LOGÍSTICA

Puertos colapsados y falta de camioneros complican la logística en EE.UU.

Las terminales norteamericanas de las dos costas están congestionadas por el número récord de contenedores que arriban a sus muelles y los escasos choferes para movilizarlos

 La sucursal de Miami de IKEA, la tienda escandinava que ofrece muebles listos para armar, está tardando 70 días para entregar gabinetes de cocina. El director del colegio de mis niños avisó que los buses escolares tienen demoras por falta de choferes. Al mismo tiempo, pidió circular la oferta para contratar conductores: se paga u$s 17 la hora, con seguro médico competo, y capacitación gratuita.

La falta de choferes es el último eslabón de una cadena logística que no logra reponerse de la pandemia y está cada vez más complicada. Esto se debe en gran parte a que los estadounidenses están invirtiendo para mejorar sus hogares, en equipos de oficina y otros bienes de consumo. Además, los importadores acopian stock adicional luego de que las deficiencias de las cadenas de suministro just in time quedaran expuestas en las primeras semanas de la pandemia.

"La cantidad de conductores en el transporte de carga general en Estados Unidos se redujo de 465.000 a 430.000 a principios de 2020. La escasez de choferes está cada vez peor; está tan mal como nunca antes. La creciente demanda de bienes durante la pandemia de Covid-19 aumentó los volúmenes que deben llevar los transportistas, mientras que el crecimiento acelerado en el sector del e-commerce simplemente exacerbó las presiones", señaló Bob Costello, economista jefe de American Trucking Associations.

"La escasez de camioneros y trabajadores en los centros de almacenamiento está agravando los retrasos en los envíos, ya que la necesidad de reponer los inventarios es máxima. No creo que sea algo que se solucione en los próximos cuatro o cinco meses", aseveró Bob Biesterfield, director general de C.H. Robinson Worldwide Inc., el mayor agente de carga de Norteamérica.

El pronóstico que llega desde el sector marítimo y portuario es aún más pesimista.

"Luego de cotejar nuestros datos con los que manejan los ejecutivos de las navieras, no vemos una mitigación sustancial con respecto a la congestión que están experimentando los principales puertos de contenedores. Mucha gente cree que va a continuar hasta mediados de 2022. Además, es poco probable que sea un alivio la desaceleración de los volúmenes de contenedores que suele coincidir con el Año Nuevo Lunar en febrero, cuando las fábricas en China suelen cerrar", aseguró Mario Cordero, director ejecutivo del Puerto de Long Beach.

Los puertos norteamericanos de las dos costas están hoy congestionados por el número récord de contenedores que arriban a sus muelles, y el número de buques que esperan un sitio de atraque está creciendo a medida que la saturación se extiende a los depósitos y a las redes de distribución en todo el país. Por lo tanto, cientos de miles de contenedores están atascados a bordo de buques portacontenedores a la espera de un atraque o apilados en terminales aguardando ser trasladados por camión o ferrocarril a depósitos y centros de distribución tierra adentro. Cuando los contendores se mueven, a menudo se acumulan en las también congestionadas playas de maniobra de los ferrocarriles de carga.

Según el último informe de American Journal of Transportation, 37 buques estaban anclados fuera de los puertos de Los Ángeles y Long Beach, en California, a la espera de un lugar de atraque. Esta es la mayor cantidad desde principios de febrero cuando se contabilizaron hasta 40 buques portacontenedores en espera.

Se prevé que los principales puertos estadounidenses manejen el equivalente a unos 2,37 millones de contenedores importados en agosto, según el informe Global Port Tracker elaborado por Hackett Associates para la Federación Nacional de Minoristas. La cifra es la mayor para cualquier mes desde 2002 cuando comenzaron a llevarse estos registros.

La importancia de contar con una logística adecuada toma valor si se tiene en cuenta que para 2021 Estados Unidos proyecta un total de 25,9 millones de TEUs (unidad equivalente a un contenedor de 20 pies) de importación, superando los 22 millones de 2020.

"Los atascos sólo podrán terminar cuando la pandemia de Covid-19 disminuya. Eso es realmente lo que aclarará la duración de lo que estamos viendo hoy en día", destacó Sam Ruda, director portuario de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios