Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
Jueves 4.1.2018
DÓLAR
/
MERVAL

Adiós a la periodista que dejó atrás la fama para apostar a un país con futuro

Adiós a la periodista que dejó atrás la fama para apostar a un país con futuro

Si algo destacó a Débora Pérez Volpin en todos sus años de trabajo como periodista, fueron su calidez humana y su compromiso. Esos fueron los atributos que, con dolor, recordaron tanto colegas y amigos como aquellos que la adoptaron como un referente informativo y de opinión por su tarea en las pantallas de TN y Canal Trece ante su repentino fallecimiento. Una marea de tristeza y sorpresa recorrió las redes sociales cuando la noticia fue confirmada por sus ex compañeros. La sensación de que se trataba de una muerte injusta fue imposible de borrar, sobre todo porque meses antes había tomado una decisión valiente, embarcando su historia y sus sueños en una carrera política que no llegó a cristalizar.

Débora tenía jóvenes 50 años, sobre todo porque para el público su rostro traducía la misma simpatía que regalaba cuando dio sus primeros pasos en la TV. Había dejado el periodismo en junio pasado, para ser candidata a legisladora porteña dentro de la boleta de Martín Lousteau. Fue electa en octubre y asumió su nueva función en diciembre, pero por el receso legislativo de las vacaciones casi no tuvo margen de desarrollar actividad: apenas llegó a votar el Presupuesto 2018.

El enorme afecto que se había ganado a lo largo de los años se transformó en parte de su nuevo capital político. La militancia de la juventud alumbró una ciudadana comprometida, que quiso saltar de la etapa de la crítica a la de la propuesta. Hija de un destacado médico volcado a la salud pública, Débora sintió que tenía un enorme reto por delante y aceptó dar un gran salto: puso su vocación de trabajo al servicio de un país que aún debe emerger de sus crisis y sus injusticias. Ojalá que ese deseo de dar lo mejor de sí perdure, junto a su recuerdo, como acto inspirador. La Argentina necesita de ejemplos como éste para seguir respirando futuro.

Más notas de tu interés

Comentarios2
Pedro Iacobucci
Pedro Iacobucci 07/02/2018 05:34:48

Más allá de su absurda muerte, tampoco era Oriana Fallaci, dejémonos de decir estupideces.

Alberto Maffei
Alberto Maffei 07/02/2018 10:25:45

Triste noticia de un ser humano que inspiraba.