Herramientas para enfrentar la crisis y que la pyme resurja

La reducción de personal para bajar costos no es una medida sana y muchas veces va acompañada de la generación de juicios laborales, conflictos colectivos, paros y mal humor interno. Hay otras alternativas.

por  JUAN CARLOS CERUTTI

Director de Plan - A

1
Herramientas para enfrentar la crisis y que la pyme resurja

Pocas cosas no se discuten de la coyuntura, y esa es la crisis que atraviesan las empresas, la economía está estancada y lo estará por un gran periodo de tiempo. Todos apostamos a que nos vaya bien, que haya crecimiento, que se resuelvan los males estructurales y, mientras tanto, poder vivir, educarnos, criar a nuestros hijos y que nuestra pyme pueda seguir existiendo, dando trabajo y produciendo.

Para eso no parece haber un futuro cercano promisorio. Desde hace varios años, y en especial desde 2018, tenemos una baja tremenda en el consumo y con un crecimiento exponencial de los costos. Es cierto que los salarios se vieron "retrasados" respecto de la inflación y fueron los empleados "fuera de convenio" quienes sufrieron una merma enorme. Esta rebaja salarial no fue significante a la hora de balancear los costos.

No existe más crédito para pymes y no pymes, no hay posibilidad de financiamiento o de redescuento de cheques, facturas, las tasas rondan el 60/70% anual, AFIP no tiene más planes de pago con tasas razonables; la presión de los abogados de AFIP, inician ejecuciones a los 3 meses que no se paga la deuda, embargan, cobran intereses y honorarios, no hay ninguna política de estado que apoye a las pymes.

Parece que estamos viviendo con un Estado que cree que somos una potencia y caza a las empresas "evasoras" y deja a las "exitosas", como si fuéramos Dinamarca. La presión fiscal es enorme, excesiva y más fuerte que cuando asumió el Presidente. En un punto parecen estar gobernando para otros. Claro está que hay una parte comprometida en avanzar, pero para eso tenemos que poder usar herramientas que nos permitan seguir con el negocio.

Parece que tenemos que hacerlo solos, no esperar ayuda del Estado, o por lo menos no de forma significativa. En materia de Derecho del Trabajo hay modos de ayudarnos a bajar costos.

La salida clásica fue la de despedir al personal, pero eso no resulta bien ya que nos quedamos sin fuerza para producir. Es una medida que no resiste el tiempo. Las bajas de personal para bajar costos no es una medida sana y muchas veces va acompañada de la generación de juicios laborales, conflictos colectivos, paros, mal humor interno, que distrae a los dueños de la generación de negocios, poniendo su tiempo en algo que se puede evitar.

Hay que hacer políticas internas que permitan bajar el conflicto. Es relevante usar lo que la ley nos permite que, básicamente, debe traducirse en diálogo entre la empresa y el personal y, en algunos casos, con la participación de los sindicatos. Si no ponemos voluntad, las pymes cierran, la gente se queda sin trabajo y el Estado sin contribuyentes.

La generación de espacios de diálogo va a permitir llegar a acuerdos de desvinculación con pagos del total de las indemnizaciones pero en cuotas convenientes para todos. Esos acuerdos se pueden llevar adelante ante el Seclo o los ministerios de Trabajo de cada provincia, con costos reducidos y con rápida solución, permitiendo que el empleado cobre el Fondo de Desempleo, la continuidad de la obra social, acceso a cursos de actualización y reinserción laboral.

Pero mejor son los Procedimientos Preventivos de Crisis que permiten un mayor y amplio ejercicio de la imaginación que hoy se traduce en políticas de mantenimiento del empleo y la empresa, por lo que se evitan despidos "baratos". Este procedimiento se realiza ante el Ministerio de Producción y Trabajo para empresas con presencia nacional o ante los Ministerios provinciales o en el caso de CABA ante la Secretaría de Trabajo.

Queremos llegar a acuerdos que impliquen la baja de costos para las empresas pero sin tocar el salario neto de los empleados, sin despidos. El uso de las suspensiones se reduce ya que el empleo implica contención. Estos procedimientos han permitido continuar en forma unida para que empresas y empleados sigamos produciendo y pensando en que podemos, sin esperar grandes cambios en un futuro cercano, generar ciertas ganancias, sin conflictos fuertes, pensando en un país mejor para todos.

Comentarios1
Patricia Pozzi
Patricia Pozzi 26/04/2019 05:14:48

Le est�n regalando la plata al que escribi� la nota o es de relleno...??? No s�!! L�stima!! ?