TRIBUNA

Día del abogado: ¿profesión en crisis?

Hoy se conmemora el día del abogado en homenaje al tucumano Juan Bautista Alberdi, uno de los juristas más notables que dio esta tierra y autor intelectual de nuestra Constitución Nacional.

Pero hoy la imagen del abogado se encuentra alejada del legado del prócer. Los medios se hacen eco de jueces de dudosa moral, como Melazo u Oyarbide. Hoy, casi el 80% de la sociedad no cree en la Justicia, la investidura del magistrado y la de la profesión se ha desprestigiado.

¿Cuál es el origen de esta crisis? Podría ubicarse en la deficiente enseñanza en las facultades de Derecho y en los engranajes del poder judicial: sus operadores, tanto funcionarios y empleados judiciales como abogados matriculados, continúan en deuda con una sociedad que ni en la causa de los cuadernos cree que se hará Justicia.

Las universidades de Derecho que han proliferado en los últimos años tienden a la superproducción de abogados, pero no a la ponderación de atributos asociados a una sociedad justa. Hoy está olvidado el legado de un prócer como José Manuel de Estrada, quien no solo enseñaba a los futuros abogados sobre ciencias jurídicas sino sobre la transcendencia de los valores.

La sociedad necesita una nueva generación de abogados que cumplan con la alta función social que la profesión les otorga.

Tenemos que ser conscientes que por este camino no podemos continuar. De lo contrario, seguirán sobrando abogados, pero faltando modelos a seguir como el uruguayo Eduardo Couture. En uno de sus libros este jurista desarrolló los mandamientos que debería cumplir un buen profesional del derecho, y en el décimo nos dice: ama tu profesión, trata de considerar la abogacía de tal manera, que el día en que tu hijo te pida consejo sobre su destino, consideres un honor para ti, proponerle que se haga abogado. Proveer de Conformidad. Será Justicia.

Tags relacionados

Más de Columnistas