Stupía en Fortabat: grabados para descubrir detalles

El artista fetiche de Juliana Awada exhibe tres series de grabados realizados entre 2013 y 2016. Detrás de una apariencia abstracta las piezas esconden un universo de elementos figurativos.

Stupía en Fortabat: grabados para descubrir detalles

Las salas que hasta hace días albergaron las monocromías de Juan José Cambré en la Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat albergan desde el jueves los grabados en blanco y negro de Eduardo Stupía (1951), el consagrado artista contemporáneo fetiche de Juliana Awada –el año pasado la Primera Dama reveló en el marco de la presentación de la Feria ARCO que la primera obra de arte que compró fue un Stupía- y cuyo estilo en apariencia abstracto esconde un universo de elementos figurativos.

“Panorámicas” reúne tres series de grabados realizados entre 2013 y 2016: Madrid 1, Madrid 2 y Montevideo. Aunque en apariencia son similares, se diferencian por sus técnicas, soportes y elementos que el artista eligió repetir en su contenido.

“Él tiene un repertorio de elementos gráficos que va repitiendo que es bastante versátil. Los distribuye de diferentes maneras provocando acumulaciones, zonas con más información, otras más disipadas”, contó a Clase Ejecutiva Verónica Gómez, curadora de la exhibición.

Para percibir esas reiteraciones el espectador debe acercarse a las obras y detenerse en los detalles. Allí va a notar que en la serie Madrid 1 se repiten las guardas – gracias a la técnica de aguafuerte que permite producir varias copias a partir de una matriz- pero se diferencia en su centro –la monocopia- donde el artista despliega sus trazos.

Serie Madrid I

En Madrid 2 las repeticiones se presentan en forma de pequeños elementos o, en palabras de la curadora, “gestos”. “Pueden ser mucho más radicales o austeros como manchas. Otros donde está labrada una especie de filigrana, firulete donde él se pone más barroco, otros donde forma estructuras cuasi geométricas”, explica Gomez.

“Mi idea es trabajar un movimiento, que el espectador no esté parado en un punto perceptivo fijo, que el trabajo le proponga moverse visualmente y físicamente, por eso la serialidad. La cuestión del movimiento para mí es central”, apunta Stupía ante la prensa especializada.

Serie Madrid II

El tercer núcleo de la exhibición es Montevideo, un grupo de piezas que conformaron un mural exhibido en la Bienal de la capital uruguaya en 2014 y que a Buenos Aires arriban dividido en varios paneles. Para esta serie Stupía dejó de lado las aguafuertes y se volcó a una técnica mixta donde combinó carbonilla, lápiz, pastel, pastel al óleo, acrílico y esmalte sintético.

En el texto curatorial Gómez reflexiona acerca de la necesidad de un ritmo “áspero” que mantiene Stupía en su obra para no decantar en “atmósfera o veladura”. “Mantener la incomodidad con elegancia”, escribe la curadora a modo de eje vector.

“Panorámicas” puede verse en la Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat, Olga Cossettini 141, hasta el 29 de octubre.