Marca personal: cómo mejorar tu reputación online para que el mercado quiera trabajar con vos

por  DANIEL COLOMBO

Facilitador y Máster Coach especializado en CEOs, alta gerencia, profesionales y equipos; comunicador profesionall; autor de 30 libros. www.danielcolombo.com

0

Marca personal: cómo mejorar tu reputación online para que el mercado quiera trabajar con vos

Ser excelente profesional pero no darse a conocer es uno de los errores más comunes. Construir el posicionamiento y la reputación cuando se tiene empleo es clave para ascender, reinsertarse o emprender.

¿Cuántas veces te pasó que buscabas un especialista en cierto tema, general y específico, y acudiste a Google? Miraste algunos links, exploraste los perfiles en LinkedIn y analizaste su reputación on-line como un primer paso para formarte una idea acerca de si era la persona apropiada.

Aunque parezca lejano en muchos casos, así funciona el mundo hoy: en base a recomendaciones y posicionamiento. Las recomendaciones son, ni más ni menos, lo que hacés cuando estás sugiriendo el nombre de alguien en una publicación en una red social, pasando el dato a un colega o buscando en tu agenda de contactos ese nombre específico.

El posicionamiento es más complejo: requiere de una consistencia sostenida en el tiempo para que el universo de público al que dirigís tu actividad te tenga en cuenta. Hay personas que son excelentes en su desempeño profesional pero, sin embargo, no las conoce casi nadie

Construir la marca personal: 7 claves para convertirte en un influencer en tu profesión

Hay profesionales que marcan tendencia, y en su mercado se convierten en referentes. Son consultados y buscados para proyectos, y sus opiniones son tenidas en cuenta. Se los puede considerar como influencers en su disciplina, ya que son seguidos con atención y frecuentemente se adelantan a lo que viene, anticipando el futuro.

Claves para que el mercado te busque

En realidad, este subtítulo debería decir “Claves para que el mercado te encuentre”. Para lograrlo hay que combinar una serie de estrategias si permaneciste oculto o poco visible hasta ahora:

  • Tu marca personal
  • Tus diferenciales
  • Tu propuesta de valor
  • Tu comunicación profesional
  • Tus redes de contactos
  • Consejos en vez de ayuda

“¡Es mucho trabajo!”, me dijo una vez cierta clienta que buscaba reinsertarse en el mercado laboral luego de un período de maternidad de cuatro años. ¡Y claro que sí! En este caso, el desafío radicaba en que había sido empleada en una gran empresa durante muchos años; y luego fue desvinculada. Así que jamás tuvo la experiencia de tener que ganarse la confianza de un cliente, generar su propio dinero y, menos aún, preocuparse por su posicionamiento.

El proceso de posicionamiento para que el mercado se interese en trabajar con vos es permanente, INCLUSO si tienés trabajo. Si estás oculto, no compartís con otros colegas o mantenés un bajo perfil, es posible que no obtengas los resultados de largo plazo que merecés.

Conozco decenas de ejecutivos de alto nivel que fueron despedidos y quisieron emprender o transformarse en consultores. Más del 80% fracasó en menos de 6 meses porque no se habían ocupado de desarrollar el temperamento, la garra y la determinación suficientes para ser autosustentables.

Los 5 secretos de Steve Jobs para tener 'amplitud mental' en los negocios

La amplitud mental es una cualidad que comparten las personas seguras de sí mismas. También influye directamente en la empresa, ya que contar con ella es abrir un mundo de posibilidades para evolucionar. Esto se traduce en la oportunidad de crecer como persona y como profesional, y, al mismo tiempo, es el pasaporte para el aprendizaje continuo.

6 claves para desplegar tu sex appeal laboral

1 - Marca personal

La marca personal es lo que hará que tu nombre y tu estilo estén impregnados de una serie de atributos diferentes a los del mercado. Para lograrlo, necesitás construirla paulatinamente, paso a paso. No se trata sólo de una cuestión de imagen y de comunicación, sino de descubrir esa huella propia que lleva tu impronta. De lo contrario, harás más de lo mismo que centenares de miles de colegas, que están revoloteando como moscas en la miel . Sin esto, el posicionamiento no tiene sentido.

2 - Diferenciales

Partiendo de lo anterior, necesitás encontrar qué te distingue y por qué las personas querrían trabajar con vos. Te invito a que trabajes a fondo con un coach ejecutivo profesional o un mentor para que te asista en este proceso, ya que a veces tendemos a perder la visión objetiva de quiénes somos y qué ofrecemos.

3 - Propuesta de valor

Avanzando un paso más, necesitás establecer de qué manera agregás valor permanentemente. Se trata no sólo de llevar a la práctica tus diferenciales, sino de generar un impacto concreto y tangible en ese universo de personas, empresas y organizaciones que podrían contratarte y pagar por sus servicios y productos. Necesitás tenerlo bien definido, circunscripto, identificado, parametrizado (por sexo, edad, ciudades, alcances, gustos). El mundo está lleno de servicios y productos que son commodities: encontrá algo en lo que seas diferente.

4 - Visibilidad

Me asombra diariamente trabajar con profesionales y empresas que tienen totalmente descuidado este aspecto sumamente estratégico. Si no comunicás lo que hacés (hacia dentro y afuera de tu organización o emprendimiento), prácticamente no existís. Hoy no alcanza con publicar de vez en cuando en una red social o tener una web estanca.

El content marketing es una de las herramientas fundamentales para lograr amplificar lo que hacés y proyectarlo hacia tu público objetivo. Crear contenidos de valor, viralizarlos, hacer estrategias para alcanzar el público apropiado, invertir en calidad de producción y en talento humano especializado es clave tener éxito. 

5 - Redes de contactos

Hay un capital con el que usualmente contás y que pocas veces explorás: tu red de contactos. Según los estudios de los sociólogos, en zonas civilizadas y personas con educación media, se estima que a lo largo de la vida conocemos entre 2000 y 5000 personas en forma directa (es decir que sabemos cómo se llaman, a qué se dedican, dónde viven, cuáles son algunos de sus intereses). 

La sugerencia es que no pierdas el tiempo: empezá ahora mismo a sistematizar esa información. Retomá esos contactos, en forma virtual o presencial (sería lo ideal), y despertá el interés en ellos por volver a conectarse con vos agregando valor (en base a pensar pensando en lo que “ellos” necesitan, no sólo en lo que vos hacés).

6 - Consejos en vez de ayuda

En vez de pedir ayuda (“Por favor, quiero tener una oportunidad”), te recomiendo que pidas consejos: “Por favor, ¿cuál es la forma más apropiada para trabajar con ustedes?”.

Cuando vas a pedir ayuda, personas que no te conocen lo suficiente o que hace años que no ves pueden estar poco predispuestas a asistirte. Sin embargo, a casi todos les encanta que les pidan consejos, ya que los hace sentirse referentes en lo suyo. Con esta simple clave lograrás abrir puertas que, de otra forma, estarían selladas bajo muchas cerraduras.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Shopping