pero sí logró descomprimir temporariamente la tensión (en febrero, la tasa de interés de las LELIQS a siete días rondaba 44%) hasta que, de nuevo, hubo "factores" que hicieron "correr" la cotización de la divisa hasta $ 47 y el Banco Central nuevamente empezó a pagar una tasa de interés de 74% y medir fuerzas con los bancos.

En toda esa incertidumbre, el FMI autorizó al Tesoro (no al Banco Central) vender unos u$s 60 millones diarios (u$s 9600 hasta "octubre") y, días después, además le permitiría utilizar dólares de manera discrecional para frenar la embestida. En toda esta vorágine, más ayuda financiera ya tendría el aval de la Casa Blanca (y el Fondo Monetario). Preguntas finales:

1) ¿El FMI cambió? Simplemente tuvo comportamientos erráticos (y paradójicos) pero, en rigor, continuó mostrando una versión ochenta / noventa más moderada y

2) ¿Cómo se entienden tantas atenciones hacia la Argentina? Desde lo económico, posiblemente esta pregunta nunca pueda ser respondida.

No hay comentarios. Se el primero en comentar
MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,460841,600043,6000
DÓLAR BLUE0,340544,000044,2000
DÓLAR CDO C/LIQ-1,4130-43,0984
EURO0,085247,599947,6185
REAL-0,257311,313511,3180
BITCOIN-3,51089.963,09009.966,2100
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000048,2500
C.MONEY PRIV 1RA 1D-1,694958,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-1,250059,2500
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000049,2500
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)6,6667176,00165,00
CUPÓN PBI EN PESOS-0,88892,232,25
DISC USD NY-0,7005120,50121,35
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-0,290038.729,9800
BOVESPA-0,2400103.949,4600
DOW JONES0,220027.171,9000
S&P 500 INDEX0,26732.985,0300
NASDAQ0,05008.204,1370
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,4503324,9063326,3760
TRIGO CHICAGO-0,4105178,2989179,0337
MAIZ CHICAGO0,0000166,2335166,2335
SOJA ROSARIO-0,2151232,0000232,5000
PETROLEO BRENT-0,442662,980063,2600
PETROLEO WTI-0,231256,090056,2200
ORO-0,28061.421,30001.425,3000
Revista Infotechnology