Historias de Garage

Ciencia y tecnología para chicos: un negocio a prueba de genios

Tecnokids facturó u$s 25.000 en el segundo semestre 2021 y proyectan su negocio a toda la región

La empresa nació en 2016, luego de que su fundador, Leandro Swietarski aceptara ayudar a su familia "enseñando a programar" a su sobrino porque su hermana no encontraba ningún curso sobre ello. El primer día estuvo solo su sobrino, pero la segunda semana invitó a otro amigo, y cuando se dio cuenta eran 10 chicos, y ahí pensó que había una oportunidad de armar una empresa, y así empezó. Primero alquiló un co-work y comenzó a vender cursos, y un tiempo después ya pudo alquilar y armar la casa Tecnokids.

Una historia de solidaridad que es un gran negocio

Pero la llegada de la pandemia de Covid-19 los golpeó como a muchos y determinó un antes y un después para el emprendimiento. Swietarski decidió entonces que era momento de un cambio y fue en búsqueda de nuevos desafíos personales.

Luego de un semestre sin actividad, en el mes de julio de 2021 fue el momento en que Sebastián Bortnik y Belén Rey se ponen al frente de la empresa y al tiempo, incorporan a Pablo Eisbruch al equipo como socio y director ejecutivo. El objetivo era intentar no perder el impulso que ya había conseguido el management anterior y sumar nuevos desafíos.

Fue en ese momento que comenzaron a dictar cursos de youtubers, videojuegos, ciencia divertida, entre otros, tanto en formato virtual como presencial y brindar servicios a instituciones educativas asistiéndolas en sus programas internos de programación y robótica, que resultó el servicio más demandado.

Otra pata del negocio es el desarrollo de kits de ciencia y tecnología para que los infantes puedan jugar y al mismo tiempos aprender en sus casas. En la actualidad, cuentan con casi 500 alumnos, en su mayoría argentinos.

Inversiones

"Cuando nos hicimos cargo de la empresa a mediados del año pasado, invertimos alrededor de u$s 15.000, esencialmente para todo lo que fue la compra de hardware, tanto las computadoras y tablets como así también los kits de robótica que utilizamos, y la impresora 3D. También hubo otros gastos, como la inversión en marketing, algunas contrataciones, pero en general usamos ese dinero. El 90% fue producto de nuestros ahorros y, además, pedimos un pequeño préstamo para reactivar la empresa", aseguró Bortnik.

Los cursos, tanto presenciales como virtuales, oscilan entre los $9.000 y $10.000 por mes. Cuentan con un staff de cuatro personas para la gestión del día a día en las partes operativa y pedagógica y tienen un equipo de más de diez profesores que son quienes dictan las actividades. Un elemento central es que todos comparten la pasión por la tecnología, la educación y la niñez.

Antes de la pandemia, Tecnokids tenía una estructura basada en la presencialidad. No obstante, la principal traba que encontraron en el negocio fue la de subestimar el impacto de un semestre sin actividad.

Como la empresa estaba creciendo consecuentemente año a año, más allá del golpe de 2020, los socios entendieron que al reactivar la venta de cursos sería todo más sencillo. La empresa ese año había "sobrevivido" incorporando los cursos virtuales, pero en el segundo semestre del 2021 se encontraron con un entorno muy complejo: "los chicos volvían al colegio y estaban cansados del zoom, las familias no querían más cursos virtuales, pero a la vez nosotros no teníamos aún sede para operar, nuestros cursos presenciales volvieron en 2022. El primer cuatrimestre hasta que llegamos a la Colonia de Verano fue muy duro porque teníamos muy pocos alumnos, eran menos de 100, y se hizo cuesta arriba. Pero con la Colonia en enero retomamos la presencialidad y ahí todo empezó a mejorar", reconoce el especialista en tecnología y seguridad informática.

Números

En el segundo semestre de 2021 la empresa facturó unos u$s 25.000, aun con una estructura muy chica y sin actividad del semestre previo. Pero este 2022, proyectan finalizar el año con una facturación de u$s 100.000, un número que significa un crecimiento muy importante, descontando que no es lo mismo un año entero que el medio año que debieron soportar en 2021.

"Siempre decimos que contagiamos la pasión por la ciencia y la tecnología. Todos los alumnos que salen de nuestros cursos, según la edad y el tiempo que cursen, algunos pueden decir que saben programar; pero todos deberían poder decir que le perdieron el miedo al pensamiento lógico, que ejercitaron su mente todas las semanas y que no les da miedo aprender algo más técnico", detalló el emprendedor.

Tienen ideas, una gran pasión por lo que hacen y un objetivo definido que es que "ser la escuela de ciencia y tecnología para chicos y chicas más grande de Latinoamérica. Por eso, nos encontramos en búsqueda de inversión para acelerar nuestro crecimiento y así lograr el objetivo de facturar un millón de dólares al año y esperamos que se produzca en los próximos cuatro años. Es decir, crecer diez veces en cuatro años", finalizó Bortnik.


Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios