Finanzas personales

Las 21 reglas de este economista de Harvard para administrar mejor el dinero y vivir tranquilo

Según este experto, existen formas simples y poderosas de hacerse rico sin arriesgar los ahorros.

Todos queremos dinero, algunos de nosotros peligrosamente. Afortunadamente, según un economista de la universidad de Harvard, existen formas simples y poderosas de hacerse rico sin arriesgar los ahorros ganados. 

"Tener principios rectores a la mano puede ayudar a administrar tu dinero y lograr la seguridad financiera", dijo en un artículo de opinión publicado por CNBC Laurence J. Kotlikoff, profesor de economía y autor de "Money Magic: los secretos de un economista para obtener más dinero, menos riesgo y una vida mejor".

Este doctor en Economía de la Universidad de Harvard publica columnas en The New York Times, WSJ, Bloomberg y The Financial Times. En 2014, The Economist lo nombró uno de los 25 economistas más influyentes del mundo y compartió sus 21 consejos para administrar el dinero, muchos están muy enfocados en la vida en Estados Unidos, pero hay varios que pueden replicarse a la realidad argentina: 

1. No pida prestado dinero para la universidad.

Es demasiado arriesgado y costoso. No digo esto a la ligera. Soy profesor universitario. Pero se puede obtener una buena educación sin hipotecar su futuro y potencialmente arruinar sus planes de carrera. Simplemente implica buscar becas y postularse a instituciones menos costosas, aunque generalmente menos prestigiosas. 

2. Si tus padres están pidiendo prestado dinero para tu matrícula, discutí quién pagará. 

Y considerá si están arruinando su herencia o sacrificando su bienestar al "ayudarte" a asistir a una universidad que no podés pagar. 

3. Esforzate por ser dueño de tu casa, no alquilarla, e intentá comprarla en efectivo. 

Este es particularmente el caso si tenés ingresos moderados a altos. Tener más de tu dinero guardado en tu hogar es una forma de protegerlo de los impuestos sobre la renta de activos. 

4. Las hipotecas son perdedores fiscales y financieros. Pagá lo antes posible.

Pensalo: si tenés u$s 100.000 para invertir ahora mismo en un bono que gana 1.5%, tendrías u$s 1500 en ingresos por intereses en el transcurso de un año. Pero si tuvieras una deuda de u$s 100.000 a un interés del 3.2% que pudieras pagar ahora mismo, ahorrarías u$s 3200 en el transcurso del año en pagos de intereses. En resumen, ganarías u$s 1700 sin riesgo al invertir en el pago de la deuda en lugar de invertir en el bono.

5. Ser propietario de una casa puede reducir el riesgo de longevidad. 

Aquí hay otra razón por la que es mejor ser propietario en lugar de alquilar. Digamos que tenés 70 años y has encontrado la ubicación de tus sueños. Si alquilas para el resto de tu vida corrés el riesgo de que suban los alquileres sin posibilidad de que aumenten tus ingresos fijos. Por el contrario, si sos dueño de tu casa, los precios de las casas pueden dispararse o colapsar, pero estarás aislado. Ya que no está comprando ni vendiendo su casa, ¿a quién le importa lo que haga el mercado inmobiliario? Tu consumo de vivienda está garantizado hasta el final de tus días. 

6. Tu casa perfecta puede ser mucho más barata en otro código postal.

O puede ser un lugar sin impuesto estatal sobre la renta, sin impuesto estatal sobre el patrimonio y sin impuesto estatal sobre la herencia. Sí, las cosas son más complicadas. Los valores de la tierra en New Hampshire pueden ser más altos a la luz de la ventaja fiscal del estado. Y el sistema escolar puede ser mejor en Massachusetts. ¿Pero quién sabe? Puede que no tengas hijos y estés feliz de vivir en un edificio alto de cinco pisos sin jardín. 

7. Elegí un trabajo que todos odien menos vos.

En igualdad de condiciones (habilidades, educación y experiencia), a las personas con trabajos desagradables, estresantes, inseguros, perturbadores o económicamente riesgosos se les paga más que a las personas con las mismas habilidades que trabajan en trabajos sin ninguno de estos inconvenientes. Los economistas llaman al pago extra un "diferencial compensatorio". La clave para aprovecharlo es encontrar algo que te encante e, idealmente, a otros no. 

8. No te preocupes por cambiar de trabajo o de carrera.

¿Cómo no darse una vuelta cuando hay tantas opciones? Ciertamente, el camino más rápido hacia un aumento es recibir una oferta externa creíble. 

9. Considerá la posibilidad de trabajar por tu cuenta. 

Les digo esto a mis alumnos a menudo. Si inicias el negocio correcto de la manera correcta, aumentarás tus ganancias futuras restantes y te brindará una seguridad laboral inigualable. Si eso suena demasiado arriesgado, hacé una lluvia de ideas para convertir su pasatiempo e intereses en un trabajo secundario. 

10. Seguí pensando en el mañana. 

¿Estás en la mejor carrera posible para el resto de tus días de trabajo? ¿Deberías hacer un cambio? ¿Está en peligro tu trabajo actual? Fijá una fecha cada pocos meses para hacer una revisión de carrera con un cónyuge, pareja o amigo.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios