Omar Schiliro, el artista que creó con palanganas, luces y bijouterie

La Colección de Arte Fortabat exhibe una completa retrospectiva del artista asociado al Centro Cultural Rojas, usina de arte en los '90. Reflejo de una época y un hombre que produjo solo tres años cuando se le diagnosticó VIH.

Omar Schiliro, el artista que creó con palanganas, luces y bijouterie

La Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat abrió su calendario de exposiciones con “Ahora voy a brillar” una completa retrospectiva del artista de los ’90 Omar Schiliro cuya producción se desarrolló en apenas tres años, suficientes para quedar en la memoria colectiva como uno de los habitués del Centro Cultural Ricardo Rojas, usina de creatividad de fin de siglo.

Las 33 piezas que se exhiben –realizó en total 35- debieron ser recreadas parcial o totalmente por las curadoras. “Fue un trabajo titánico encontrar las piezas que faltaban”, explicó Paola Vega quien curó la muestra junto a Cristina Schiavi.  

Con palanganas, plásticos, acrílicos y objetos de joyería Schiliro ejecutó entre 1991 y 1994 sofisticados objetos de decoración e iluminación. Las piezas, que durante 24 años conservó su pareja, el experiodista y galerista Jorge Gumier Maier, son hoy el registro de una época de apariencias, de prosperidad plástica, de consumo importado, de diseño kitsch.

En 1984 se creó el Centro Cultural Ricardo Rojas dependiente de la Universidad de Buenos Aires con el objetivo de dar libre expresión en las dependencias universitarias en el marco de la primavera alfonsinista. En 1989 se abre una galería de arte en el hall del lugar, de la cual Maier será su director

En esa misma época Maier escribe el manifiesto “Avatares del arte”, donde adelanta que seguirá un “modelo curatorial doméstico”, el cual promovería la “sensibilidad” y el “gusto” para configurar al centro cultural como referente de una estética basada en la vida cotidiana, la cultura del consumo, el diseño y la decoración.

Schiliro entrará en la escena como artista recién en 1991 luego de que le diagnosticaran VIH. Con remanentes de su trabajo como bijoutier fabrica las primeras obras. El trabajo artesanal que les imprime se percibe de cerca, cuando el espectador empieza a descifrar las huellas de la industria cultural, y descubre que esas exquisitas piezas están realizadas con materiales y elementos de la vida cotidiana.

“Lo mío es fácilmente identificable con los juegos del Italpark, que a mí me fascinaban. Además, mi viejo –a quien quiero mucho- me iba a buscar para llevarme allí”, confesaba Schiliro en una entrevista realizada en 1993 junto a un grupo de colegas que se publicó en la revista La Maga. En esa frase el artista condensa algunos de los impulsos que lo llevaron a crear una estética mantenida a lo largo de sus poco más de 30 obras: la fascinación por la fantasía brillosa del Disney porteño y la fallida relación con su padre como elementos a perdurar, aun después de su adelantada muerte.

“Ahora voy a brillar” de Omar Schiliro se puede visitar en la Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat, Olga Cosettini 141, hasta el 10 de junio.

Comentarios1
neurossis Martin
neurossis Martin 13/05/2018 06:48:39

Muy buena la muestra, un artista con un vida interesante y dificil de clasificar que se pudo poner en valor y reconocimiento.

Shopping