Exclusiva e irrepetible: así es la Ferrari BR20, realizada a medida de un único cliente

Se presentó la BR20, un modelo personalizado para un único cliente. Se estima que el precio del auto rondó los u$s 500.000

Ferrari es una marca para unos pocos. Sin embargo, hay una manera de que un dueño resalte sobre el resto de los privilegiados propietarios de la macchina, Los One-Off Programme son vehículos desarrollados para un único cliente que "le informa" a la marca como le gustaría que sea "su" modelo y la firma italiana se lo fabrica a su gusto.

El primero de estos modelso superexclusivos fue la Ferrari SP38, presentada en 2018. Ahora llegó el turno de la BR20, una berlina basada en un Ferrari GTC4 Lusso, aunque con una carrocería que tiene cola fastback y no hatchback, y las cuatro plazas se redujeron a solo dos.

Fabricar un vehículo one-off demora aproximadamente un año. Para ello, Ferrari tiene un equipo a disposición esta tarea que solo puede producir hasta dos unidades en simultáneo. Pero no basta con ser cliente de Ferrari para acceder a estas joyas de la mecánica. Para poder comprar una macchina personalizada hay que esperar una invitación, sin la cual, no hay pedido que tenga recepción.

Una vez recibida la invitación, comienza un el proceso de diseño. Los ingenieros de Ferrari acompañan las ideas del cliente y marcan algunos límites, entre ellos aspectos de seguridad.

Si el auto elegido se basa en un modelo determinado, los parámetros de construcción no cambiarán, sino solo la carrocería y el interior, pero la mecánica debe ser la misma y la transmisión también. Para diseñar la carrocería, la inspiración de las formas tiene que ser la de uno o varios modelos Ferrari, y no es posible inventar un auto o copiar detalles de otras marcas.

Es el caso de este Ferrari BR20, que tiene el motor del GTC4 Lusso, un 6.3 litros V12 que entrega 690 CV a 8.000 rpm y tracción en ambos trenes. Pero la arquitectura del auto tiene vestigios de varios modelos, como los Ferrari 410 Superamérica y Ferrari 500 Superfast de las décadas del 50 y 60 en la cola del auto. En cambio, en el frente, el auto recuerda al Ferrari 812 Superfast, y el remate del habitáculo al actual Ferrari F8 Tributo.

Aunque no se haya dado a conocer el monto que se pagó por este auto one-off, se descuenta que su precio supera ampliamente el de un Ferrari GTC4 Lusso, por lo que se podría presumir que su costo esté cercano a los 500.000 dólares. Claro, "meter las manos en la arcilla" con la que se construyen las maquetas que darán vida al auto definitivo, ese es un privilegio que solo pueden pagar algunos pocos.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios