DEBATE

El Gobierno que pide gestos con los precios por ahora no los devuelve

Hay una visible preocupación entre los empresarios por la falta de una señal clara de parte del Gobierno en un tema sensible: la política de precios. Cuando el equipo de Mauricio Macri percibió que la inflación de marzo podía prolongarse uno o dos meses más, hizo una convocatoria amplia a los fabricantes de bienes de consumo masivo y a los supermercadistas, para diseñar el programa que se conoció como Precios Esenciales. Ese plan se tradujo en el compromiso de un grupo de compañías líderes para abastecer productos de primera necesidad a un mismo valor durante seis meses. Los privados asumieron que a cambio de mantener volumen, iban a perder parte de rentabilidad. Pero también entendieron que este programa era un intento que valía la pena respaldar, si es que servía para detener la inercia inflacionaria.

Lo que no terminan de entender es por qué algunos sectores políticos de Cambiemos, motorizan en el Congreso una norma que se popularizó como Ley Góndola, por la que se busca darle más espacio a la producción nacional y de firmas pymes, en los espacios de comercialización que administran las grandes cadenas minoristas.

El negocio de los supermercados es de muy baja rentabilidad (menos de 2%) y se sustenta más en el volumen y en la administración financiera de los flujos. Las cadenas venden espacio para reforzar sus márgenes y si les cuesta tener como proveedores a empresas chicas es porque hay escalas difíciles de empatar. Los empresarios perciben que hay en danza una política de gestos. Pero lo que no todos sus interlocutores ven es que los gestos tienen que ser de ida y vuelta. El Gobierno que pidió apoyo todavía no dejó en claro de qué lado está.

Tags relacionados