CIFRAS RÉCORD

Basquiat, Picasso y Warhol, eje del boom de subastas en Nueva York por u$s 1400 millones

Las dos principales casas de subastas realizaron sendos remates en los que se vendieron obras de los más importantes artistas contemporáneos en precios que alcanzaron cifras récord

Varios me llamaron la atención por mi pronóstico de mil millones de dólares en ventas durante la semana pasada en Nueva York. Dicen que soy demasiado optimista con el mercado de arte.

Como siempre, y ya es una constante de la última década, me equivoco pensando que vendrán años de "vacas flacas" y esto no ocurre, pienso que hay "burbujas" a estallar y lo único que hacen es crecer.

Se vendió el 90% de lo ofrecido y se superaron 24 récords de precios, sobre todo de obras realizadas por mujeres y por afroamericanos, la tendencia que venimos comentando en estas columnas.

Basquiat, Picasso y Warhol confirman que son el tridente que encabeza el mercado.

Arte y finanzas: por qué esta es la semana de los u$s 1.000 millones en Nueva York

De Basquiat se vendieron tres obras, una en u$s 93 millones, otra en 51 millones y otra en 13. De Picasso la figura de 1932, que hace unos pocos años costó 45 millones, se vendió en 103,4 millones, fue una linda puja de insólitos 20 minutos y varios candidatos. El Basquiat de 93 millones fue comprado en un millón por el marchand Larry Gagosian en el 2002 y luego se lo vendió al italiano cofundador de Valentino, y éste ahora hizo líquida una enorme ganancia y todos contentos.

Pensé que recaudaría más Sotheby's que Christie's y nuevamente me equivoqué. Christie's vendió en 6 subastas 400 obras por u$s 775 millones.

Sus ventas fueron seguidas por internet por 1,4 millones de personas que viven en 62 países.Los compradores fueron un 49% de Estados Unidos (algunos proyectan 7% de inflación en el año), 26% por europeos y 25% por asiáticos.

El 90% de lo ofrecido encontró comprador y la mayoría de las obras, con bases superiores a 10 millones, tenían su venta garantizada. Cerca de 135 millones había garantizado la casa de subastas y por suerte ninguna de ellas quedo sin venderse.

La miniatura de Seurat alcanzó los 13 millones, la escultura de mi adorada Barbara Hepworth, que tuve la osadía de decir que no me gustaba, fue récord mundial y se vendió en 7,5 millones. Era un bronce de 250 cm de alto, y con 4 ediciones aparentemente, triplicó su base confirmando que siempre me equivoco.

El lindísimo Van Gogh superó mi generosa oferta de 30 y se vendió en 37,4 millones. Había costado 11 millones en el año 2004 , buena inversión y buen retorno.

El Monet "brumoso" de Londres trepó a 48,5 millones. De la norteamericana Joan Mitchell una de sus obras alcanzó los 12,4 millones. El Rothko, que tampoco me gustaba nada, llegó a los 38 millones. El pequeño Mondrian, de 50x35 cm, llegó a los 28 millones. 

Sotheby's en tanto recaudó cerca de u$s 600 millones y durante una maratón de 4 y ½ horas fue también suceso.

Basquiat, el artista 'maldito' que lidera la lista de los afroamericanos más cotizados

El 32% de los lotes estaba garantizado. El mayor precio fue una obra, en mi opinión inacabada, del genio de Claude Monet con el tema de nenúfares que únicamente me seducía por su tamaño de 1x2 metros. Había costado unos 17 millones hace una década y ahora encontró comprador en 70 millones.

Lo más interesante de la venta en mi opinión eran las obras de la texana Anne Marion que falleció hace un año.

Heredera de un rancho que se encuentra a la venta en 192 millones de dólares, se vendieron 14 de sus pinturas en más de 157 millones. Su viudo John Marion (80) fue durante muchos años presidente de Sotheby's y generó enormes cambios en el mundo de los remates, y en la década del 90 motivó a su rica mujer a comprar obras de extraordinaria calidad de artistas modernos.

Una de las más bellas obras de Richard Diebenkorn se adquirió en récord de 1,7 millones en 1990 y ahora se vendió en 28 millones. Una con dos figuras de Elvis Presley también se vendió en enormes precios y todas decoraban el "rancho" que era un diseño del genial arquitecto I. M. Pei, famoso por su pirámide de entrada al Louvre. 

La sátira del artista afroamericano Colescott sobre el cuadro de George Washington cruzando el Delaware, con todos rostros negros, fue récord en 15 millones y lo compró el director de cine George Lucas para su museo que se inaugurará en Los Ángeles el año próximo. Ya habían comprado a un museo con necesidades económicas un Norman Rockwell en 25 millones.



Tags relacionados
Noticias del día